Christopher Doyle: apuntes de un cinefotógrafo visceral – Gatopardo

Christopher Doyle: apuntes de un cinefotógrafo visceral

A propósito de la retrospectiva que hace MUBI a Wong Kar-wai, con siete películas restauradas en 4K, Gatopardo tuvo una conversación con el cinefotógrafo Christopher Doyle sobre el trabajo creativo detrás de estos títulos en mancuerna con Wong.

Entrevistar a Christopher Doyle es como pasear a un tigre. O eso imagino. De las dos excéntricas acciones, sólo he hecho la primera, pero supongo que se parecen porque es el tigre el que al final lo pasea a uno: es más pesado, más peligroso y más formidable.

Doyle es una de las grandes figuras del cine hongkonés e internacional. Nació australiano en 1952 pero un día, a los 18 años, abordó un barco mercante y comenzó una vida de aventuras en todo el mundo hasta que finalmente se convirtió en fotógrafo en Taiwán. Ahí trabajó como director de fotografía con Edward Yang y comenzó una carrera cinematográfica que lo llevó a colaborar, más adelante, con cineastas como Gus Van Sant, Jim Jarmusch, Zhang Yimou y M. Night Shyamalan, por mencionar a los más célebres. Pero su huella más honda, la más cercana a lo imborrable, la hizo trabajando con el hongkonés Wong Kar-wai, un favorito de Cannes y del público. Doyle es, entonces, un tigre indomable; a veces prefiere hacer chistes que responder las preguntas, o levantarse de su silla para ir a la cocina por otro vaso de algo que parece agua de limón pero que bebe con tanta cautela que debe ser, más bien, un cóctel.  Sin agentes de relaciones públicas que lo contengan, Doyle se siente totalmente libre en su departamento en Hong Kong, donde lo veo desde mi pantalla para una entrevista por Zoom. Su carácter caótico le da un tono peculiar a nuestra conversación y ayuda a entender esas películas tan libres, casi informes, que hizo con Wong.

Este año siete títulos suyos —seis de ellos, que van de Days of Being Wild (1990) a 2046 (2004), realizados con Doyle— podrán verse en la plataforma de streaming MUBI y en algunas salas de México y Colombia a partir del 18 de marzo. Quien prefiera quedarse en casa puede adquirir los blu-rays de The Criterion Collection. Todas las películas han sido restauradas en 4K y, en conjunto, representan la visión hiperactiva de un cineasta que encontró en la improvisación y el descontrol un símil de la vida contemporánea y sus romances fracasados. A veces las tramas de amor y violencia son difíciles de entender, pero la imaginería ansiosa nos distrae de cualquier preocupación narrativa con sus cortes diligentes y sus colores degradados. Doyle no se explica todavía esa espontaneidad que prescinde de guiones y juega con millones de dólares aportados por los productores. “No sé cómo ha creado este espacio maravilloso donde tiene la libertad de ser como un niño en una juguetería”, me explica. “Creo que hay algo a lo que todos aspiramos, que es esta libertad de cambiar de opinión, de decir, ‘Tengo esta idea, veamos adónde va’, y estamos hablando de millones y millones de dólares —no te olvides— entonces creo que es un espacio asombroso el que ha creado y nuestra ingenuidad es un privilegio”.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.