México, foco rojo de especies en extinción
El país necesita políticas urgentes que aborden la problemática creciente de especies en peligro
junio 4, 2019

México es el segundo país del continente americano en registrar el mayor número de especies extintas y desaparecidas en la vida silvestre, de acuerdo con la Lista Roja de Especies Amenazadas de 2019 que publica cada año la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). El país cuenta con 779 especies en estados de peligro crítico, en peligro y vulnerable, lo cual rebasa las condiciones de países como Tanzania, con 749 especies repartidas en estas categorías.

Una de las especies más amenazadas es la guacamaya roja, menciona el Doctor Gerardo Ceballos, titular del Laboratorio de Ecología y Conservación de Fauna Silvestre del Instituto de Ecología de la UNAM. La última actualización de la UICN registró que esta especie de guacamaya se encontraba en la denominación de “Menor preocupación”, pero fue en octubre de 2016. El investigador estima que quedan menos de 300 ejemplares de guacamayas rojas en vida silvestre en el país.

Guacamaya roja

Guacamaya roja en Selva la Candona / Ciencia UNAM

Otra especie importante es el águila harpía, de la cual no se ha observado un solo ejemplar de este individuo en mucho tiempo; de acuerdo con Ceballos, deben existir dos o tres de ellas en la selva Lacandona. 

El jabirú es una cigüeña en peligro y se calcula que existen 10 ejemplares en todo México.

La vaquita marina registra en 2019 solo 22 ejemplares, a pesar de la prohibición de redes de pesca en la Reserva de la Biósfera del Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado desde 2012.

Algunas especies de ajolotes que habitan en México están en la categoría de peligro crítico. De igual manera, el manatí tiene un último registro en la Lista Roja de 2008 y se consideró vulnerable en el área del Golfo de México.

La amenaza más grande a la que se enfrentan estas especies es el cambio climático, la contaminación del agua y la tala de sus bosques y selvas.

Del berrendo o antílope americano se calcula que hay entre mil 500 y 800 individuos en México, distribuidos en Baja California, Chihuahua, Sonora y Coahuila. Especies que se avistaban antes hasta en territorios próximos al Valle de México.

Al analizar el listado de especies en peligro de extinción de México uno de los grandes retos es mantener una cifra actualizada de los ejemplares vivos, la velocidad con la que ocurre el cambio y la devastación de los ecosistemas supera la infraestructura de registro con la que se cuenta.

“Seguramente un porcentaje muy elevado de los animales y plantas de México se encuentra en peligro de extinción. Es decir, no existen las estadísticas adecuadas porque es más rápido el cambio que la generación de la información científica al respecto”, dice en entrevista Ceballos, también presidente de la Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar.

Jaguar especie en peligro de extinción

Jaguar / WWF

Amenazas

Las causas principales de deterioro ambiental son la pérdida y fragmentación del hábitat. Las industrias extractivas como la minería de petróleo o minería de gas, así como la construcción de represas para energía, son las principales amenazas a la devastación de los ecosistemas a nivel regional. Otra actividad humana que pone en riesgo al medio ambiente son los agronegocios —como en Yucatán— donde los cultivos de soya son extensivos e industriales, denuncia Astrid Puentes, codirectora Ejecutiva de la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente, AIDA.

Astrid resalta la importancia de abarcar más territorios que México, pues considera que existen patrones repetidos a nivel regional, a pesar de los distintos ecosistemas. Muchas veces eso ocurre porque son las mismas compañías las que llegan a estos países a explotar el suelo.

“Cinco de los 10 países con mayor cantidad de especies en peligro de extinción están en América Latina. Estamos viendo un retroceso en ellos. México es el primero, también está Colombia, Brasil, Ecuador y Perú y lo que estamos viendo es una miopía brutal de los gobiernos”, advierte la también abogada especialista en medio ambiente. Sin embargo, los expertos ambientales coinciden en que queda poco tiempo para salvar a las especies en peligro de extinción.

“El país no aguanta 6 años más sin que se haga un esfuerzo de una magnitud sin precedente para tratar de parar y revertir los impactos ambientales. Si este sexenio no da un énfasis fuerte en la cuestión ambiental, enfrentaremos un colapso regional”, vaticina Gerardo Ceballos. El investigador de la UNAM también es uno de los  principales autores del estudio más citado de la década titulado “La Sexta Extinción Masiva”, publicado en Science Advances, revista científica publicada por la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Astrid, por su parte, recuerda y enfatiza que ya estamos viviendo el resultado de estos impactos ambientales y que algunos son irreversibles.

¿Soluciones?

A nivel local y ante el inicio de un nuevo sexenio, la apuesta es alta para tomar medidas que frenen los estragos del cambio climático.

Para el doctor Miguel Ángel Armella Villalpando, profesor e investigador del Departamento de Biología de la UAM-Iztapalapa, los cambios de las autoridades deben reflejarse en el presupuesto asignado al medio ambiente.

“La conservación no es un tema secundario ni tiene falta de prioridad. Si no conservamos el medio ambiente, nos estamos disparando —ya no al mismo pie, como dirían— sino directamente al corazón”, concluye Armella Villalpando.

Al respecto, Gerardo Ceballos opina que, si uno de los principales objetivos de la nueva administración es combatir a la pobreza, es fundamental entender que sólo será posible afrontarla si se frena a la par el deterioro al medio ambiente.

“Se requiere una política de cero extinción de especies, ninguna extinción de fauna silvestre debería existir en este sexenio. Aunque eso no lo lograremos, por lo menos tienes algo que te muestra hacia dónde dirigirte”, finaliza Ceballos.


También te puede interesar

México: un país de ecocidios autorizados

El medio ambiente tiene una segunda oportunidad

Un homenaje a David Attenborough

 

Síguenos en Twitter 

Ver Más