Las muchas versiones del apocalipsis que se han construido en el cine

Las muchas versiones del apocalipsis que se han construido en el cine

El fin del mundo se ha reinventado muchas veces desde la pantalla grande. A través de su obra, directores de todas las épocas volvieron realidad sus temores sobre los últimos días de nuestra era.

Tiempo de lectura: 5 minutos

La pandemia nos ha remitido a casa, desde donde vemos dibujarse una incertidumbre en el horizonte. Podemos decir que buena parte del funcionamiento de las cosas está en peligro o en profundo proceso de adaptación, ya sea que hablemos de entretenimiento, las prioridades de consumo, las formas de tomar clases o estudiar, y un larguísimo etcétera. Es imposible ser ajeno a las introspecciones que las últimas semanas nos provocan.

A nadie le resultará sorprendente pensar o imaginar en algún momento que esta difícil y compleja etapa de la humanidad es como una suerte de fin del mundo (al menos como lo conocemos) o una clase de Apocalipsis (término que recientemente se ha convertido en trending topic, y que viene del último libro del Nuevo Testamento de la Biblia que se asocia al fin del mundo. La palabra, como tal, proviene del latín apocalypsis, y esta a su vez del griego ἀποκάλυψις –apokálypsis–, y significa ‘revelación’), y que vive en el imaginario colectivo y sus conversaciones desde que la sociedad tiene registro. Durante décadas, el cine nos ha instruido. Directores de todo tipo de épocas han abordado el apocalipsis en el cine y nos han compartido sus reflexiones o lo que su imaginación es capaz de sugerir o crear sobre lo que podría llevar a un final a nuestra especie: cataclismos, guerras, peligros exteriores y espaciales, o pandemias.

The Sacrifice (1986), Andrei Tarkovsky.

The Sacrifice (1986), Andrei Tarkovsky.

Las películas sobre el apocalipsis son muchas, desde el humor negro y la paranoia de la Guerra Fría, Stanley Kubrick imaginó el fin del mundo en Dr. Strangelove (1964) como la consecuencia de una serie de eventos desafortunados que van de lo ridículo y absurdo a lo malvado y egoísta. El verdadero peligro para la humanidad son los hombres, sus decisiones, traumas y locuras, sus intereses personales, el poder acumulado, la competencia machista (casi primitiva y animal) y la obediencia ciega a las instrucciones.

En la historia, alguien da “accidentalmente” la orden de realizar un ataque nuclear a la Unión Soviética y es imposible frenarlo dado las frívolas y risibles discusiones que tienen diferentes personajes en la cadena de mando. Finalmente sale a la luz que los soviéticos, como medida de “seguridad”, han creado una Doomsday Machine, una red de bombas conectadas a un servidor que, en caso de ataque nuclear, activa automáticamente la ejecución de estos explosivos. El fin de todo es esta carta final para “vencer”.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.