10 de mayo: resignificar la celebración patriarcal - Gatopardo

10 de mayo: resignificar la celebración patriarcal

La resignificación es una de las grandes aliadas del feminismo. Así, el Día de la Madre ha podido ser cuestionada, abordando la imposición social que la creó, una celebración que se resquebraja con cada caso de violencia obstétrica y doméstica, paternidades ausentes y discusiones maternófobas que hoy son enunciados desde el feminismo.

El primer congreso feminista de México sucedió en 1916 en plena Revolución: 617 mujeres se reunieron en Mérida, Yucatán, para discutir sobre sus derechos civiles, educación, incidencia política y pública, el derecho al voto y la enseñanza de ciencias y artes con un fin laboral. Después de aquel primer encuentro, células feministas se multiplicaron por todo el territorio nacional: se hablaba de educación laica, salud sexual y reproductiva, control natal y el derecho a abortar. En 1922 entre las mujeres participantes comenzó a circular un folleto titulado La brújula del hogar, una guía médica para evitar la concepción, redactada por Margaret Sanger, enfermera estadounidense que fue perseguida y encarcelada por instruir a las mujeres sobre el uso de métodos anticonceptivos y por fundar la primera clínica de control natal en Brooklyn, Nueva York, en 1916. Este folleto se había publicado en Mérida, traducido al español.

El hecho de que las mujeres abogaran por el derecho a abortar y pretendieran educarse sexualmente y distribuyeran información considerada “socialista y antiburguesa”, escandalizó al conservadurismo mexicano, el cual respondió con la creación del Día de la Madre, escribió Susana Vargas Cervantes en la Revista de la Universidad de México en mayo de 2019. Excélsior, periódico fundado y dirigido por Rafael Alducin, fue el impulsor fundamental de la campaña que instauró el 10 de mayo como el día para venerar a las madres del país. Ésta fue respaldada abiertamente por José Mora y del Río, entonces arzobispo primado de México y por toda la Iglesia católica, al igual que por José Vasconcelos, secretario de Educación Pública, quien ofreció su ayuda “moral efectiva” para que fuesen los niños los primeros en rendir “homenaje a las santas y abnegadas mujeres que han contribuido a la prolongación de la familia mexicana, con su noble y alto ejercicio de las funciones de la maternidad”.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.