El nuevo ritmo de Bosé. Conversación con un ícono pop.

¿Cómo ha cambiado Miguel Bosé?

La capacidad de reinvención de Miguel Bosé es infinita: en lo profesional y en lo personal. Estrenó Amo , un álbum en el que regresa a un sonido más íntimo. Durante su más reciente visita a México habló con Gatopardo sobre su nueva pasión: sus hijos

 Gatopardo: ¿Qué significó para ti el lanzamiento de Amo
 Miguel Bosé: Ha sido un trabajo muy largo, la verdad. De hecho, no componía un álbum solo desde Sereno, en 2002. Durante todo ese tiempo fui componiendo cosas en solitario que iba apartando. Entre medias hice los Papitos, Por vos muero con Fernando Orti, Velvetina con Antonio Cortés y Cardio con Nicolas Sorin. A veces me gusta asociarme a alguien para contrastar y para no estar solo en el momento de la composición que es de una enorme duda y soledad. Es una cosa durísima y espinosa. A lo largo de este tiempo he reunido cosas, muchas están en el disco muy transformadas o revisitadas. Y otras fueron totalmente nuevas. Me han dicho que Amo es lo más Bosé que existe desde Sereno. Te lo tiene que decir alguien de fuera porque yo no sé exactamente qué quiere decir eso. De todas maneras soy yo siempre. Lo que pasa es que trabajando con otra persona hay cosas del otro que integras que no son cien por ciento tuyas.

G: ¿Cuál fue la semilla que detonó el disco?
MB: ¡El que tenía que hacer uno! El tiempo pasa y tienes que fabricar algo nuevo. Nunca es obligatorio. Pero después de los dos Papitours, me dije: Como haya alguien que se me acerque y me pida una tercera cosa de duetos, juro que lo mato”. ¡Ya no puedo más! Soy el hombre más duetado y duetista del mundo. Eso sí, los dos discos fueron una experiencia fantástica. Quería estar solo, hacer las cosas solo. Quería volver a mí, a mi mundo y a contarme a mí mismo. Tenía una necesidad de sacar cosas que estaban sonando en mi cabeza y les tenía que dar forma. Con urgencia.

G: Hace unos quince años encontré esta cita: El arte te da la posibilidad de mentir, de imaginar, de cambiar los esquemas. Ojalá y me animara mucho más de lo que me animo. De eso se trata ser artista: de animarse, de ser cara rota, pero con talento. Es de Gustavo Cerati. ¿Para ti que es el arte y ser artista?
MB: Lo que es arte lo tiene que decidir la historia. Si lo que hacemos es arte, no lo puede decir nunca uno mismo. Tampoco decidir si se es artista o no. Eso lo decide la gente. Nosotros somos creativos. Siempre que me dicen que soy artista, yo digo que pertenezco al mundo de las ideas y que son el único patrimonio que tengo. En este caso, primordialmente se desarrollan en la música, pero tocan también la escritura, la imagen, la cocina y el día de mañana puede que toquen otras cosas. En el arte no se miente. En el arte se vomita, te dejas las entrañas. No hay nada más verdadero que el arte. Porque el arte está lleno de desgarros, de dudas, de locuras, de arrebatos.

No estoy para nada de acuerdo con lo que dijo Cerati. El arte no se proponer ni mentir, ni ser honesto; el arte surge, te sobrepasa. Si el arte fuera mentira, no emocionaría. Y el de verdad emociona, toca, remueve, para bien o para mal; no te deja indiferente. Hay cosas que haces que de repentes dices: ¿Eso lo he hecho yo? Uno no debería ni siquiera reconocerse como propietario de lo que se considera arte. Es algo que te llega, te atraviesa y te utiliza. En la pintura, la arquitectura, la fotografía, la música. O en lo que sea. En el arte no se puede mentir, es imposible. Es una frase que queda muy bien dicha, pero creo que ni él se la creía. Él era un gran artista. Y no me da la sensación de que haya mentido nunca. Jamás.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.