La violenta subcultura de célibes involuntarios
Entre los hombres que se identifican con este concepto se han gestado ya varios crímenes de odio.
agosto 6, 2019

Hombres vírgenes incapaces de establecer relaciones amistosas, amorosas o sexuales con mujeres, siempre han existido. Sin embargo, este argumento fue utilizado por Elliot Rodger en 2014, cuando mató a seis personas con un arma de fuego y un cuchillo.

Antes de perpetrar los asesinatos, Rodger publicó un video en YouTube, sentado en un automóvil de lujo en el que se quejaba de ser “virgen a los 22” y de “no haber siquiera besado a una chica”.  Decía que él era un caballero y no entendía por qué las mujeres no querían tener relaciones sexuales con él. En el post critica además a los jóvenes miembros de una fraternidad en la universidad, por considerarlos muy atractivos y con la capacidad de “tener” a las chicas que él deseaba.

En su manifiesto de 140 páginas, además del video de YouTube, Rodger -hijo de un productor de cine en Hollywood- dijo que no tenía otra opción mas que acabar con las vidas de quienes lo atormentaban. Se autodenominó “la única víctima de todo esto” e insistió en que “él era el bueno”. Tras los asesinatos, Rodger se suicidó.

Cuatro años después, en abril de 2018, Alek Miassian, de 25 años de edad, arrolló un grupo de peatones en Canadá. Diez fallecieron y 14 quedaron heridos. Antes de los crímenes, escribió en su Facebook que “la rebelión Incel apenas empezaba”. Anunció que se vengaría de los “Chads y las Stacys” y hacía un llamado a venerar al “Supremo Caballero Elliot Rodger”.

Los Incels o “célibes involuntarios” son hombres que se consideran heterosexuales y culpan a las mujeres por su fracaso para relacionarse con ellas. Como ellos, hay decenas de miles de hombres que entran a foros de internet cada día donde comparten su sentir. Los Incels llaman “Chads” y “Stacys” a los hombres y mujeres que son populares y atractivos, bajo un concepto cargado de estereotipos.

Los hombres que suscriben a estos principios, suelen también coincidir con la ideología de una supremacía blanca, según varias publicaciones que hacen en foros de Internet.

Varios reportajes que han investigado los foros y las redes que los Incels crearon, dan cuenta de la violencia de género que incitan. Hay mensajes que proponen que los siguientes ataques de un Incel sean violaciones o que tiren ácido en los rostros de mujeres. Más que buscar tener una relación sentimental o sexual con ellas, los miembros de esta comunidad parecen buscar venganza. En otros mensajes, describen sus inseguridades o defectos físicos, razones por las que creen que las mujeres los rechazan. Muchos de ellos han recurrido a cirugías plásticas para acercarse a los estándares físicos de los Chads, hombres que tienen facciones masculinas y atractivas.

El término de “celibato involuntario” fue utilizado en Internet por primera vez por una mujer queer llamada Alana, orginaria de Canadá. Ella comenzó un proyecto en la década de los noventa en el que enviaba cadenas de correo con consejos y frases de apoyo a personas que se identificaban con el concepto. Sin embargo, con la evolución de diversas plataformas en Internet, pasó de ser un grupo de apoyo a una comunidad de odio y misoginia.

Este tipo de grupos proliferan en Internet, convirtiéndose en peligrosos incentivos para la discriminación y la violencia.


 

También te puede interesar:

Leyla Hussein contra la mutilación genital femenina

Bikerni, mujeres motociclistas contra el acoso

La movilidad social es mucho más difícil para las mujeres

Síguenos en Twitter

Gatopardo Recomienda

Ver Más