Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer: la revictimización

25N: la razón por la que las mujeres no denuncian

Por cada sentencia que dicta un juez por delitos sexuales, se abren 26 carpetas de investigación nuevas en la Ciudad de México. La impunidad perpetúa los casos de violencia contra la mujer, cómplice de la cifra negra y la omisión de la autoridad. ¿Qué obstaculiza el derecho a la justicia de las mujeres mexicanas?

Tiempo de lectura: 5 minutos

“¿Y por qué apenas vienes a denunciar?”, “¿vienes para vengarte?”, “¿por qué no lo corriste?”, “¿por qué seguiste con él?”, “¿qué traías puesto?”. Las preguntas aturdieron a Mariana. Se enfrentó a lo mismo cada vez que la joven de 23 años narró ante diferentes autoridades, como parte de su denuncia, el momento de la violación que sufrió a manos de su expareja. Este 25N, Día Internacional de la No Violencia contra la Mujer, ellas siguen padeciendo la revictimización de las autoridades.

Primero, una funcionaria del programa Abogadas de las Mujeres —que el gobierno de la Ciudad de México implementó para dar orientación gratuita, con la promesa de brindar atención con perspectiva de género— la cuestionó por el tiempo que le había tomado acudir a levantar una denuncia. Luego, también dentro de la fiscalía de justicia local, la dirigieron al área de delitos sexuales y, tras un tiempo considerable de espera, otra mujer insistió reiteradamente en que su denuncia se trataba de una venganza por despecho. Ante la agente del Ministerio Público que tomó su declaración, el nivel de estrés bajó; pudo volver a narrar cronológicamente lo que ocurrió y no recibió ningún cuestionamiento ni revictimización. Incluso en la revisión física –innecesaria, considerando que el delito se cometió años antes– recuerda no haberse sentido tan vulnerada. Pero cuando la pasaron a la oficina de la psicóloga forense todo empeoró.

“Ahí fue cuando me rendí. Te mete en una presión fuerte, te explica que básicamente ella va a decidir si la violación ocurrió o no. Yo tengo pruebas. Tengo una grabación donde él confiesa que me violó y aún así toda la responsabilidad se recargó en mí”, dice la joven. La psicóloga le exigió representar gráficamente en qué posición estaba su cuerpo en el momento de la agresión, que ocurrió sin consentimiento porque Mariana estaba dormida. Le preguntó qué ropa estaba usando. La acusó de mentir. Mariana tuvo un ataque de ansiedad a la mitad de la sesión y la obligaron a trasladarse desde el centro de la ciudad hasta la alcaldía Tlalpan, al Hospital Psiquiátrico Fray Bernardino Álvarez para atender la crisis que las autoridades provocaron con su revictimización. “Lo gracioso es que me atendió un doctor hombre y ahí recibí más empatía. Ya no quise regresar a la fiscalía. Detuve el proceso de denuncia. Quienes deberían ayudarnos, terminaron de romperme”.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.