El río que tomó 20 años revivir, hoy está muerto otra vez

El río que tomó 20 años revivir, hoy está muerto otra vez

El trabajo que un grupo de científicos y miembros de la comunidad de Cuatro Ciénegas hicieron durante 20 años para revivir un río, sufrió hace unos días un golpe certero. Ante la omisión de las autoridades hoy el río está muerto otra vez.

Tiempo de lectura: 4 minutos

En textos anteriores he hablado de los 20 años de trabajo que hemos dedicado a devolverle el agua al valle de Cuatro Ciénegas y que culminaron con el cierre del canal de Saca Salada, por el que, desde los años setenta, salían millones de litros diarios rumbo al ejido 8 de enero en el municipio de Frontera, pegadito a Monclova, a 80 kilómetros de distancia. La construcción de la represa que logró frenar esta salida de agua, se hizo para recuperar el humedal de uno de los lugares más biodiversos del planeta y fue totalmente legal, estaba amparada por jueces, se hizo en un terreno privado con el permiso de su dueño y por el mandato de ciudadanos mexicanos que donaron 700,000 pesos a través de fondeadora.org para restaurar este extraordinario humedal en el desierto en el estado de Coahuila.

El 19 octubre 2020 fui a ser testigo de las obras para cerrar el canal junto con David Jaramillo, documentalista y Mauricio de la Maza, entonces director de Pronatura Noreste. Sin embargo, esta acción ciudadana fue interrumpida violentamente por los miembros del ejido San Juan Boquillas, azuzados por la presidenta municipal del PAN, Yolanda Cantú, quien envió a la fuerza pública para secuestrar a Mauricio y a David (Yo tuve la suerte de estar a salvo, resguardada en la camioneta de Mauricio, con el encargado de la obra y dos chicos del  Bachillerato Tecnológico Agropecuario (CBTA22)). Una vez que liberaron a mis amigos, mientras que ellos iban a denunciar los hechos al ministerio público, los chicos, hijos de ejidatarios de Cuatro Ciénegas, nos llevaron a donde nace el canal en su ejido, donde sus padres y tíos llevaban semanas limpiando el lecho seco del río para que el agua retomara su cauce original, tras ser desviada por obras cada vez más profundas a lo largo de 130 años de la existencia del poblado de Cuatro Ciénegas y del canal de Saca Salada.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.