Brenda Estefan, ¿por qué quieres gritar?
Especial patrio
septiembre 13, 2019

México está inmerso en una crisis de muchas caras, y sí, tenemos muchas razones para gritar, pero no precisamente en tono de celebración. Con el pretexto de lo que solemos llamar “mes patrio” decidimos abrir un espacio para el análisis y el debate en torno a los problemas más profundos de nuestro país y atrevernos a plantear estrategias como sociedad civil para solucionarlos.

Se trata de dejar de lado el típico “grito de Independencia” y utilizar la voz, en cambio, para imaginar maneras de enmendar el rumbo.

Estas son las voces de ciudadanos de distintas edades, profesiones e ideologías que decidieron sumarse a esta intención, esperando que no se quede solo en eso.

***

¿Cuáles son los tres problemas que más te preocupan de México?

Violencia: ¿Quién en este país no está preocupado por la terrible inseguridad en la que vivimos? Todos los días despertamos con noticias de nuevos episodios de violencia espeluznante. Antes sólo nos tocaba leerlos en los periódicos o escucharlos en los noticieros pero cada día somos más lo mexicanos que tenemos historias que contar de primera mano sobre la violencia que se vive en nuestro país. El índice de homicidios por cada 100,000 habitantes se encuentra en su nivel más alto desde que se tienen registros y la tendencia a la alta parece ser la constante en el agregado de los últimos 13 años. Algunos se quejan de “los muertos de Calderón”, otros de “los muertos de Peña Nieto” y unos más de “los muertos de AMLO”. Cuándo vamos a entender que los muertos son de México. Y que el estado mexicano enfrenta un enorme reto frente a la fortaleza del crimen organizado y la prevalencia de la impunidad. 

Desigualdad Social: México cuenta con una de las 14 mayores economías del mundo, somos el décimo tercer país que más exporta y sin embargo, más de 55 millones de mexicanos viven en pobreza y de acuerdo al coeficiente de Gini, que mide la desigualdad económica de una sociedad, México es el quinto país más desigual del planeta. Cuando prevalecen semejantes desequilibrios se acumula encono social, desesperación y tierra fértil para diversos problemas sociales. Un México mejor pasa necesariamente por la construcción de una sociedad más justa en la cual haya una mejor distribución de oportunidades. Si el desarrollo de los próximos años no es incluyente, simplemente no será. Parafraseando a un buen amigo, diré que este es el momento en que los pocos tendrán que actuar de manera determinante para resolver el problema de los muchos, si no el más grave problema que afrontarán los pocos será el estallido de los muchos.

Educación: El auténtico desarrollo de los países pasa por acceder a más y mejores niveles de educación que permitan lograr una economía más competitiva. La educación en nuestro país se encuentra estancada, presa de vaivenes políticos y caprichos sindicales. No nos podemos dar el lujo de quedarnos impávidos cuando el conocimiento arde en otras latitudes. El mundo está cambiando rápidamente y se abren oportunidades para aquellos que sepan adaptarse a los cambios de la manera más ágil, para ello los mexicanos contamos con enormes atributos como nuestra gran creatividad pero si no dejamos atrás el jaloneo que tiene por rehén a la educación de nuestros niños y jóvenes, y entendemos que la competencia en un mundo globalizado está del otro lado de las fronteras no podremos llegar lejos. 

¿Qué le pedirías a las autoridades para solucionarlos?

Estos problemas no tienen soluciones fáciles pero si se trata de asuntos urgentes, México no puede esperar. Necesitamos empezar ya a tomar las medidas que enderecen el camino. 

En el tema de la violencia, desgraciadamente los incentivos hoy son perversos, los jóvenes no encuentran oportunidades de desarrollo y en cambio se les plantea la vía rápida al dinero a través del crimen organizado y a un costo muy bajo pues la impunidad en nuestro país es de arriba del 95%. El gobierno tiene que trabajar para corregir este pésimo sistema de incentivos, por un lado generando más y mejores oportunidades para los jóvenes y por el otro disminuyendo los índices de impunidad. Para ello se requiere un sistema judicial eficiente del cual se erradique la terrible corrupción a través de políticas de transparencia y rendición de cuentas. 

En cuanto a la desigualdad social, México necesita mejores instituciones de política social. Urge modernizar los sistemas de salud pública y pensiones. No se trata de ninguna manera de una simple canalización de recursos a quienes más lo necesitan sino en todo caso de asegurarnos de que los recursos aportados contribuyan efectivamente a disminuir los niveles de pobreza y marginación, construyendo de esta forma un país más incluyente. 

El gobierno debe redoblar esfuerzos para construir un sistema de educación pública moderno, incluyente y eficiente. Además tiene que echar a andar una estrategia nacional que permita que los jóvenes adquieran las capacidades y herramientas necesarias para sobresalir en la economía del siglo XXI. 

¿Cómo evalúas la participación de la sociedad civil en la búsqueda de soluciones para estos problemas? ¿Qué tenemos que hacer como ciudadanos para enmendar el rumbo? 

Este 16 de septiembre debe ser no solo una ocasión para festejar sino también una ocasión para reflexionar sobre aquello que cada uno podemos hacer para mejorar nuestro país. La tarea no es únicamente de los gobernantes, cada uno de nosotros, desde nuestra pequeña trinchera tenemos que aportar para sacar a México adelante. Aquellos que más pueden, tienen y saben dentro de la sociedad mexicana tiene una enorme hipoteca social con aquellos que menos tienen, pueden y saben pues han sido privilegiados en un sistema profundamente injusto. Las elites (entendidas como grupos de mayor influencia en el país) necesitan despertar de su letargo social. Menos frivolidad, más conciencia social, más solidaridad y sobretodo más acciones concretas para mejorar nuestro entorno. 

Si bien la participación de los mexicanos en organizaciones de la sociedad civil ha aumentado en los últimos años, esta sigue siendo incipiente cuando se le compara con aquella de las sociedades más desarrolladas. Necesitamos más participación y de mayor calidad. Los mexicanos tenemos que involucrarnos más en lo público, tenemos que entender que de no hacerlo lo pagaremos muy caro. 

-Brenda Estefan, analista de política internacional


 

Visita el especial completo:

Este 16 de septiembre, ¿por qué quieres gritar?

Ver Más