Policía vs feminicidios: "Hemos evitado muertes estando cerca".

Policía vs feminicidios: “Hemos evitado muertes estando cerca”.

Tan solo entre marzo y junio de este año, en Ciudad Guadalupe, Nuevo León –la segunda ciudad más grande de la entidad– la Policía Municipal ha detenido a un total de 13 hombres por tentativa de feminicidio en flagrancia; esto es, justo en el acto. ¿Cómo lo lograron?

Un problema que ya se encontraba en niveles de emergencia en México, la violencia contra mujeres y niñas, se ha agravado durante el confinamiento en casa para evitar el contagio del coronavirus SARS-CoV2, tal como lo señalaron a tiempo expertas en esta materia. Y para evitar feminicidios, de la campaña del gobierno federal que invita a “sacar la bandera blanca de la paz”, como también lo advirtieron ellas, nada podía esperarse. Antes de la pandemia la estrategia del gobierno federal ya era inadecuada, a lo que hay que sumar las alusiones francamente insultantes del presidente López Obrador al tema. Sin embargo, preocupa –y en mayor medida– la falta de respuestas efectivas a nivel local.

Más allá de distinciones legales entre fueros, en términos prácticos las autoridades locales tienen en sus manos la atención directa del problema: cuando la vida está en riesgo, casi por regla las llamadas de auxilio de víctimas o testigos se dirigen a la policía municipal. Aunque es cierto que mucho antes de que se llegue a este escenario se debieron haber implementado políticas e intervenciones –tanto afuera como dentro del sistema de justicia–, la efectividad y oportunidad de la respuesta de la policía en este momento en particular, es cuestión de vida o muerte. No es frase hecha o lugar común. Más adelante me referiré a esto, pero antes, necesitamos más contexto.

Si comparamos el primer semestre de 2020 con el mismo periodo del año anterior el número de mujeres asesinadas por razones de género, es decir, víctimas de feminicidio, se disparó en Colima, Guanajuato, Baja California, Ciudad de México, Nuevo León y el Estado de México, de acuerdo con las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportadas por las fiscalías y procuradurías estatales. Pero no es éste el único delito que resulta en la muerte de mujeres: también lo es el homicidio doloso y es importante señalar que el primero no es un subconjunto de este último. Mientras que en los primeros seis meses de este año 489 mujeres fueron víctima de feminicidio en el país, otras mil 171 lo fueron de homicidio doloso. Respecto a este último, el mayor crecimiento también lo registró Guanajuato, donde las víctimas de este delito casi se duplicaron en el primer semestre de 2020 respecto al mismo periodo del año anterior. También aumentó en Chihuahua y Baja California.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.