¿Qué posibilidad tiene el Partido Demócrata de vencer a Trump?

¿Qué posibilidad tiene el Partido Demócrata de vencer a Trump?

Con el quiebre entre Sanders y Warren, los demócratas llegan débiles a las primarias.

Cada cuatro años, Iowa juega un papel clave en la carrera presidencial de Estados Unidos. Se trata del primer estado en votar en el proceso de nominación –caucus– para republicanos y demócratas, por lo que la visita de algunos aspirantes demócratas a Des Moines, la capital, el 14 de enero fue de suma importancia para el proceso electoral. Fue la última vez que los contendientes se verían cara a cara antes de que los votantes de ese estado empiecen a definir, el próximo 3 de febrero, quién de los doce será la carta con la que el partido demócrata hará frente a las intenciones de reelección de Donald Trump en noviembre.

Mientras Joe Biden, ex vicepresidente; Bernie Sanders, senador por Vermont; Elizabeth Warren, senadora por Massachusetts; Pete Buttigieg, alcalde de South Bend; Amy Klobuchar, senadora por Minnesota; y Tom Steyer, exfinanciero, –los seis aspirantes que lograron calificar al encuentro– debatían sobre la presencia de Estados Unidos en Medio Oriente, el medio ambiente y el sistema de salud en el país, Trump lanzó un discurso de 90 minutos en un acto de campaña en Milwaukee. En él defendió su manera de solucionar los problemas que aquejan a Estados Unidos, desde asuntos de economía, hasta lo relacionado con el terrorismo. Miles de simpatizantes lo celebraron.

Luego de defender sus medidas de política exterior y reprochar a los demócratas su indignación ante la muerte del general iraní Qasem Soleimani, el mandatario se dirigió a sus seguidores en Twitter, donde alardeó del nivel de apoyo que recibió esa noche en la Universidad de Wisconsin. Publicó también algunas imágenes en las que se muestra que su slogan de 2016 “Make America Great Again”, se ha transformado en “Keep America Great!”.  Además, acusó a los demócratas de ser el partido de “los impuestos altos, los altos índices de violencia, el aborto tardío, el socialismo y la corrupción flagrante”.

Evento de campaña de la senadora Elizabeth Warren en Davenport, Iowa el 6 de enero de 2020. Foto: Twitter/ @ewarren

El camino de Trump rumbo a la reelección, a pesar del proceso de impeachment, lleva un paso sólido, a diferencia de la campaña que están haciendo los demócratas, que a la fecha continúan con 12 de los más de 20 aspirantes que se presentaron al inicio. Esta fragmentación interna está muy lejos de ser un frente serio contra el rival. Por si fuera poco, serán Iowa, un estado agrícola y con una población predominantemente blanca, junto con New Hampshire el 11 de febrero, los estados que inclinen la balanza a electoral.

En entrevista para Gatopardo el Dr. Ignacio Martínez Cortés, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios de la UNAM, confirma que hasta ahora no hay ningún aspirante demócrata “que mine la presencia del Presidente en el terreno que está en disputa”. Explica que a pesar de la imagen polémica que Trump transmite al exterior del país, las principales encuestas al interior del país muestran que el mandatario conserva su base electoral casi intacta. Desde su toma de posesión en enero de 2017, el índice de aprobación de presidente Donald Trump ha oscilado en el mismo rango de nueve puntos. FiveThrityEight señala que cuenta con un 45% de aprobación.

El Dr. Martínez Cortés destaca la importancia de “tomar en consideración el comportamiento de la economía para predecir el rumbo de este proceso electoral”. El académico explica que Trump ha logrado impulsar la economía estadounidenses a un grado que “el partido demócrata no tiene cómo competir con casi 66 trimestres de crecimiento continuo, un seguro de desempleo va a la baja y una producción industrial que, si bien en este trimestre tuvo una reducción, no deja de crecer”.

Por otro lado, destaca que Trump es un presidente que ha cumplido con la mayoría de los compromisos que hizo en su campaña de 2016. “Ha reducido la migración, ha reducido la presencia de China en el mercado estadounidense y echó abajo el TLCAN. Esto es muy importante para el electorado estadounidense y es algo que los demócratas muy dificilmente podrán contrarrestar”, dice. El tema económico salió a relucir en en medio de la creciente tensión con Irán tras el asesinato de Soleimani. Luego de que Irán respondió con ataques a bases militares en Irak, para luego insistir en un cese del ciclo violento, Trump le aseguró a los estadounidenses que él era el indicado para estar al frente del país, pues “nunca había estado tan bien económicamente”.

Evento de campaña del senador Bernie Sanders en New Hampshie el 13 de diciembre de 2019. Foto: Twitter/ @BernieSanders

Durante ese encuentro de los demócratas en la Universidad de Drake en Des Moines, se discutió por primera vez la política exterior de Estados Unidos. La mayoría de los presentes se concentró en destacar la necesidad de de reconstruir las alianzas con aliados internacionales que Trump ha destruido y rescatar el acuerdo nuclear con Irán. Sanders y Warren subrayaron la urgencia de replegar las tropas estadounidenses de Medio Oriente, mientras que Biden, quien se arrepintió de su voto a favor de la guerra en Afganistán, habló de operar a través de Fuerzas Especiales y no dejar de marcar presencia en Medio Oriente.

Según los resultados de la última encuesta en Iowa, realizada un fin de semana previo al debate, Bernie Sanders, un político que se describe a sí mismo como un socialista democrático, se posicionó en primer lugar con cerca del 20% del apoyo, mientras que la senadora Warren se colocó en el segundo puesto con 17%, seguida de Buttigieg con un 16% y al final de la lista, Joe Biden, quien se ha mostrado como un político de centro izquierda y a quien el escándalo con Ucrania ha afectado significativamente. 

Uno de los momentos clave del debate fue el rompimiento de la tregua entre Sanders y Warren, quienes con ideales similares habían pactado no golpearse a lo largo de la carrera electoral. Sin embargo, hace unos días, la senadora reveló que durante una reunión privada a finales de 2018 el senador había dicho que no creía que una mujer pudiera ganar la presidencia de Estados Unidos. Warren supo aprovechar su declaración y reconociendo la carrera política de Amy Klobuchar, señaló que de los presentes esa noche sobre el escenario, solo las mujeres habían ganado cada una de las elecciones en las que habían participado, mientras que los hombres, “en conjunto, habían perdido diez elecciones”, dijo.

“Es triste que, tres semanas antes de la primaria en Iowa y un año después de esa conversación privada, colaboradores que no estuvieron en la habitación estén mintiendo sobre lo ocurrido”, aseguró Sanders, negando la acusación. Al final del debate, el candidato se acercó a Warren para despedirse y ella aprovechó para decirle: “Creo que me acabas de llamar una mentirosa en televisión nacional”, a lo que él respondió con un simple, “No vamos a hablar de eso ahora”.

Independientemente del candidato que resulte elegido, el partido demócrata está en clara desventaja ante Trump. El Dr. Ignacio Martínez resalta que será difícil que los demócratas debiliten el voto duro del republicano y la carta por la que apuestan desde el Congreso, de mayoría demócrata, es el juicio político en contra del mandatario. Sin embargo, asegura el especialista, Trump ha logrado aminorar su impacto reviviendo el nacionalismo estadounidense y vendiéndose como “un político indispensable para Estados Unidos”.

Foto de portada Trump en evento de campaña en Milwaukee /vía Twitter @realDonaldTrump 

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.