James Baldwin, ser afroamericano y homosexual en EUA - Gatopardo
James Baldwin junto a la estatua de William Shakespeare en el Albert Memorial 2

James Baldwin: indispensable

Ser afroamericano, homosexual y pobre nunca ha sido fácil. James Baldwin supo explicar lo que eso significaba en el contexto de la lucha por los derechos civiles en Estados Unidos.

James Baldwin supo que iba a ser escritor cuando murió su padre. Antes de eso pensó que quizá podía dedicarse a algo más: “quería ser músico, pensé en ser pintor, pensé en ser actor”, dijo en 1984 para la revista Paris Review.

Su padre, David Baldwin, fue predicador. James, el mayor de nueve hijos, también lo fue durante tres años. Se dedicó a ello entre los catorce a los diecisiete y asegura que fue en ese lapso en que, aún sin saberlo, se formó como escritor. Su padre adoptivo (al biológico nunca lo conoció) murió cuando tenía diecinueve años.

Sin embargo,, según Baldwin, ser predicador y escritor requiere personalidades contrarias. “Ambos roles son completamente independientes. Cuando estas parado en el púlpito debes de sonar como que sabes de lo que hablas. Cuando estás escribiendo, estás intentando averiguar algo que no sabes. El lenguaje de la escritura para mí es descubrir lo que no sabes, lo que no quieres descubrir”.

James Baldwin nació el 2 de agosto de 1924 en Harlem, Nueva York. Tenía los ojos muy grandes y redondos, apenas contenidos por la piel de los párpados. Sus labios, con el labio superior formando una marcada letra m, estaban delineados naturalmente con por un tono más claro que el resto de su oscuro color de piel.

Ese tono cobrizo, marrón, comúnmente definido tan sólo como negro y su lugar de nacimiento, fueron las banderas que marcaron la vida James Baldwin, insignias que cargó todos los días de su vida, aunque no siempre con gusto.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.