Gatopardo 219: la historia detrás de la portada - Gatopardo

Gatopardo 219: la historia detrás de la portada

La portada de Gatopardo 219, edición que dedicamos a hablar sobre la salud mental, cuenta la historia de Arminda, una mujer brillante y de memoria privilegiada que padece esquizofrenia paranoide. También es tía de Ana Hop, quien tomó esta fotografía cuando, ante el avance de su enfermedad, dejó de ser autosuficiente y tuvo que mudarse a una casa para enfermos mentales, donde vive rodeada de cuidados.

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Ésa fue la habitación de Arminda durante unos treinta años. Ahí fue donde se encerró miles de veces, consciente de su enfermedad, a esperar con relativa paciencia el fin de uno más de los episodios cíclicos de ansiedad y paranoia a los que se enfrenta aproximadamente cada seis días y que pueden durar entre 48 y 72 horas. Ella es una mujer brillante y de memoria privilegiada que padece esquizofrenia paranoide. También es tía de Ana Hop, quien tomó esta fotografía cuando, ante el avance de su enfermedad, Arminda, quien hasta entonces había vivido con cierta normalidad, aunque con mucho dolor y miedo, dejó de ser autosuficiente y tuvo que mudarse a una casa para enfermos mentales, donde vive rodeada de cuidados. En esa habitación permanecen las huellas de una enfermedad sin cura, en un país donde la salud mental se encuentra en franco abandono por parte de las instituciones públicas y millones de personas con diversos padecimientos ven pasar los días sin saber que sus vidas podrían mejorar con el tratamiento adecuado. Ana visita con frecuencia a su tía en su nuevo hogar y platican mucho. Su mente le resulta fascinante e inició este proyecto fotográfico con la finalidad de entenderla mejor, de encontrar respuestas a lo que sucede en su interior. Arminda le ha dicho muchas veces que le gusta que le tome fotos, pero que está cansada de ser la actriz principal de una película en la que, entre más se sufre, se hace un mejor papel, y lo dice porque en verdad lo cree. Ésa es, quizás, la única explicación que ha encontrado para lo que le tocó vivir. A pesar de ello, asegura que la vida es maravillosa porque le permite ver los colores, tener amigos, disfrutar un ratito al prender la televisión.

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.