Javier Duarte podría ofrecer a FGR evidencia contra Peña Nieto
El exgobernador busca obtener el criterio de oportunidad a cambio de la información.
agosto 20, 2019

En su libro sobre Javier Duarte, Arturo Ángel describe al sujeto como la definición de “político corrupto”. Un personaje que puso a trabajar casi todas las herramientas del Estado para traficar influencias, reunir recursos, crear redes para esconder sus delitos y robar eficientemente el dinero del pueblo que lo eligió. La investigación de Animal Político comprobó que el ex gobernador de Veracruz desvió más de 3 mil millones de pesos. “Este es el mayor robo al erario por parte de un gobernador, y comprobado”, aclara Víctor Hugo Arteaga, periodista que —junto con Arturo Ángel— publicó el reportaje sobre las empresas fantasma en Veracruz.

El 26 de septiembre de 2018 y tras solicitar un juicio abreviado en el que se declaró culpable, Javier Duarte fue condenado a nueve años de prisión, de los cuales ya se han cumplido dos desde su detención, y a pagar una multa de 58 mil pesos. Una sentencia que suena a broma ante la dimensión de los delitos que cometió: uso de recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.

Recientemente y pocos días después de la detención de Rosario Robles por su participación en la Estafa Maestra, se publicó un artículo del periódico Reforma, donde se asegura que Javier Duarte ofreció pruebas contundentes sobre dinero desviado durante su gobierno hacia la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. Según el diario, en julio 2019 el ex gobernador realizó una solicitud de criterio de oportunidad a la Fiscalía General de la República, que pide a cambio de la información y de que ésta no sea usada en contra de sus excolaboradores. En espera de la revisión de los documentos y evidencias presentadas, la Fiscalía aún no responde a la solicitud. 

Enrique Peña Nieto y Javier Duarte

Enrique Peña Nieto y Javier Duarte / vía flickr

El criterio de oportunidad, explica Arteaga en entrevista con Gatopardo, “es una de las nuevas figuras del sistema penal acusatorio, donde el sujeto de interés presenta pruebas y documentos contundentes para alguna carpeta de investigación que esté presentando la autoridad y sabemos que hay una carpeta de investigación contra gente del expresidente Peña Nieto”.

Proyecto Justicia, define al criterio de oportunidad como una acción tomada por la procuraduría (en este caso es la Fiscalía), donde el organismo decide no proceder ante un crimen o actividad ilícita comprobada, porque hacerlo requeriría una inversión de recursos que pueden ser ocupados de manera más eficiente. Duarte busca, además de un beneficio para su caso, que a cambio de esta información sobre el ex presidente, las consecuencias no involucren a antiguos colaboradores suyos.

El contenido de las evidencias que se presentaron no se ha hecho público, y por el momento sólo da espacio para la especulación. De acuerdo a Víctor Hugo Arteaga, estas pruebas podrían ser de los 3,500 millones de pesos que fueron desviados a la campaña electoral de Enrique Peña Nieto en 2012; de los 100 millones de pesos en sobornos entregados a la Auditoría Superior de la Federación en 2013; de tratos hechos con directivos y funcionarios de Odebrecht, caso en el que, a diferencia de otros países, México sigue impune, pero no limpio.  

Sin embargo, el periodista Arturo Ángel, apunta que estas evidencias ya están documentadas en la investigación original de Animal Político y Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad, sobre la red de 400 empresas fantasma que desviaron fondos provenientes del gobierno de Veracruz, de las cuales, 19 lo hicieron para dirigirlos a la campaña del PRI en 2012.

Esta no es tampoco la primera vez que Duarte opta por hablar sobre Enrique Peña Nieto y sus implicaciones en alguna actividad delictiva, aunque sí la primera en que lo señala como beneficiario inmediato de actos de corrupción. En conversación con el diario de Reforma, Duarte señaló que su hermano recibió en 2018 y antes de la sentencia una cantidad de dinero —de parte del entonces presidente— con el fin de “ayudarles” a sobornar funcionarios y obtener una condena mucho menor. “Cargo de conciencia”, lo llamó Duarte.

Estas declaraciones se complican en el contexto de un nuevo gobierno, el de López Obrador. El presidente ha dicho en repetidas ocasiones que no perseguirá expresidentes. No obstante, las carpetas de investigación cuentan una historia distinta. “Dijo que no se iba a meter con Peña Nieto, pero está involucrando a todos sus cercanos para llegar a él en un momento dado”, dice Arteaga. Al momento, Rosario Robles se encuentra en prisión preventiva mientras que Emilio Lozoya se encuentra prófugo, posiblemente en Alemania. 

Pero además de este trasfondo de arrestos a allegados del expresidente, no hay que perder de vista que, “bajo el evidente auspicio y patrocinio de Javier Duarte Ochoa, Morena creció mucho en el estado, tratando de contrarrestar la ola que en ese momento tenía la oposición con el PAN de Miguel Ángel Yunes. Es cierto que Javier Duarte patrocinó el crecimiento de Morena en el estado, e incluso financió de alguna manera las posiciones que Morena fue ganando ahí, entonces seguramente tiene una liga muy directa con López Obrador, que seguramente le debe algunos favores”, explica Arteaga.  

En este contexto, según el periodista, la posibilidad de que Duarte obtenga el criterio de oportunidad es muy alta. “Le han dado privilegios que ningún otro preso tiene, puede hablar con reporteros, escribir por Twitter, tener comunicación mediática, etc. Ningún otro preso de este caso ha tenido todo ese respaldo y apoyo. Las cosas que puede revelar afectarían directamente a Peña Nieto”. 

Por su parte, Javier Duarte declaró a través de su cuenta de Twitter que la información de Reforma es inexacta, y el periódico no conoce el contenido exacto de sus declaraciones.

Sin embargo, en entrevista con Aristegui Noticias, el periodista Victor Hugo Arteaga dio pistas de lo que Duarte podría tener en sus manos. “Los colaboradores más cercanos de Javier Duarte me han confirmado que fueron entregados al menos 3,500 millones de pesos a Enrique Peña Nieto en efectivo ese año, como parte de la operación safiro. Dichos recursos fueron entregados a Luis Videgaray, Miguel Ángel Osorio Chong e incluso a Manlio Fabio Beltrones. Existen videos y audios de estas entregas que sólo Javier Duarte y sus más cercanos colaboradores tienen listos para ser exhibidos en el momento que lo consideren necesario”.


 

También te puede interesar:

Las víctimas de Javier Duarte

Caso Narvarte: la verdad como exquisitez

México despide a Peña Nieto con más de 80% de desaprobación

 

Ver Más