Policía en México: abolición no, refundación sí - Gatopardo

Policía en México: abolición no, refundación sí

Los abusos de la policía contra los ciudadanos, en particular, durante las marchas feministas, han ocasionado que se demande su abolición, imitando el reclamo que surgió en Estados Unidos; sin embargo, sería una medida muy contraproducente para México.

Tiempo de lectura: 4 minutos

Las protestas por la brutalidad policial contra la población negra en Estados Unidos resonaron en todo el mundo en 2020, sobre todo, después del asesinato del ciudadano afroamericano George Floyd a manos de un oficial de Mineápolis, en Minnesota. La acumulación de casos similares trajo consigo demandas drásticas, desde recortes al presupuesto de la institución para redirigirlos a programas sociales hasta su desmantelamiento o abolición, por parte de los más radicales. La primera demanda tuvo éxito: a ocho meses del hecho, el ayuntamiento  destinará menos recursos a su policía en 2021. En México, estas reivindicaciones permearon con facilidad, alimentadas por la crisis de confianza en las instituciones de seguridad pública. Pero, en especial, llamó mi atención el eco que hicieron entre las feministas, un sector con exigencias legítimas de acceso a la justicia. El problema es que, al aterrizar en nuestro país, esas demandas no solo quedan fuera de contexto, sino que desvían la atención de la agenda urgente para miles de víctimas directas e indirectas, incluyendo a las madres de mujeres y niñas asesinadas, desaparecidas o abusadas. Hoy estamos lejos de que se discuta en el Legislativo qué tiene que cambiar en el sistema de procuración de justicia para reducir la impunidad. Las fiscalías y su incompetencia para investigar delitos han quedado fuera de la agenda; también la reforma policial.  

Por simple rigor de método, descarto de entrada el recorte presupuestal porque, mientras que en el país vecino el argumento es que a las policías se les destinan demasiados recursos públicos, en México están famélicas. En todas es insuficiente el personal y los sueldos son precarios. Un diagnóstico del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó que en 2015 el salario promedio en policías estatales a nivel nacional era de 10 mil 400 pesos y de 9 mil 200 en las municipales. Cada año ocurren paros de labores por retrasos en los pagos y el personal paga de su bolsillo uniformes y otros materiales de trabajo. Bastante se ha documentado en este sentido.

Me centraré en los problemas de la demanda de abolir la policía. Entiendo de dónde proviene. En momentos en los que las protestas ocurrían en ciudades estadounidenses, en México cientos salían a marchar contra la impunidad prevaleciente para el feminicidio, el secuestro o los delitos sexuales. Solo la mitad de los asesinatos de mujeres por razones de género y uno de cada 10 homicidios se resuelven, de acuerdo con la organización no gubernamental Impunidad Cero. Ante esto, la respuesta de los gobiernos ha sido echar mano de la policía en las protestas sin repensar ni un minuto las causas de la falta de sanción para los delincuentes y los violentos.

CONTINUAR LEYENDO

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.