Marichuy, el zapatismo y los movimientos indígenas en México

El largo camino

El camino de María de Jesús Patricio Martínez, Marichuy, por Chiapas nos permitió rastrear al zapatismo y a los movimientos indígenas que prevalecen en México.

Un enjambre de mujeres indígenas, envueltas en su atavío a la usanza de San Juan Chamula —faldas negras o enredos, de lana de borrego y faja roja a la cintura—, levantan y sacuden lo que, desde lejos, parece una sábana. Sus figuras, poco visibles por la oscuridad de la gran plaza, apenas iluminada, lucen diminutas. Camino hacia ellas por la plaza de la catedral de San Cristóbal de las Casas, construcción más naranja que amarilla a esta hora, no bella pero sí emblemática. Una niñita de trenzas, envuelta en su faldón negro, se acerca sin timidez. El viento frío ha enrojecido ligeramente su rostro.

—¿Te gustan los corazones? Cómprame uno. Tienen mucho trabajo —Indica moviendo las manos como si tejiera.

—Quiero uno muy alegre. ¿Cuánto cuestan? —digo queriendo olvidar los terremotos que nos ha regalado la naturaleza en Chiapas, Oaxaca y la Ciudad de México.

—¡Araceli! —le gritan en tono arisco.

A menos de dos metros, la mamá (¿o es la señora que la explota como a tantos niños indígenas?) nos mira fijamente. Sonríe cuando muestro mis dos corazones multicolores. Es probable que ella y sus parientes trabajen durante el día en los locales de los andadores turísticos. Un taxista me cuenta que muchos indígenas ganan bien vendiendo artesanía y ahorran mucho. Los ha visto pagar mesitas y sillas sencillas “con fajos así de grandes de billetes”. San Juan Chamula es conocido por no comulgar con el zapatismo, por su religión evangélica, su apoyo al PRI y por la presencia del narcotráfico.

El 19 de septiembre de 2017 Chiapas y Oaxaca, los estados más miserables del país en el sur, quedaron marcados por el mayor sismo a nivel mundial desde el terremoto de Chile de 2015. Miles y miles de réplicas asolaron municipios dañados como Villaflores, Arriaga, Jiquipilas, Albino Corzo y Tonalá. Cinco meses después, el 19 de febrero de 2018, Oaxaca, sin recuperarse aún a causa de la corrupción, fue afectada por un nuevo sismo en Pinotepa Nacional, el epicentro, donde un helicóptero oficial con el secretario de Gobernación y el gobernador de Oaxaca a bordo se desplomó y mató a 14 personas.

El movimiento actual de damnificados por los sismos, ante manejos bizarros del presupuesto, renuncias e ira creciente, está inmerso en un clima político signado por conflictos como la llamada guerra del narcotráfico, la reforma educativa, las leyes de seguridad militar, la violencia policíaca, la desaparición no resuelta de los 43 estudiantes en Iguala, Guerrero, la presencia depredadora de mineras extranjeras, secuestros, homicidios y desapariciones, además de una corrupción galopante, entre muchas otras situaciones.

Marichuy movimientos indígenas mexicanos, int1

Mujeres caminan hacia el encuentro con simpatizantes y adherentes del ezln, que se llevó a cabo en un campo de basquetbol. Marichuy dio uno de sus discursos de precampaña en Guadalupe Tepeyac.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.