El impacto del coronavirus en el medio ambiente - Gatopardo

Toneladas de guantes y mascarillas. La factura de la pandemia

No tardaron en aparecer cientos de cubre bocas, guantes y botellas de sanitizante arrojados a la naturaleza. Expertos apuntan que es un escenario peligroso que debe mitigarse, mientras se impulsa la utilización de materiales de protección amigables con el ambiente.

Durante las primeras semanas de la pandemia del coronavirus, muchos pensaron que semejante crisis por lo menos traería un respiro al planeta y al medio ambiente. En redes sociales, se viralizaron videos de delfines nadando en canales de Venecia, ballenas en la bahía de Acapulco nadando a sus anchas gracias a la ausencia de turistas, mantarrayas y otros animalitos aparecieron en Holbox, y la lista es larga. Pero no todos eran verdaderos.

¿Y qué tal las emisiones de CO2 que se dejaron de emitir porque la economía del mundo estuvo paralizada el primer semestre del año? ¿qué hay de eso? Sí, el consumo de combustibles fósiles en el mundo bajó 30% en abril; y de hecho, según un estudio publicado en Nature a finales de mayo, debido al confinamiento, las emisiones diarias de CO2 disminuyeron en abril 17% en comparación con el promedio del año pasado, y en algunos países llegó hasta 26%. A pesar de eso, resulta que a principios de junio el mundo alcanzó su máximo histórico de niveles de CO2 en la atmósfera. ¿Por qué? Según los expertos, se necesita mucho más que una pandemia para corregir el rumbo, porque el dióxido de carbono se puede quedar en la atmósfera hasta mil años. Llevamos décadas emitiéndolo en cantidades abrumadoras.

Pero hay un problema aún más grave y que es fácil de identificar sin instrumentos más sofisticados que nuestros ojos: el daño que están provocando en el ambiente los materiales de protección desechables que generan millones de personas alrededor del mundo durante la pandemia.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.