El mito de Amores perros - Gatopardo

El mito de Amores perros

Si ya había una oferta de cine nacional original y complejo, si aludió a formas del pasado, y si no enfrentó la desigualdad con argumentos, en su vigésimo aniversario, ¿qué inventó Amores perros? El gran mito fundacional de sí misma.

Tiempo de lectura: 6 minutos

Existe entre las más iluminadas conversaciones de sobremesa navideña una narrativa según la cual Amores perros (2000), de Alejandro González Iñárritu, reinventóo inventó, en los casos más radicales— el cine mexicano hace 20 años. El argumento, expresado al calor de los aperitivos y las desapariciones de tíos que se duermen sin despedirse, equivale a la maniobra de hombres de cultura que le explican a alguna muchacha la indefinible maestría y el recalcitrante feminismo del marginal rey del cine: Quentin Tarantino. Ni Tarantino es feminista —su pertenencia al género masculino lo impide y los excitantes planos de sexualización femenina no ayudan— ni Amores perros se creó en el vacío para resplandecer por su cuenta en el panteón del cine nacional. Ya habrá tiempo para explicar lo uno, pero conviene acabar con las mistificaciones en el vigésimo aniversario de lo otro.

Estrenada en la Semana de la Crítica en Cannes en 2000, Amores perros fue inmediatamente acogida por ciertos sectores de la prensa y la crítica de México y el mundo, pero desde el comienzo hubo disidencias importantes. La del crítico estadounidense J. Hoberman fue una de las más agudas. En marzo de 2001, Hoberman escribió en The Village Voice: “En un arrebato, The New York Times llamó a Amores perros ‘una de las primeras películas de arte en salir de México desde que Buñuel trabajó ahí’. Apenas importa si esto fue escrito o no desde la ignorancia de la obra de 30 años de Arturo Ripstein; de las películas internacionalmente conocidas de Jaime Humberto Hermosillo y Paul Leduc; de las películas marginales producidas por Nicolás Echevarría; de los recientes esfuerzos de directores jóvenes como Dana Rotberg y Luis Estrada, o incluso del trabajo de cineastas de culto como Alejandro Jodorowsky y Juan López Moctezuma. Lo que resulta sugestivo es la redefinición total de la ‘película de arte’ en términos estadounidenses”.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.