El fenómeno de la fatiga apocalíptica en la pandemia - Gatopardo

La fatiga apocalíptica en la pandemia

A menos de seis meses que llegó la pandemia a México, la gente parece estar fastidiada de cuidarse y de cuidar a los demás. Hoy el descuido ya no puede atribuirse a la ignorancia. Lo que vemos tiene que ver con un fenómeno bastante conocido como “la fatiga del apocalipsis”.

“Y he aquí gozo y alegría, matando vacas y degollando ovejas, comiendo carne y bebiendo vino, diciendo: Comamos y bebamos, porque mañana moriremos”, dice Isaías 22:13. Salvo quizás por aquello de degollar ovejas, no cabe duda que cuando México se quiere comportar como país católico sabe hacerlo muy bien.

Desde antes de que pasáramos del semáforo rojo al naranja, hacían fiestas en mi edificio en la colonia Roma de la Ciudad de México. En las últimas dos semanas, he visto cómo en algunos restaurantes y bares los clientes dejan de respetar la sana distancia después de algunos tragos, a pesar de que los meseros —quienes han sufrido durante meses los estragos económicos del cierre de actividades no esenciales— les imploran que sigan las reglas sanitarias.

A menos de seis meses que llegó la pandemia a México, la gente parece estar fastidiada de cuidarse y de cuidar a los demás del virus que ha matado a más de 64 000 personas en el país (una cuenta que además sigue creciendo). Si bien al principio veíamos a los incrédulos y a los que se creían invulnerables, hoy el descuido ya no puede atribuirse a la ignorancia. Lo que vemos hoy tiene que ver más con un fenómeno bastante conocido por la gente que se dedica a comunicar el cambio climático, y que se llama “la fatiga del apocalipsis”.

Soy reportera, pero también soy consumidora de noticias. Como parte del público, estoy cansada de leer, ver y escuchar lo mal que estamos manejando la pandemia y de los escenarios catastróficos de muerte, pobreza y hambre que están a la vuelta de la esquina. Me abruma una sensación de impotencia, seguida de un subsecuente entumecimiento que ya me era familiar; son los mismos sentimientos que me aquejan cuando me informo sobre las catástrofes inminentes del cambio climático y las 50 nuevas formas en las que estamos todos contribuyendo hacia ese escenario (vaya, recientemente me enteré de que hasta googlear cualquier cosa y la simple existencia de las criptomonedas contribuyen al cambio climático, porque para mantener todos los servicios de nube se requiere harta electricidad).

Ése es el efecto de la fatiga del apocalipsis. Un psicólogo y economista noruego, Per Espen Stoknes, popularizó el concepto en su TED Talk de 2017. Según él, las estrategias retóricas que buscan motivar acciones sobre el cambio climático, lo hacen a través de narrativas pesimistas sobre escenarios catastróficos; esto nos embarga de impotencia en vez de involucrarnos más y motivarnos a actuar diferente.

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.