Patricio Pron pone los mejores títulos
El ganador del Premio Alfaguara de Novela y sus mejores títulos
enero 23, 2019

Patricio Pron fue galardonado con el Premio Alfaguara 2019 por la novela Mañana tendremos otros nombres, que el jurado consideró “la fascinante autopsia de una ruptura amorosa que va más allá del amor: es el mapeo sentimental de una sociedad neurótica donde las relaciones son productos de consumo”.

Aunque éste, entre los múltiples premios que ha obtenido, es el más importante (acompañado de 154,000 euros), Pron se había colocado como uno de los mejores narradores jóvenes en español nueve años atrás. A sus 44 años, en su bibliografía hay seis libros de relatos cortos y siete novelas.

Después de que Juan José Millás anunciara a Pron –que en la novela utiliza el seudónimo de No soy Estimer– como ganador, el escritor se puso de pie para agradecer al jurado: “La noticia de mi premio consiguió que me mantuviera callado por 10 minutos y quienes conocen a los argentinos saben que eso es muy difícil”.  Luego dijo unas palabras sobre Mañana tendremos otros nombres, que cuenta la historia de dos personajes sin nombre –Ella y Él– que se confrontan al amor en tiempos modernos, el amor en tiempos de Tinder.

De sus publicaciones resaltan también los títulos, que le han ganado tanto comentarios, como ventas, pues rebosan astucia y también humor. “Es lo único que me esfuerzo en escribir, todo lo demás lo escriben escritores anónimos a los que contrato para que hagan mis libros”, dijo entre bromas.

Estos son algunos de esos títulos que le han valido el reconocimiento de ser uno de los 22 mejores escritores en español y el Premio Alfaguara, que desde 1965 recompensa a las mejores novelas.

Premio alfaguara 2019, Pron

Nadadores muertos (2001)

Esta fue la segunda novela publicada por Patricio Pron. Se trata de una novela cómica sobre el lenguaje o una alegoría sobre la desaparición de personas, donde convoca los universos de Kafka, Carroll y la farsa de Roberto Arlt.

“P está desayunando, entreteniéndose en empapar una galletita en el café, cuando los hermanos Atlántico y Pacífico Sosa llaman a la puerta de su casa. P debe cumplir con el requisito de presentarse en la sede del Club de Nadadores Muertos, cuyo socio estrella es Brian Jones, el célebre guitarrista de los Rolling Stones y único integrante de la categoría Idiotas de Natatorio, compuesta por las personas que han muerto ahogadas en sus propias piscinas.

Como P no recuerda haber llenado nunca una solicitud de ingreso a un club de tales características, acompaña a los hermanos Sosa para aclarar su situación. ¿Debemos decir que P no sale nunca del pasillo que decide atravesar? ¿O que si sale, el que sale no es igual al que ingresó? Algo parecido puede pasarle al lector de Nadadores Muertos una vez que entre en el extraño mundo de Patricio Pron, compuesto por cabezas de pescado podridas, expedientes interminables, una chica linda que quiere que le cuenten cómo es un barco y un falso chino que se hace llamar “El Oriental”.

Una Puta Mierda (2007)

“La sospecha y la incertidumbre son los temas principales de mi generación literaria. Un día alguien escribirá las otras cosas de la guerra de Malvinas de las que yo nada digo aquí: las maestras que nos mentían, los padres asustados que nos mentían, la prensa imbécil que nos mentía. Quien lo haga, en particular si es de mi edad, sabrá que aquella guerra fue para nosotros una victoria secreta porque trajo a nuestras vidas la mentira y el engaño, que son las únicas herramientas de un escritor”, declaró el autor sobre su tercer novela publicada.

Es una fábula negra sobre la guerra y la historia oficial que los niños argentinos cargan sobre sus hombros. Es la irreverencia de una patria pútrida.

