"Quédate en casa", dicen mexicanos en el extranjero - Gatopardo

“Quédate en casa”, dicen mexicanos en el extranjero

Rocío, Paulo, Katherine, Gerardo y Emmanuel son jóvenes, mexicanos y viven en Europa, región en la que la pandemia del COVID-19 ha dejado miles de muertos. Desde allá recomiendan a sus compatriotas seguir las recomendaciones para evitar que el virus alcance niveles incontrolables en México.

Demoró dos minutos en trasladarse al supermercado. Era un sábado de abril y el clima estaba maravilloso en Madrid, de modo que el trayecto fue dichoso. Al llegar, la fila era larguísima. Con el sol sobre el rostro, Rocío Muñoz Ledo, una joven mexicana que en 2019 llegó a la capital española a estudiar un máster en periodismo con la Agencia Efe, comenzó a ser consciente de su respiración. Inhaló, exhaló. Nunca antes había anhelado que un momento fuera así de eterno. Estaba por cumplirse la tercera semana desde que el 14 de marzo, el Gobierno de España decretó estado de alarma ante la rápida propagación del nuevo coronavirus. De un día a otro, el país se frenó y desde entonces, ella se ha limitado estar en las calles en circunstancias esenciales como para comprar comida o medicamentos. Las cifras de contagios y muertes no frenan, pero España resiste desde casa.

Luego del impacto devastador y la velocidad con la que la pandemia del COVID-19 ha golpeado al mundo, poner un pie en la calle se convirtió en un privilegio en países que, como España, encontraron en el confinamiento una opción viable para mermar el número de contagios. Luego de cuatro complicadas semanas, las autoridades españolas han planteado un escalonado regreso a la vida fuera de casa sin flaquear en las medidas de distanciamiento social. Suena a ironía que la manera de enfrentar un virus que desconoce fronteras, que atravesó las de China a un ritmo imparable, haya encontrado en esa limitación tan sencilla, uno de sus puntos de control. Hasta ahora, la medida parece estar funcionando y varios países, al igual que el gigante asiático, muestran síntomas de remisión.

Tan sólo en Wuhan, la ciudad china en donde se reportaron los primeros casos de COVID-19 a principios de enero, ha comenzado un anhelado regreso a la cotidianidad. El camino será lento y con ciertas restricciones, pero luego de casi tres meses en cuarentena, la sociedad ha comenzado a recuperar cierta libertad. A la fecha, existe temor ante la posibilidad de una segunda ola de contagio. La gente relaciona el espacio público con un probable punto de infección, de ahí que medidas tan sencillas, pero efectivas, como lavarse las manos, usar gel antibacterial y respetar la distancia entre personas, se hayan adoptado como normas de convivencia.

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.