Paris Martínez, Autor en Gatopardo

Paris Martínez


El teatro que usa tu cabeza como escenario: Laberintos

La obra Laberintos, dirigida por Rafael Sandoval Roquet, no supone que los espectadores son sumisos, por el contrario, busca interpelarlos directamente. Mediante la analogía del laberinto, la obra quiere provocar que cada persona del público se reconozca y reconozca a los otros, y así hacer valer el principio de que el arte involucra a cada conciencia.


Actualidad, Reportajes

Chemuyil, semillas sin tierra en la selva maya

Aldea Coral es un complejo de lotes residenciales a la venta a un costado de Ciudad Chemuyil, Quintana Roo. Uno entre una decena de complejos proyectados por las autoridades que cambiarán no solo el rostro de la selva tropical, sino el de un territorio que ha sido habitado por los empleados de bajo ingreso de la industria turística. Esta es una continuación a nuestra cobertura sobre la deforestación en la selva maya.


Actualidad

La salud mental del Ejército: la otra cara de la guerra contra el narco

Según documentos filtrados, la Sedena solo ha realizado dos estudios sobre salud mental entre los militares. No se conoce el número exacto de soldados con estos padecimientos, pero sí se sabe que sufren de estrés postraumático, ansiedad y depresión, y que 237 se han suicidado en los últimos seis años, en el marco de la “guerra contra el narcotráfico”.


Actualidad

Militares mexicanas: discriminadas, acosadas y en riesgo

Una serie de documentos internos de la Sedena, filtrados por el colectivo clandestino Guacamaya, muestran que las militares sufren acoso y discriminación constante. De forma recurrente, hay hombres militares que entran a los dormitorios de ellas (o lo intentan), los mandos deciden no autorizar licencias de maternidad y hay casos graves de hostigamiento laboral, acoso sexual y represalias.


Reportajes

Los guardianes de Chemuyil: los mayas resguardan la selva

Enclavada en el sur de la Riviera Maya, donde se levantan complejos hoteleros de cinco estrellas entre selvas tupidas y playas de arena blanca, se encuentra Chemuyil. Aquí el furor turístico avanza de manera descomunal: desplaza a los habitantes originarios y vuelve privadas sus playas. Actualmente diez desarrollos podrían extenderse sobre más de 400 hectáreas de áreas naturales. Por eso los mayas se organizan para preservar estos ecosistemas, cruciales en la lucha contra el cambio climático.