México en deuda con el periodismo y la libertad de expresión
El gobierno de AMLO puede prevenir crímenes contra la prensa si combate la impunidad.
junio 27, 2019

“El gran error, vivir en México y ser periodista”, afirmó Javier Valdéz en su libro Narcoperiodismo (2016). Un año más tarde fue asesinado a unos pasos de su oficina en el semanario Ríodoce en Culiacán, Sinaloa. Su familia, la sociedad y el propio gremio exigieron justicia, pero el caso sigue en total impunidad, situación similar por la que atraviesa casi el 100 por ciento de los ataques en contra de la prensa en México. El autor de títulos como Los morros del narco (2007) y Miss Narco (2007) pasó a ser parte de los 112 periodistas asesinados en México entre 1992 y 2019, que el Comité de Protección a Periodistas (CPJ) ha registrado.

La cifra va de la mano con el hecho de que México es considerado el país más mortífero para ejercer la profesión. Frente a este desalentador panorama, el representante de CPJ en México desde 2016, Jan-Albert Hootsen dijo a Gatopardo que “la mejor manera de prevenir crímenes en contra de la prensa es combatir la impunidad, pues es un factor que incentiva que los crímenes continúen”. Resaltó que, sin duda, ésta es una arista por la que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador puede empezar a atender la situación de violencia a la que se enfrentan los periodistas y medios mexicanos.

Un par de días previos a la Cumbre de Libertad de Prensa en México, Gatopardo se reunió con Jan-Albert Hootsen. El equipo de CPJ afinaba los últimos detalles para el evento. La expectativa era lograr un espacio en donde periodistas, gobierno y sociedad civil pudieran coincidir con el fin de tomar conciencia del panorama por el que atraviesa el periodismo en México.

Periodistas, legisladores y expertos en derechos humanos se dieron cita el pasado 18 de junio en el Museo Nacional de Antropología para participar en un diálogo que se centró en la relación entre los medios de comunicación y la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, además de la libertad de prensa en la región.

“La prensa en México jamás había pasado una crisis como la que se vive ahora, la impunidad es casi total, la violencia aumenta y el marco institucional está marcado por la negligencia”, dijo Hootsen. Sin embargo, señaló que puede haber una oportunidad de lograr cambios sustanciales con la llegada del nuevo gobierno. “Durante las pasadas administraciones federales y estatales en México, nunca se ha tenido la libertad de expresión en el radar de los temas importantes para la democracia y la sociedad. Si ellos (la administración de AMLO) quieren hacer un cambio lo pueden hacer”.

El año 2018 cerró con 47 periodistas asesinados y cuatro más que permanecen desaparecidos. Sin embargo, Hootsen enfatizó que la situación no es resultado, únicamente, del último gobierno, sino un fenómeno exponencial durante los últimos tres sexenios. Por otro lado, explicó que aunque México no es el único país que atraviesa por una situación de violencia a este grado, sí es el único con un marco jurídico institucional que fue diseñado para proteger a los periodistas y procurar la justicia, lo que implica una gran responsabilidad y una oportunidad de hacer las cosas de manera correcta.

“México cuenta con el Mecanismo Federal de Protección a Periodistas, también está la Fiscalía Especial y las estatales. Todos estos organismos han sido creados por gobiernos pasados, por ejemplo, en el tiempo de [Felipe] Calderón se creó el Mecanismo”, detalló Jan-Albert Hootsen. Explicó que en el momento en que fue creado el mecanismo de protección, eran 36 empleados los que atendían poco menos de 100 casos, pero ahora siguen siendo los mismo 36 haciendo un seguimiento al caso de por lo menos, 900 periodistas y defensores de derechos humanos.

El representante de CPJ dijo que los gobiernos deberían optar por políticas públicas integrales y por el diseño de un plan claro que permita delimitar qué organismo se hará cargo de cada tarea en favor de la libertad de expresión, pues hasta el momento “no existe esa conciencia y eso es muy problemático”. Jan-Albert Hootsen señaló que el presidente López Obrador debería aprovechar el apoyo con el que aún cuenta su gobierno para realizar cambios positivos en materia de protección a los medios y los periodistas mexicanos, pues tan solo hasta el primer semestre de su sexenio, ocho periodistas ya han sido asesinados.

La relación entre el gobierno y la prensa

“Lo que el Presidente debería hacer es buscar la mejor manera de dialogar con la prensa, incluso con la que él considera hostil, adversa. Todo esto con ciertos códigos de conducta y con el fin de retomar la idea de que prensa y gobierno son parte del mismo proceso democrático”, indicó Hootsen. A pesar de que el actual presidente de México se ha mostrado dispuesto al diálogo, prueba de ello son las conferencias “Mañaneras”, también ha habido momentos en los que ha contribuido a la estigmatización del trabajo periodístico.

Presidente Andrés Manuel López Obrador en conferencia Mañanera desde Palacio Nacional

El presidente Andrés Manuel, no sólo ha usado términos como “prensa fifí” y “hampa del periodismo” para referirse a trabajadores de los medios, sino que ha tenido algunas confrontaciones directas con medios como el diario Reforma y para Hootsen, “con estas acciones se están creando brechas y divisiones y esas divisiones no son buenas para un proceso democrático que es el más legítimo que México ha tenido en su historia”.

“No me cabe duda de que este presidente no quiere agresión. Esa no es la intención y lo vimos en su respuesta a las amenazas contra Juan Pardinas (director del Periódico Reforma)”, aclaró. Sin embargo, “al mismo tiempo ha señalado a Reforma 12 o 13 veces, específicamente a ese periódico, específicamente a ciertos reporteros y al director, y en el espacio digital eso genera muchas reacciones negativas”.

Sobre las reacciones online, Jan-Albert Hootsen advirtió que se trata de un campo muy peligroso. “Quizá el mismo Presidente y los funcionarios de su gobierno no siempre se dan cuenta, pero cuando eres periodista y asistes a una Mañanera y al hacer una pregunta el Presidente te responde que ‘qué poco profesional’, ‘la hampa del periodismo’ y más, hay más de 1.5 millones de personas viéndote. Gran parte de ellas apoyan a AMLO, lo cual puede desencadenar acoso en redes sociales”.  Desde CPJ urgió a “ser muy cuidadosos con la forma en que se da el diálogo entre la sociedad civil, prensa y gobierno”.

*Fotografía de portada por: Ian Garcia Figueroa/CPJ​


También te puede interesar:

Matar a nadie

Alto a las agresiones contra periodistas

¿Cómo resolver las agresiones contra periodistas en México?

Gatopardo Recomienda

Ver Más