Una década underground

Esto no es Berlín, retrata el crecimiento de dos jóvenes dentro de un país en transición.

Las mejores historias coming-of-age son aquellas que hablan con sutileza de una transición, con personajes que pasan de una infancia o adolescencia y aterrizan en un mundo que apenas conocen, la madurez. Para Esto no es Berlín, dicho umbral no es sólo la memoria y el aprendizaje de un joven que vive en los suburbios de la Ciudad de México, sino también la de cómo cambia y se transforma una nación. Se trata del quinto largometraje del mexicano Hari Sama, músico y director de cine egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica, y conocido por cintas como Sin ton ni Sonia (2003) y El Sueño de Lú (2012) —esta última con la que ganó importantes premios como el de Mejor Actriz (a Úrsula Pruneda) en Shanghái—.

Ahora el cineasta toma prestados pasajes de su adolescencia a mediados de los ochenta para construir la historia de Carlos (interpretado por el debutante Xabiani Ponce de León), un chico que vive a las afueras del entonces Distrito Federal, en Ciudad Satélite para ser exactos, y que junto con su mejor amigo Gera (José Antonio Toledano) descubre las distintas subculturas que brotaron en la época y que cambiaron sus vidas para siempre: la comunidad LGBT, la escena emergente del arte contemporáneo, el new age y el post-punk, mundos integrados por un furioso y ecléctico grupo de jóvenes que, desde las cloacas de una ciudad, construían un frontal desafío a las normas y valores del momento.

esto no es berlín película

Still de Esto no es Berlín, dirigida por Hari Sama.

Combinando el trabajo de potentes jóvenes actores con intérpretes consagrados como Marina de Tavira y Lumi Cavazos, la película genera cercanía e intimidad. Con ese espíritu retrata los años de inocencia con un dejo de nostalgia, las batallas estudiantiles entre chicos de colegios rivales, y recrea una década underground con el diseño de arte a cargo de Diana Quiroz Ennis. “Eran años que tenían una incomodidad insostenible en muchos aspectos, que hoy ya no tienen la misma fuerza ni el impulso que te lleve a querer romper con algo. Ya no hay tanto ímpetu”, dice el actor José Antonio Toledano.

Incluida dentro de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Morelia 2019, Sama platicó con Gatopardo sobre el proceso de realización. “Reduje a un mes todo lo que me pasó durante varios años. Me tocó crecer en una familia con una madre deprimida y entender la vida con esos ojos era difícil, estábamos rodeados de familias en las que las cosas no se hablaban”, cuenta Sama, y confiesa que buscó crear la sensación de que el público caminara junto con la historia. “Por eso ocupe no sólo varios lentes largos, que te llevan más cerca de los sujetos, sino también una profundidad de campo muy castigada, todo está fuera de foco”. Este acercamiento literal hacia la pantalla, así como la estética que otorga la falta de foco, son las formas con las que buscó conectar su trabajo con el espectador.

esto no es berlín hari sama

Hari Sama, director de Esto no es Berlín / foto: Andrea Anaya.

Esto no es Berlín no sólo sigue la historia de Carlos y Gera, sino también la oposición de mundos, entre hogares conservadores y el transgresor universo de una sexualidad que se vivía de manera abierta, así como el libre uso de drogas poco antes de la crisis del sida. Asimismo, retrata a un país en busca de encontrar su propio discurso en las vísperas del mundial de 1986, y de ahí el activismo político que muestra a través de sus personajes, como el disparador de grupos artísticos similares al de La Panadería.

“Tristemente, lo que empezó en los ochenta sigue vigente, sigue existiendo un problema de discriminación a la comunidad LGBT; por ejemplo, en ese entonces era un riesgo salir agarrados de la mano o con el pelo rosa. Había una lógica en el status quo que no permitía ese tipo de comportamientos”, asegura el director.

Sama buscó establecer un diálogo identitario y al respecto comenta: “Hay algo que no se va a acabar nunca y es la búsqueda de la identidad propia, seas LGBT o punk, e incluso si eres un aficionado a Bach. Lo que seas. Esta película habla de la lucha por encontrarse a sí mismo”.


 

También te puede interesar:

Size, ídolos punk sin escenario

Los silencios de Ian Curtis

Originales del punk

Síguenos en Twitter.

 

 

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.