Psicodelia, en éxtasis sonoro
La historia del género musical que expande la mente.
octubre 11, 2018

Cuando The Beatles lanzó Sgt. Pepper’s Lonely Heart Club Band, en 1967, por primera vez una banda pop se alineó con un estilo de música caracterizado más por la experimentación que por estar de moda. Era la psicodelia, un subgénero del rock que se preocupaba por las posibilidades que los instrumentos permitían para expandir los oídos de sus escuchas. Los Beatles se alinearon con un movimiento caracterizado por los símbolos de paz y amor y por alcanzar un estado mental que sonaba trascendental. El rock psicodélico sacudió al mundo a finales de los sesenta: la banda sonora de la contracultura que había tomado la juventud en esos años vertiginosos bajo la nomenclatura de “hippies”. Conjuntaba la conciencia sociopolítica de izquierda, así como una apreciación por la espiritualidad, adoptando creencias y prácticas del budismo e hinduismo, al igual que del paganismo, además de las drogas con las que se experimentaba una alternativa a la realidad que se vivía entonces, de gobiernos totalitarios, represiones estudiantiles y la guerra en Vietnam.

Este género evolucionó con los años, aún cuando esa generación lo abandonó y perdió popularidad en el mainstream. Hoy en día la psicodelia resuena en bandas como King Gizzard & The Lizard Wizard, Unknown Mortal Orchestra, DIIV, Om y San Pedro El Cortez, quienes participaron en la segunda edición de Hipnosis, un festival originario de la Ciudad de México, que inició apenas en 2017 de la mano de la revista Indie Rocks, y que se llevó a cabo el pasado 6 de octubre en el Deportivo Lomas Altas. Representa el festejo de la psicodelia en todo su esplendor, una de las propuestas musicales más innovadoras del siglo pasado.

música psicodélica, King Gizzard &The Lizard Wizard

King Gizzard &; The Lizard Wizard, banda australiana que se presentó en Hipnosis 2018

El género fusionó el blues rock con jazz, música oriental, efectos sonoros y técnicas de grabación poco usuales. Algunos de los grupos más importantes de la era que perpetraron estos experimentos fueron Janis Joplin, The Doors, Frank Zappa y Neil Young. Aunque perdió adeptos en los lugares donde nació, con la comercialización del movimiento hippie, países tan dispares como Alemania, Suecia, Dinamarca, Japón, Turquía y Cambodia vieron una proliferación de bandas que lograron sus propias maneras de hacer psicodelia. América Latina fue muy receptiva al estilo, sobre todo en Brasil, donde el movimiento de la tropicalia adoptaba la samba y el bossa nova junto con el rock y la improvisación. México vio también un movimiento grande, pero llegó a un ocaso tras el Festival Rock y Ruedas de Avándaro en 1971, donde el uso de drogas y violencia crearon un escándalo nacional y se buscó suprimir el rock en todas sus formas por varios años.

La psicodelia volvió poco a poco al rock británico y estadounidense en los años del postpunk, alrededor de 1978. En Inglaterra se retomaron influencias de los sesenta, culminando en shoegaze, un género que empujaba los límites sonoros de las guitarras llenas de efectos. Sin embargo, fue la proliferación del acid house —una variación del house y techno— que detonó el llamado Segundo Verano del Amor, en 1988, cuando el acid house llevó la psicodelia a la música electrónica con el mismo espíritu, buscando explotar mentes y repartir conciencia entre la gente en fiestas en las que se bailaba hasta el siguiente día.

musica psicodélica, woodstock

Dos fans de música en el festival de Woodstock de 1969

El rock psicodélico representó la primera transformación desde el nacimiento del rock n’ roll y ha afectado a otros géneros. En Jamaica, el espíritu de la psicodelia afectó al reggae para darnos el dub, reversiones de grabaciones a través de manipulación sónica, siendo predecesor de la práctica del remix. También el hip-hop ha tenido sus vertientes más viajadas a través del sampleo y procesos sonoros poco ortodoxos. Asimismo, han habido artistas del punk, indie, metal, pop y varios rincones de la electrónica que toman la psicodelia como inspiración para hacer música que sale de sus límites.

Hoy en día Hipnosis se une a festivales como Liverpool Psych Fest (Inglaterra), Levitation y Desert Daze (ambos de Estados Unidos), para atestiguar una plenitud. Los actos que desfilan por sus carteles van desde los típicos grupos de guitarra hasta hip-hop y electrónica e incluso metal y pop bizarro. En México hay una escena muy nutrida de música psicodélica de guitarra. Hipnosis representa la culminación de ese crecimiento. Más que un género musical, es un punto de partida para sólo dejarse ir en éxtasis sonoro.

* * *

Más en Gatopardo:

Festival Vértice

Lanzamientos y regresos musicales de octubre

Philip Glass: el camino de la música

Gatopardo Recomienda

Ver Más