Las Áreas Naturales Protegidas están en grave peligro ante los recortes

Las Áreas Naturales Protegidas de México están en grave peligro ante los recortes presupuestales

La decisión del gobierno federal de recortar el 75% del presupuesto destinado a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, inhabilita la titánica labor de los profesionales comprometidos a cuidar los tesoros más importantes de la nación, dejándolos expuestos a la explotación.

Los guardaparques de la Reserva de Revillagigedo tienen un trabajo muy exigente. Este archipiélago del Océano Pacífico está en lo que se conoce como “la última frontera”, la parte más alejada de la masa continental dentro del territorio mexicano. Está alrededor de 1069 kilómetros al oeste Manzanillo. 

Los encargados de cuidar esta reserva, que es Patrimonio de la Humanidad y el parque nacional más grande de Norteamérica, hacen viajes de hasta ocho días para lograr llegar a una de estas islas. La Comisión Nacional de Protección de las Áreas Naturales (CONANP), una dependencia de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), tiene la obligación de conservar, hacer monitoreo biológico y supervisión de actividades turísticas, entre otras tareas. Para cumplir con ello se necesita a los guardaparques y a los equipos administrativos que cuidan cada una de las áreas naturales protegidas del país. 

Quienes trabajan en la Reserva de Revillagigedo tienen dos opciones para llegar hasta ahí. La más rápida pero menos viable por costos y logística, es por aire. La segunda es por mar, y lo hacen a través de las embarcaciones de la Marina Nacional, que resguarda la soberanía del archipiélago, o de embarcaciones turísticas que salen de Cabo San Lucas. Con los marinos el viaje dura 72 horas. Los guardaparques embarcan en la costa de Colima a las seis de la mañana cargando una colchoneta y los viáticos que consumirán por los siguientes 40 días. Se les asigna una parte de la tarima y ahí esperan hasta llegar a su destino. Son tres días bajo el rayo del sol, en completa intemperie, sin poder bañarse o disfrutar de alguna comodidad.

Al llegar a la isla, las condiciones no son muy distintas. A veces duermen en las casas que tiene ahí la Marina, y si no, en campamentos. Pasan todo el día, desde que inicia la jornada y hasta el anochecer, recorriendo las 14 millones de hectáreas que conforman la reserva, asegurándose de que se preserven todas las formas de vida en ese majestuoso lugar. 

A principios del 2019 se hizo un recorte a la Semarnat y por lo tanto a la CONANP, que dejó a esta reserva con un presupuesto anual de 150 mil pesos. Ahora, con el plan de austeridad para combatir los estragos de la pandemia de Covid-19 decretados por el presidente Andrés Manuel López Obrador, esta cantidad se redujo un 75%, que los deja en 11 mil pesos al año, una suma irrisoria para cualquier programa nacional, mucho más tratándose de una comisión de vital importancia para el país. 

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.