El rincón de las ballenas
En Laguna San Ignacio el avistamiento de ballenas es una experiencia inigualable.
abril 2, 2019

Todo ser humano tiene que ir a ver ballenas alguna vez en su vida. En uno de los parajes más inhóspitos de México, en Laguna San Ignacio en la Reserva de la biosfera El Vizcaíno, Baja California Sur, no sólo puedes verlas sino también tocar un pedacito de sus impresionantes 30 000 kilos. Llegar aquí no es fácil, pero la recompensa merece la pena. Lo más recomendable es hacerlo con una de las compañías que llevan trabajando años en la zona, como Baja Expeditions o Kuyima, ambas con amplia experiencia. Ellos se encargarán de todos los detalles: comida, traslados y ballenas incluidos. 

En esta parte del mundo, aislada y casi deshabitada, no hay hoteles de lujo ni bares. Uno duerme en campamentos y cabañas de madera, va al baño en letrinas ecológicas y se puede bañar con agua caliente sólo si hubo suficiente sol para cargar los paneles solares. La vida es simple, tranquila, dura para los habitantes locales, pero naturalmente maravillosa. No hace falta más que el cielo que a veces parece estar a metros de la cabeza; el desierto de un lado y el agua verde e infinita del otro. 

Laguna San Ignacio Avistamiento de Ballenas

Las ballenas grises vienen de diciembre a abril, una especie sociable que quizá, al vivir más cerca de la costa, ha tenido mayor interacción con los humanos.

Las ballenas grises vienen de diciembre a abril. Es una especie sociable, quizá porque al vivir más cerca de la costa ha tenido mayor interacción con los humanos. Laguna San Ignacio es el paraíso para estas ballenas nórdicas que recorren cada invierno entre 8 000 y 10 000 kilómetros (durante alrededor de 170 a 180 días) para cortejarse, aparearse y tener a sus crías. Es una de las ocho especies que vienen a México y fue durante muchos años la primera en estar en la trágica lista de animales en peligro de extinción: llegó hasta los 3 000 ejemplares en la década de los sesenta. Hoy son más de 22 000 en todo el planeta. 


Otros destinos que te puede interesar:

Un viaje por las nubes

La joya de Celestún

San Carlos, Sonora


Entre los campamentos de la zona (todos están ubicados en la costa: tiendas y búngalos sencillos) hay uno que llama la atención: es Kuyima, el campamento de investigación que trabaja con el apoyo de la Alianza WWF-Telcel. Allí cada año llegan científicos y estudiantes de maestría y doctorado a hacer su tesis, así como amantes de los cetáceos de todo tipo. Durante la época de avistamiento sólo se permiten 16 pangas al mismo tiempo en la laguna y sólo se les dan 27 permisos a los lancheros. Es un método que adoptaron los pescadores de la zona y que les ha funcionado muy bien. Menos gente mejor repartida, más ballenas cada año. 

Laguna San Ignacio Reserva de la Biosfera

Laguna San Ignacio en la Reserva de la biosfera El Vizcaíno, en Baja California Sur, México.

Desde hace unos años se dieron cuenta de que si cuidan su recurso, los mamíferos seguirán viniendo cada año y los visitantes que quieren verlas. Ellos mismos se autorregulan, se organizan y controlan; no se acercan a las ballenas, dejan que ellas se acerquen y no permiten que haya más de dos pangas cerca de un animal. Y quizás ése sea el éxito del lugar y la razón por la cual cada año la ballena gris migre desde las costas de Alaska hasta las lagunas de Baja California, como San Ignacio, Ojo de Liebre y en Bahía Magdalena. 

Laguna San Ignacio es un ejemplo mundial de cómo se tiene que hacer un avistamiento: un trabajo entre la comunidad local y los científicos, así como con los diferentes programas de conservación que se llevan a cabo en la región, que hace suponer que se mantendrá igual, que nada va a ser afectado, ni las ballenas, ni los hábitats, al menos por cinco años.

*Éste es un fragmento del libro Viajes con consciencia en México. 130 experiencias que transforman, publicado por Travesías Media. 

Ecoturismo Kuyima
kuyima.com

Baja Expeditions
bajaex.com 

Guía práctica

Latino Film Festival Todos Santos, Baja California Sur
todossantoscine.org; jovenesenvideo.org
Se celebra a finales de febrero desde hace ya más de 10 años. Fundado en 2004 por Sylvia Perel, la directora y fundadora del Festival de Cine Latino de San Francisco, este evento que dura toda una semana reúne cortos y largometrajes, documentales, conferencias, mesas redondas y fiestas.
11 Torolab Tijuana, Baja California 

La Granja Transfronteriza
Calle Iztaccíhuatl y Callejón de las Vírgenes, col. Camino Verde, Tijuana
FB: Torolab; FB: La Granja
La Granja Transfronteriza tiene un espacio propio en el barrio de Camino Verde. Aquí los vecinos elaboran conservas con los productos que ellos mismos cultivan por las calles del barrio. También funciona como centro comunitario para realizar talleres y eventos, juntas y fiestas. 

The Hotelito
Rancho de la Cachora, Todos Santos
T. (612) 145 0099;todossantoscine.org
Sólo cuatro habitaciones, todas ellas decoradas con el gusto impecable de Jenny Armit, la dueña inglesa de este precioso hotel que está a las afueras del pueblo. Los desayunos son memorables. 

Ramonetti 1911
Rancho La Campana, Real del Castillo; Valle de Guadalupe, Baja California

Para reservar tu visita, marca al restaurante Manzanilla
T. (646) 175 7073; todossantoscine.org
En este rancho precioso, más o menos a una hora de Ensenada, puedes ser testigo del proceso de elaboración de queso artesanal, y después disfrutar de una degustación. Recomendamos comer allí: tienen un pequeño restaurante en el que la carne es la estrella.

Gatopardo Recomienda

Ver Más