Sofía Viramontes, ¿por qué quieres gritar? - Gatopardo

Sofía Viramontes, ¿por qué quieres gritar?

Especial patrio

México está inmerso en una crisis de muchas caras, y sí, tenemos muchas razones para gritar, pero no precisamente en tono de celebración. Con el pretexto de lo que solemos llamar “mes patrio” decidimos abrir un espacio para el análisis y el debate en torno a los problemas más profundos de nuestro país y atrevernos a plantear estrategias como sociedad civil para solucionarlos.

Se trata de dejar de lado el típico “grito de Independencia” y utilizar la voz, en cambio, para imaginar maneras de enmendar el rumbo.

Estas son las voces de ciudadanos de distintas edades, profesiones e ideologías que decidieron sumarse a esta intención, esperando que no se quede solo en eso.

***

¿Cuáles son los tres problemas que más te preocupan de México?

Educación. Me parece que, desde que existe México como país, ha habido una gran falta de atención en la educación pública. Creo que de ahí nace todo, como una primera semilla que marca el rumbo. Si no hay buena educación gratuita, para empezar, no se valora ésta como un bien básico y se considera una opción bastante irrelevante. Por supuesto, la gente que tiene que caminar tres horas para llegar a una escuela —que además es precaria y con maestros poco preparados— preferirán usar ese tiempo para otra cosa, como trabajar. Si el gobierno no ve la educación como algo vital para crear sociedades sanas, menos lo van a creer los ciudadanos, considerando que México es paternalista hasta las entrañas. Además, en las escuelas se debe educar a la gente a cuidar a sus vecinos, a que todos los seres vivos merecemos respeto, a que la sexualidad es un tema sano que no tiene por qué ser secreto y que entre más se sepa al respecto menos problemas habrán, a que existen alternativas, a que el dinero no lo tiene que ser todo. Si las escuelas abrieran el panorama y llegaran a todos, México se libraría de muchísimos problemas.

Falta de conciencia. Creo que todos, de una u otra manera, nos hemos vuelto inmunes a la realidad. No queremos ver a los desaparecidos, los asesinatos, los feminicidios, los secuestros, los suicidios, la hambruna, los incendios, las inundaciones, la basura, el sargazo, la pobreza, la injusticia, el smog, el tráfico, la falta de árboles, la falta de agua, la falta de derecho y la falta de humanidad. Mientras lxs mexicanxs no nos queramos dar cuenta de lo que realmente está pasando para hacernos responsables, probablemente todo se quede igual.

Pobreza. Hay gente que tiene que decidir entre comer una vez al día o subirse al transporte público. Muchísimos no tienen piso, con trabajos y tienen un techo. De escuela, ni hablar. Televisión sí, porque eso lo regala el gobierno. ¡Es cuestión de lógica! Una persona sin acceso a una calidad de vida humana no puede desarrollarse sanamente dentro de una sociedad. Esto no representa un pequeño porcentaje, sino a la mayoría de la población mexicana: en 2018 el CONEVAL reportó que 41.9 por ciento (52.4 millones) de la población vivía en situación de pobreza y 7.4 por ciento (9.3 millones) en pobreza extrema. Estos son los datos publicados por el gobierno, así que es muy probable que sea aún peor.

¿Qué le pedirías a las autoridades para solucionarlos? 

Por supuesto, empezar a asegurarse de que toda la población mexicana tenga acceso a educación de calidad gratuita. Esto no significa referirse a un párrafo de la constitución, sino asegurarse de que suceda. Por supuesto, si la corrupción sigue, esto nunca va a suceder porque los políticos consideran mejor guardarse billetes en el bolsillo que pagarle bien a unx maestrx y darles suficientes herramientas para que den bien sus clases.

También les pediría que fueran más conscientes con el medio ambiente, que se dieran cuenta de la necesidad de impulso a la agricultura y acabar con la deforestación. Por supuesto, que se hicieran responsables de sus actos, que tomaran conciencia y se dieran cuenta que todo es retroactivo, y mientras ellos no tomen buenas decisiones para la sociedad, ellos no podrán vivir en un país seguro, justo y limpio.

¿Cómo evalúas la participación de la sociedad civil en la búsqueda de soluciones para estos problemas? ¿Qué tenemos que hacer como ciudadanos para enmendar el rumbo?

Me parece que la clave está en la participación ciudadana, pero llevada a un nivel mucho más profundo. No se trata de ir a votar el 1 de julio, se trata de hacer lo predicado. Se trata de cuidar al vecino y al vecino del vecino. Y a todos los demás. Se trata de dejar de discriminar y de hacer conciencia de que nuestras acciones tienen consecuencias. El gobierno tiene una tarea titánica, por supuesto. Tienen que darle a la gente las herramientas para poder hacer esto: comida, educación, trabajo, calidad de vida. Pero el resto de la chamba es nuestra.


 

Visita el especial completo:

Este 16 de septiembre, ¿por qué quieres gritar?

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.