Opinión | Las pruebas rápidas serológicas. ¿Para qué sirven en realidad?

Las pruebas rápidas de coronavirus, ¿para qué sirven en realidad?

Países como Chile, Inglaterra, Estados Unidos o Alemania entretuvieron la idea de hacer pruebas serológicas masivas para reactivar sus economías y entregar pasaportes de inmunidad a las personas que tuvieran anticuerpos al SARS-CoV-2. Las pruebas son relativamente baratas, muchas son muy fáciles de aplicar y dan resultados en minutos. ¿Por qué no se implementaron estas políticas?

Me acabo de hacer una prueba rápida para saber si tuve coronavirus. En el mes de marzo, durante la “fase 1”, regresé de Nueva York con algunos síntomas y la Secretaría de Salud de la Ciudad de México me identificó como caso sospechoso. Según las autoridades realizaron las pruebas a todos los casos como el mío, pero a mí nunca me la hicieron.

Desde el lunes 1 de junio, hay siete pruebas serológicas aprobadas por la Cofepris para poder detectar anticuerpos al coronavirus. Después de tres meses en confinamiento, decidí que éste era un buen momento para hacerme la prueba y averiguar si acaso tuve la enfermedad. Mi esperanza era haberla tenido y, en teoría, tener en mi sangre los anticuerpos protectores que me darían inmunidad. Podría salir y recuperar algún viso de normalidad en lo que reiniciamos actividades en México.

De hecho, algunos gobiernos tuvieron una idea parecida. El chileno, por ejemplo. Pensaron en emitir a sus ciudadanos una suerte de pasaportes de inmunidad a quienes ya habían desarrollado los anticuerpos.

¿Por qué no lo hicieron? Empezaré por atender otras dos preguntas antes: ¿Por qué una prueba serológica? Y, ¿cuál es su diferencia con otras? Existen dos tipos de pruebas para detectar si una persona tiene o tuvo Covid-19: las que detectan el virus y las que detectan los anticuerpos al virus.

Para detectar el virus, usan la llamada PCR (por sus siglas en inglés), para la cual una persona capacitada toma una muestra de la mucosa de la nariz o garganta de un paciente y la envía a un laboratorio, donde checan si en ella hay material genético que corresponda al SARS-CoV-2, el que causa la Covid-19. Las PCR sirven para diagnosticar a alguien que tiene una infección en curso o que la tuvo recientemente. Pero una vez que la persona se recupera y el cuerpo se deshace del virus, estas pruebas ya no pueden detectar si alguien lo tuvo en el pasado. Éstas no eran para mí, porque ya habían pasado meses desde que tuve síntomas de Covid-19.

El otro tipo de pruebas son las serológicas, que son pruebas indirectas porque en vez de detectar la presencia del virus, como lo hacen las PCR, detectan la respuesta inmunológica de un paciente (los anticuerpos que produce) como reacción a la presencia del virus. La lógica es que, si una persona tiene los anticuerpos en su sangre, es porque estuvo en contacto con el virus. Dado que algunos de los anticuerpos pueden quedarse en la sangre por semanas, meses y hasta años, dependiendo de la enfermedad, las serológicas los detectan mucho tiempo después de que el paciente padeció la enfermedad. Éstas eran las pruebas para mí.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.