Trumpslation: el inmenso reto de traducir a Donald Trump - Gatopardo

Trumpslation: el inmenso reto de traducir a Donald Trump

Traducir a Donald Trump es un dilema ético e intelectual sobre el que ya se han escrito manuales. Los intérpretes del mundo lo traducen bajo el riesgo de quedar como unos estúpidos, ofender a sus oyentes o ayudarle a expandir su discurso violento y racista.

Entre la infinidad de cuestiones que ha detonado en el mundo la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, el reto de traducir las barbaridades que dice podría parecer marginal. De por sí la traducción es un oficio por lo general poco reconocido. Pero sin los traductores no tendríamos literatura universal, ni congresos internacionales; viviríamos en una burbuja monolingüe, limitados (¿condenados?) a comprender solamente los idiomas que podemos hablar o leer. No es suficiente ser bilingüe para ser traductor, como lo puede comprobar cualquier persona que hable dos idiomas e intente traducir un texto, hasta el más sencillo. Nadie lee o escucha con la empatía, comprensión y precisión de un traductor experimentado, y su trabajo facilita el entendimiento entre los seres humanos. Disculpen por este encomio al traductor, pero es que es verdad. Estoy estudiando una maestría en traducción y, paradójicamente, la traducción me resulta cada vez más compleja.

Recientemente tuve que enfrentarme a Trump como parte de una tarea de traducción audiovisual. El maestro nos pasó tres clips de distintos registros y medios: un discurso formal en el World Economic Forum en Davos, Suiza; una declaración ante la prensa sobre Covid-19, y por último, unas palabras informales que intercambió con unos científicos en un laboratorio médico. Al igual que yo, todas mis compañeras de maestría imaginaron que la Trumpslation sería fácil, dado su limitado vocabulario y su gramática de 5º de primaria. Sin embargo, la misión nos volvió locas.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.