Argentina dijo NO al aborto
Mujeres argentinas hablan del movimiento por la despenalización del aborto, que abrió otro frente para el feminismo.
agosto 13, 2018

Una fotografía tomada por la prensa argentina la noche del 8 de agosto muestra el descontento en las calles de Buenos Aires tras el rechazo del senado argentino a un proyecto de ley de despenalización del aborto —con 38 votos en contra, 31 a favor y dos abstenciones—. Las imágenes eran claras, cientos de miles de mujeres —más de un millón según el New York Times— marcharon silenciosamente con el verde en pañuelos o banderas sobre las calles de la capital argentina. El verde se convirtió estos meses en una insignia mundial a favor de los derechos de la mujer. No habían perdido, lograron que toda América Latina sacara del closet la palabra aborto.  

“Si tuviera que mirar lo que pasó como guionista, sin duda sería una muy buena temporada que dejó a la audiencia esperando por más. Si fuera una ficción, la llamaría Será ley, una comedia dramática con algunos momentos de humor negro y bastante de heroica”,  dice Ale Bavera, una comediante, guionista y escritora de 52 años que vive en Buenos Aires. Ella milita en un colectivo conocido como Actrices Argentinas  —un grupo de más de 250 actrices que apoyaron desde su trinchera el avance de esta propuesta—.  “Cuando recibimos el ‘no’ , nuestra reacción fue de enojo, tristeza. Esa misma noche como colectivo nos dijimos: ‘vamos a descansar, vamos a ver cómo sigue esto. Será ley’. Para el día siguiente  ya teníamos fecha para una asamblea”.

Para Constanza Fosch, de 28 años, estudiante de Ciencias Políticas y Administración Pública de la Universidad Nacional de Cuyo, en la Provincia de Mendoza al noroeste de Argentina, la pérdida no es tanto una pérdida, porque ganaron en participación popular. Eso lo demostraron las encuestas que se publicaron en los periódicos. Mas de la mitad de la población argentina (58%) apoyaba la despenalización del aborto, pero en el Senado de este país la propuesta no avanzó. “No hay lugar, no hay familia, no hay sindicato, escuela o universidad donde no se hable de este tema”, dice la también militante de Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, una campaña que cumplió 13 años de ser lanzada. La conoció cuando entró a la Universidad y se dedica de vez en vez a dar asesorías y hacer foros en escuelas o facultades.  

Constanza dice indignada que en Argentina el “no” tuvo mucho que ver con la desinformación y la oposición de sectores fuertemente vinculados con la iglesia: “Tenemos una constitución que establece en su artículo 2, que el Gobierno Federal sostiene el culto católico apostólico romano. Por eso el gobierno destina algo de su presupuesto para solventar los gastos de la iglesia; además el papa actual —Jorge Mario Bergoglio—es argentino. Este debate tiene que ver con salud pública, con justicia social y con derechos humanos, no con la fe”.

Camila de 18 años, es estudiante en una preparatoria en la provincia de Santa Fe,  cuenta que en 14 años de educación solo tuvo una clase donde le hablaron de educación sexual. Opina también que pocos jóvenes de su generación saben usar anticonceptivos. “Por eso la consigna de este movimiento es educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar y en el caso de que alguien llegue a esa decisión de abortar, sea seguro, legal y gratuito”.

Camila cuenta que conoce a algunas mujeres cercanas que abortaron. Sabe que no es una decisión sencilla. “Cuando toman la decisión de realizarse un aborto, no lo cuentan o si lo hacen, solo a alguien confiable porque saben que van a ser juzgadas, o como pasa ahora, que a los que estamos a favor de la despenalización nos tildan de asesinos” dice la estudiante.

En las últimas pruebas Aprender que realizó el Ministerio de Educación Argentino a estudiantes de primaria y secundaria en 2017, se les consultó a los alumnos del último año de secundaria si había “ algún tema o actividad que la escuela no aborda y que a ellos les gustaría que lo hiciera”. El 79% de los alumnos argentinos mencionó que hacía falta hablar temas sobre de educación sexual.  Recientemente el Gobierno Argentino redujo en 12% su presupuesto para Salud Pública, golpeando directamente a programas de “maternidad saludable”.

Despenalización Aborto Argentina, int1

Fotografía vía Flickr.

La realidad en América Latina es que el aborto sólo es legal en la Ciudad de México, Uruguay, Cuba y en la Guyana, lo que ha provocado que las estadísticas de muerte materna o por complicaciones durante un procedimiento abortivo se reduzcan a cero —al menos en estos lugares—.

En Argentina, así como en el resto del continente las mujeres que deciden realizarse algún procedimiento, lo hacen en hospitales clandestinos, en lugares insalubres, no hay estadísticas oficiales pero la muerte más reciente —al menos de la que se habló en los medios argentinos— fue la de Liliana Herrera, una mujer de la provincia de Santiago del Estero, al norte de Argentina, que tenía 22 años, dos hijos y que murió en el hospital producto de un procedimiento abortivo que se realizó.

Malena Monguillot, cuenta este caso en entrevista para Gatopardo. Malena se considera una mujer común. Una madre. Es militante de una organización política de la provincia de Córdoba, llamado Mano de Obra K, vinculada al peronismo kirchnerista, “que nació como un grupo donde cada uno ofrecía su trabajo”. Ha luchado por la causa de la despenalización del aborto en redes sociales, su razón clave es: “La salud pública, la autonomía de las mujeres sobre sus cuerpos, la libre decisión, cómo, cuándo y cómo quieren ser madres, si es que ese es su deseo”.

Despenalización Aborto Argentina, int1

“No es un misterio que muchas mujeres no quieren maternar. Se reduce a las elecciones que cada una de nosotras hace. Y esas elecciones a veces ni siquiera dependen de nosotras —en el caso de abusos, por ejemplo—” remata.

Vero Lorca, una actriz y comediante que se acercó al movimiento de mujeres lesbianas travestis y trans desde hace ya varios años, dice seria —porque es lo que queda— que, “es tiempo de decidir sobre nuestros cuerpos, dejar de ser ciudadanas de segunda, y tener una maternidad deseada, o no tenerla. Quisiera pensar que en 2019 podrá ser aprobada la ley y que tanto diputados como senadores reflexionarán, escucharán a la calle, y cambiarán su voto negativo por uno positivo. Pero tengo mis dudas, quizás haya que esperar un recambio.”

El debate en Argentina, tendrá que empezar desde cero, hasta el próximo período parlamentario, es decir, hasta marzo de 2019. Muchos tienen dudas de que la aprobación llegué en marzo próximo, pues no habrá renovación de diputados ni senadores en Argentina. Pero ahora, con sentido del humor —por que es lo que queda— Ale Bavera me presume una foto con la que se paseó en las calles el 8 de agosto que dice, “Fuera dinosaurios de nuestros ovarios.”

Mientras tanto,  este martes se discutirá en Chile un proyecto para despenalizar el aborto. ¿La lucha Argentina habrá influenciado a este país?

Gatopardo Recomienda

Ver Más