Premio Alfaguara 2019, Una puta mierda

El Mundo sin las personas que lo afean y lo arruinan (2010)

Este libro compuesto por dieciocho relatos fue con el que Pron posicionó su nombre como escritor. En ellos hace una extraordinaria exploración de la identidad, la memoria, la mentira y sobre todo, la escritura como profesión, arte y forma de vida. Aquí salen a la luz los secretos de los escritores, su lucha y determinación, el orgullo insensato del nombre que irá debajo del título, pero también la gloria, íntima y secreta.

“Relatos de exquisita soledad, la sofisticada frialdad en el estilo y la penetración de la tristeza que imponen puede justificarse por la obsesiva presencia en sus historias de las fotografías, como desnudas imágenes sin explicación posible”, reseñó Arturo García Ramos para la revista española ABCD las Artes y las Letras. 

Premio Alfaguara 2019, Libro pron

El espíritu de mis padres sigue subiendo en la lluvia (2011)

Esta novela, publicada en el 2011, cuenta la historia de un joven escritor argentino que regresa a su país de origen para despedirse de su padre enfermo, donde se adentra involuntariamente en la historia de su familia a la vez que en la suya propia.

Al hacerlo, procura comprender quién fue su padre y en qué creyó durante los años que precedieron a su nacimiento, un período de convulsión política en Argentina. También descubre que su padre buscaba antes de morir a un hombre desaparecido en extrañas circunstancias, y se pregunta sobre este extraño paralelismo.

Desde el primer momento se intuye la gravedad del asunto, que apunta al sustrato podrido de una pequeña comunidad de la Pampa argentina, pero también una segunda simetría: el desaparecido era hermano de una joven amiga de su padre, secuestrada y asesinada por las fuerzas represivas del Estado argentino en 1977. La búsqueda del joven escritor argentino que narra esta historia se convierte en la de un padre pero también en la de una respuesta, por dolorosa que ésta sea.

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles

(Quizá uno de sus mejores títulos.)

No derrames tus lágrimas por nadie que viva en estas calles habla de cómo, a mediados del siglo XX, el arte se convirtió en política y la política en crimen. Una vez más, Patricio Pron profundiza en la Histroria, en la culpa y en aquello que nos une a nuestros predecesores, para indagar en el significado de la literatura y cómo puede ésta cambiarlo todo, hasta la percepción de justicia.

José Martínez Ros la declaró como “una novela contada a través de las vidas ridículas o fantásticas de un puñado de escritores que pusieron sus plumas al servicio de las utopías totalitarias y pagaron un elevado precio por ello”.

La vida interior de las plantas de interior (2013)

Recopilación de relatos en el que lo irreverente, lo dulce y lo descorazonado conviven entre sus 144 páginas, teniendo un peso mayoritario sobre el conjunto los relatos sobre literatura, libros y el mundo de la creación literaria, tema por el que el escritor argentino se inclina y reflexiona constantemente.

Los personajes de La vida interior de las plantas de interior son una mujer que llora al ver la portada de una revista de decoración en un supermercado, un anciano encerrado en el baño de un avión que cree que se va a pique, el jurado de un concurso literario de provincias que por fin descubre al genial escritor que siempre ha estado buscando, un perro que aparece en cincuenta y cuatro pinturas de Pablo Picasso y odia a los comunistas, un albatros que vive en la gran Mancha de Basura del Atlántico, un caballo prehistórico que piensa en Empédocles de Agrigento, una joven que sólo come puré de patata deshidratado, un escritor que descubre las potencias de la ficción, una mujer en una lavandería en Bélgica que lee noticias de actrices porno muertas, dos aspirantes a escritores que giran en la nada y otro que vive bajo el gran escritor argentino vivo, un niño que se corta las piernas y el rostro con un cuchillo, dos amigos que les ponen caras a las nubes, una florista obsesionada con un viejo cliente suyo y un actor porno que huye de sí mismo.

Premio Alfaguara 2019, Libro


Más en Gatopardo:

Gatopardo Recomienda

Ver Más