Una ola de cambio en la industria textil - Gatopardo

Una ola de cambio en la industria textil

En la reformulación de las técnicas de producción textil, con miras a la implementación procesos más responsables, The New Denim Project presenta una vía de reciclaje de alta calidad que ha impactado a la industria desde Guatemala hasta Japón.

En las últimas décadas, la industria textil se ha posicionado como la segunda más contaminante para el planeta, situándose únicamente por debajo de la petrolera. En América Latina éste sector ha provocado la polución de diversos canales que componen los cuerpos de agua en la región, ríos, lagos y lagunas que desembocan en el océano. Los textiles hoy en día son más baratos y accesibles que nunca; sin embargo, estos precios tan bajos resultan incosteables para la Tierra y, en consencuencia, para la raza humana. Los ríos de Guatemala, una nación en la que la producción de textiles es una de las más voluminosas dentro de su economía, han sido dramáticamente afectados. Con más del 95% de sus torrentes acuíferos contaminados, se estima que el 20% se deriva de la industria de los tejidos. Frente a éste alarmante panorama ambiental y social, surge un proyecto de origen guatemalteco que lucha por transformar los principios de la producción textil. En 2016 The New Denim Project, una línea de telas recicladas que tras seis años de operación se ha convertido en todo un movimiento a nivel internacional, nace con la intención de reivindicar la concepción que se tiene sobre la ropa como un recurso desechable.

Bajo el liderazgo de las hermanas Arianne, de 34 años, en el ámbito creativo, y Joanna Engelberg, de 32 años, en el área comercial, ésta marca inicia como un esfuerzo por reanimar Iris Textiles, el negocio de su padre Jaime Engelberg, quién a la vez heredó éste legado de su propio padre. Para crearla, a más de 60 años de la fundación de un taller que comenzó como tintorería en la capital de Guatemala, Arianne y Joanna se sumergieron en la investigación y los experimentos de su progenitor en la elaboración de telas recicladas de prendas mezclilla. Desde 2006 Jaime, ingeniero textil, ha incursionado en la hilatura de telas a partir de fibras cortas –término que se emplea para denominar a las fibras de hilo que se han obtenido de la ruputura o reducción una pieza textil preexistente–.

The-new-denim-project-Joanna

Joanna Engelberg en Zii Ropa, Ciudad de México. Fotografía por Andrea Cinta.

En conversación con Gatopardo, Joanna explica que recuperan su materia prima, la mezclilla, en grandes magnitudes para darle una segunda vida. Mediante un acuerdo con importadores de ropa “de paca” que introducen a Guatemala cerca de 150 contenedores repletos de indumentaria cada mes, las fundadoras de The New Denim Project reciclan el producto que no es vendido, que oscila entre el 20 y el 25% de la importación. “Por otro lado también estamos haciendo un proyecto con marcas, al que llamamos nuestro circularity system project. Muchas marcas hoy en día ya están teniendo que hacerse responsables por sus desperdicios, ya sea de producción o de productos que no logran vender. Los rompemos y los volvemos a procesar, sin agregar fibra sintética, para mantener los productos lo más natural posible y así tejemos nuestras telas”, entre éstos nombres se encuentra un proyecto con la diseñadora norteamericana Elieen Fischer. “Cuando tú ya no quieres una prenda de Eileen Fischer puedes retornarla a la tienda y ellos se harán cargo de usarla para otro patrón o mandarla a nuestra planta para que sea reciclada”, completa Arianne.

Cientos de kilos de mezclilla son reutilizados para hilar tejidos planos de algodón versátiles y sin tintes añadidos, que van desde la manta y el canvas, hasta el twill, la lona y popelina. El distintivo de su proceso se encuentra en la congruencia de crear algo integramente sustentable, en palabras de Arianne: “Deshacemos los retazos de tela hasta que se vuelvan fibra de nuevo. Quedan hilos cortos, de más o menos media pulgada, con los que es complicado trabajar porque los tienes que retorcer y tienen que aguantar. A diferencia de otras marcas que reciclan, nosotros no utilizamos fibra sintética en la producción de nuestras fibras. Hoy en día es muy fácil reciclar si incorporas éste tipo de fibras. Algunos usan poliéster, que es un filamento larguísimo, y ya lo único que hacen es colar las fibras cortas a la fórmula. Y entonces es solucionar un problema, pero crear otro”. Las prendas hiladas con materiales sintéticos liberan microplásticos al ser lavadas, partículas que terminan por infectar el océano. “Está comprobado que la vida marina ya ingiere estos microplásticos que son imposibles de recoger”, agrega.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.