¿Hacia dónde va el voto en Arizona? ¿Trump o Biden? - Gatopardo

¿Hacia dónde va el voto en Arizona? ¿Trump o Biden?

En Arizona, un estado tradicionalmente republicano y de políticas muy duras contra los inmigrantes, se gestan cambios que podrían llevar a una sorpresa en la próxima elección.

Tiempo de lectura: 9 minutos

El calor es asfixiante, pero el aire que se respira en San Luis no es tan seco como en otras partes del estado. El paso del río Colorado hace de este pueblo de 35 mil habitantes un oasis en medio del desierto de Arizona. Al norte de San Luis se extienden los campos verdes que han dado al condado de Yuma el mote de “la capital mundial de la lechuga”. A la entrada del pueblo, se amontona la propaganda de los candidatos presidenciales de ambos partidos. Los letreros están casi todos en inglés, a pesar de que el 97% de los habitantes de San Luis son latinos y el español es el idioma que se habla en las calles.

Carmen y Justina me cuentan su historia mientras caminan al ritmo del azadón con el que deshierban los interminables surcos de lechuga romana. Carmen nació en Sonora y se casó con un militar estadounidense. Justina migró de Sinaloa siendo muy joven y sus dos hijos nacieron en Estados Unidos. Hoy ambas son ciudadanas estadounidenses.

–¿Ya saben por quién van a votar? –les pregunto. Cruzan miradas y les gana una risita cómplice. No responden.

–¿Ninguno les gusta? –insisto. Vuelven a reír.

–¿Qué tal que el jefe se entera de lo que dijimos y luego nos quedamos sin trabajo? –me dice Justina y se queda pensativa unos segundos. De pronto, rompe el silencio y dice a buen volumen, mientras señala a un hombre de camisa gris que se encuentra a unos metros:

–Pregúntale a Rodolfo, él tiene muchas opiniones.

Rodolfo escucha la conversación a la distancia y se le escapa un gesto de reproche hacia sus compañeras. Joaquín, que no es ciudadano americano, aprovecha para sumarse a la embestida contra Rodolfo:

–Sí, ¡que Rodolfo te cuente lo que piensa! –dice, entre la broma y la provocación.

Rodolfo se niega, riéndose:

–Ahí está el jefe, no nos vaya a llamar la atención.

Me quedo con ellos un rato. Me explican los ciclos agrícolas, me muestran las especies que cultivan y me cuentan que en ese campo trabajan mexicanos y estadounidenses de manera indistinta. Todo indica que hablan mucho de política, pero sólo cuando el jefe no está cerca.

–Te voy a decir sólo una cosa –murmura Justina cuando me despido–: yo voy a votar por los que más se preocupan por nosotros.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.