Zero Waste en México: Cómo dejar de generar basura

Cómo dejar de generar basura

El movimiento Zero Waste busca reducir la producción de basura al mínimo, pero para lograrlo, hay que saber cómo hacerlo.

Los movimientos a favor del cuidado ambiental no son nuevos: los más famosos surgieron durante los años sesenta, pero constantemente aparecen nuevas corrientes para proteger al planeta de la huella humana.

Zero Waste, que se puede traducir como “cero desperdicio”, es un movimiento global que tiene como objetivo reducir la generación de basura al mínimo. Dado que la tendencia del mundo occidental se centra en lo opuesto –y lo ha hecho por cientos de años– es un reto. Jade Villagómez lleva dos años y medio siendo “Zero Waster” y la experiencia la llevó a abrir un supermercado que se enfoca exclusivamente en productos que generan muy poca o nada de basura. Estos son algunos puntos importantes para entender el movimiento y poder empezar a reducir la cantidad de basura que producimos.

“La mejor forma de empezar es entendiendo las 5 reglas del zero waste y por qué seguirlas. No son reglas fijas pero es una excelente guía. Al entenderlas y seguirlas en ese orden uno solito va comenzando a cambiar la forma de ver las cosas”, explica Villagómez en entrevista con Gatopardo.

Estas cinco reglas dejan cortas a las 3R, que son lo que normalmente se conoce en temas de ecología y cuidado al medioambiente. Para ser Zero Waster hay que saber qué productos hay que Rechazar, cuáles Reducir al mínimo necesario, cuáles Re-usar y Reciclar, y regresar a las Raíces a través de una composta.

* * *

¿Quieres hacer conciencia sobre el cuidado ambiental? Lee estas historias:

Freeganism: Nuevas formas de bendecir la mesa.

Adopta una planta en peligro de extinción.

Cuatro Ciénegas, la muerte de un ecosistema.

* * *

Uno de los retos más grandes es encontrar un lugar en el que adquirir las cosas que se necesitan pero que no tengan empaques u otros componentes que generen basura innecesaria. Una recomendación, y que es lo que hace Jade Villagómez, es llegar a las tiendas con sus propios recipientes y explicarles el porqué. Es común que los lugares no quieran vender sus productos sin los empaques, pero al entender la razón acceden.

zero waste en méxico, int1

Por medio de empaques de vidrio o que pueden reutilizarse para composta, los “zero wasters” evitan generar basura.

“Antes del boom de los desechables, el mundo no estaba tan alejado de ser Zero Waste: la gente llevaba sus recipientes de vidrio para la leche, papel para envolver alimento, etcétera. Creo que actualmente la gente está volviendo a esto y cada vez existen más tiendas a granel, así como supermercados que aceptan que la gente lleve sus bolsas y tuppers, y más restaurantes evitando desechables, como las campañas anti-popote”, cuenta Villagómez. También existen algunos supermercados como Zero Market –al sur de la Ciudad de México–, en el que se pueden encontrar cientos de artículos de la vida diaria que van de acuerdo con la ideología Zero Waste.

zero waste en méxico, int2

Semillas, especias y todo lo que pueda venderse a granel son algunos de los productos que consumen los “zero wasters”.

Ella se inspiró para ser Zero Waster después de asistir a una conferencia de Bea Johnson, considerada una de las eminencias en este estilo de vida. Comenzó a ver documentales, leer blogs y buscar gente que fuera parte del movimiento. Recomienda las cintas Plastic Ocean (2016), No impact man (2009) y Minimalismo: las cosas importantes.

Las lecturas que recomienda son de las que ella llama “las dos gurús más importantes del movimiento”: El libro Zero Waste Home, de Bea Johnson y el blog Trash is for Tossers de Laura Singer. Casi toda la información que se encuentra del movimiento es en inglés, pero está el blog Zero Waste CDMX que está diseñado especialmente para los capitalinos mexicanos. Además de eso, también recomendó una lista creada por Paris To Go en la que se incluye un acervo muy grande de información sobre el movimiento.

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.