Donde nace el cine
Después de presentarse en el Festival Internacional de Cine de Venecia, Carlos Reygadas estrenará en México su nueva película
septiembre 4, 2018

De las características principales del cine de Carlos Reygadas, director mexicano que en ocasiones ha sido llamado “genio” y “pretencioso” dentro de una misma oración, son los paralelismos que establece entre la historia de los personajes y su vida. Mediante este recurso explora minuciosamente el comportamiento de la sociedad mexicana, en estratos sociales en los que difícilmente se interesa la industria comercial de nuestro país.

Por ejemplo, en Post Tenebras Lux —cinta por la que recibió el premio a Mejor Dirección en el Festival de Cine de Cannes—, Reygadas presenta a una familia que, acostumbrada a la urbanidad, llega a asentarse en Tepoztlán (donde el autor capitalino vive y tiene sus estudios), hecho con el cual desarrolla una reflexión personal sobre la diferencia de clases en las zonas rurales. En Luz silenciosa muestra la importancia de la religión y el peso del conservadurismo en una comunidad menonita de Chihuahua, donde un hombre se debate entre la culpa y el deseo, debido a una relación extramarital que mantiene con otra mujer de la agrupación.

“Para mí, el arte es básicamente aquello en lo que un ser humano puede expresar, aunque sea colateralmente, algo que tiene que ver con el misterio de la existencia”, explicó el realizador durante una master class, en 2015. Ahora, en su quinto largometraje, Nuestro tiempo, enfoca su atención en uno de los temas que más le interesan: las dinámicas de poder en una pareja abierta.

En la película, estrenada en el Festival Internacional de Cine de Venecia, Reygadas interpreta a Juan, un reconocido poeta que ha abandonado momentáneamente su carrera creativa para dedicarse a la crianza de toros de lidia en un rancho de Tlaxcala. Sin embargo, su tranquilidad y estabilidad se verán interrumpidas cuando su esposa Esther (Natalia López), con quien mantiene una relación abierta, parece haberse enamorado de otro hombre. Incapaz de cumplir las expectativas que tiene de sí mismo como autor, padre y esposo, Juan se rinde ante los celos, y la brutalidad y la desesperación comienzan a hacerse presentes en su matrimonio.

Nuestro Tiempo, int1

“Tuve ganas de hacer esta película porque habla de cosas que son muy relevantes en el mundo de hoy”, confiesa Reygadas en conferencia previa a su partida a Venecia. “Esta mezcla de una especie de mundo que está en desuso (el de la crianza de toros) con este mundo tan claro y contemporáneo genera una tensión que a mí me parecía importante investigar o explorar”.

Durante la cinta, de tres horas de duración, el también director de Japón y Batalla en el cielo construye un puente metafórico entre la crianza de toros y las relaciones personales, justificando así uno de los conflictos del personaje principal: “En el mundo animal, la sexualidad parte del principio de que la masculina es difusa y la femenina es concreta; también esto se da en el mundo humano. A pesar de que sabemos que somos seres racionales, se nos olvida que todos somos animales”, detalla.

Para la producción de su largometraje, que abarcó más de cuatro años, con locaciones en Morelos y la Ciudad de México, el realizador creó secuencias espectaculares en las que, apoyado por el cinefotógrafo Diego García, el ruido de un motor de auto o la armonía de un concierto de timbales incrementan la tensión en pantalla. Sin alejarse de sus tradiciones, recurriendo a una escena donde la violencia visceral rompe con la tranquilidad del campo, Reygadas ofrece en Nuestro tiempo (previamente titulada Donde nace la vida) una colección de sus obsesiones.

“Carlos Reygadas nos presenta a México a través de una mirada tan provocadora como original”, explica el crítico de cine Ernesto Diezmartínez en entrevista con Gatopardo: “Es un auténtico autor fílmico en el sentido más clásico del término”. Quizá la palabra autor, aún en su corta filmografía, sea la mejor para describir el trabajo de uno de los cineastas más importantes del cine nacional contemporáneo.


 

Más en Gatopardo:

Los adioses: Natalia Beristáin, Rosario Castellanos y el eterno femenino

Chavela: El documental de la cantante vernácula Chavela Vargas

Ver Más