Tenoch Huerta y los juegos de los opuestos

mayo 08, 18
Santiago Ruiseñor
“Mi lucha, más que contra la gente racista, ha sido contra mí mismo, contra lo que me enseñaron, contra la educación de obrero, es decir, que me educaron para obedecer y no para ser líder.”
Carlos Jesús González, columnista de la revista Cine Premiere: “Tenoch destila rudeza y ternura al mismo tiempo, me recuerda al Marlon Brando de Un tranvía llamado deseo, ambos juegan con esa ambigüedad. Hay poquísimos actores que pueden manejar esas dos facetas simultáneamente.”
“Nos enseñaron a sentir verguenza de lo que somos, nos dijeron que éramos pinches idios que sacaban corazones.”
“El eje más importante de mi vida es mi paternidad. Yo por nadie renunciaría a ser actor, pero si tengo que barrer calles para darle comida a mi hija, lo haría. Mi trabajo más sagrado es proteger, educar, criar y amar.”
“Yo me volví actor la segunda vez que fui a Cannes. […] Con 2 500 cabrones aplaudiéndome durante 20 minutos en la sala de cine más importante del mundo me cayó el veinte.”
“Si pienso en quién impulsó mi carrera, pienso en Everardo Gout, él me dió mi primer protagónico en Días de gracia. Sus productores le quitaron el presupuesto porque insistió en que yo fuera el actor y él les dijo “prefiero no hacer la película a hacerla con otro actor.”

Tenoch Huerta durante la entrevista que hizo para Gatopardo.