Mezcal 400 conejos: Un encuentro con los dioses
Una de las leyendas más populares de Oaxaca dice que un buen mezcal puede acercarte a los dioses.
febrero 22, 2019

Anteriormente se decía que al consumir esta bebida típica de la región oaxaqueña, uno de los hijos de Mayáhuel, la diosa mexica del maguey, se apoderaba del cuerpo del comensal y comenzaba a dictar su comportamiento. Los Cenzontotochtin —o 400 conejos, como se le conocen a los descendientes de Mayáhuel— dominaban a todos aquellos los que consumían solo unas gotas del mezcal, formando un vínculo entre los dioses y los humanos.

Bajo esta historia es como surge el Mezcal 400 Conejos, reconocido por su delicado sabor, sus sutiles aromas y una elegante nota ahumada que denotan su origen 100% agave Espadín y su detallada elaboración hecha por maestros mezcaleros de Santiago Matatlán, Oaxaca.

Mezcal 400 Conejos

Para preservar el gran legado mezcalero de Oaxaca y respetar a las leyendas que nos acercaban a los dioses, Mezcal 400 Conejos está hecho bajo un proceso artesanal, en el que cada uno de los agaves ideales para la creación del mezcal son seleccionados manualmente por el Maestro Mezcalero Don Tacho.

Después de su corte, en el que se deja un poco del maguey en la tierra para que el corazón del agave no pierda sus propiedades, lo que le da un cuerpo robusto y artesanal al mezcal, los agaves son cocidos en un horno con ocote, mezquite y encino, para después ser triturados, puestos en tinas de madera hasta llegar a su punto de fermentación óptimo y, finalmente, puesto a un riguroso doble proceso de destilación en ollas de cobre que resalta las notas de sabor y dan como resultado un mezcal de sabor sutil y fino.

Mezcal 400 Conejos

Sin embargo, el proceso artesanal no se detiene cuando el mezcal está listo para embotellarse, pues Mezcal 400 Conejos siempre ha puesto especial atención en el embotellado de su producto. Prueba de ello es una edición especial y limitada de su etiqueta, creada por el artista plástico e ilustrador mexicano Cocolvú.

La pieza está inspirada en la Leyenda de los 400 Conejos y en un paradisíaco escenario natural de Morelos, lleno de maravillosos colores, flora y fauna sin igual. “Como artista, estoy obligado a dibujar y pintar en lo que se cruce en mi camino. ¿Por qué parar en pinturas y murales, cuando puedes pintar en sofás, mesas, sillas, puertas, tenis y botellas de Mezcal?”, declara el artista, cuyo nombre proviene de la mezcla de su apodo de la infancia Coco, por la resistencia de su cabeza tras golpear el suelo durante un juego de fútbol a los siete años, y el texto tradicional Popol-Vúh.

La botella de edición limitada sólo está disponible a la venta por internet y con un número reducido de ejemplares, convirtiéndose en un indispensable en la vida de un verdadero amante del mezcal. Mezcal 400 Conejos busca que la gente se motive, sonría, se divierta y reaccione ante el colorido arte tradicional capturado por Cocolvú y detallado en el sabor de la bebida, suficiente para sentir el contacto con los dioses que solo puede provocarse después de disfrutar un buen mezcal.

Mezcal 400 Conejos

 

 


Más en Gatopardo:

Un recorrido por las cantinas favoritas de Carlos Monsiváis

Deleted Souls: Un bar en la Condesa que parece un taller de alquimista

Destilería Los Danzantes: Sin maguey no hay mezcal

Ver Más