Camila Sosa Villada: La fiesta y la furia travesti - Gatopardo

Camila Sosa Villada: La fiesta y la furia travesti

Camila Sosa Villada es la actriz y escritora transgénero argentina detrás del fenómeno literario de Las malas, novela que en año y medio lleva ocho ediciones y 16 mil ejemplares vendidos. Luego de un pasado en el que fue prostituta, empleada doméstica y vendedora ambulante, hoy da entrevistas a medios de todo el mundo. La FIL Guadalajara le otorgó el Premio Sor Juana 2020.

Tiempo de lectura: 26 minutos

Pedaleaba veinte kilómetros en bicicleta para convertirse en mujer. Se escapaba de su casa y del pueblo con la mochila cargada de ropa, pinturas y maquillajes robados a su madre. Elegía el paisaje cuando llegaba a la ruta. Hacia el norte se abría una pampa repleta de piedras inmensas, detrás de las que imaginaba todas sus otras vidas posibles. Hacia el sur quedaban los pueblos encantados que se escondían en el valle, con las sierras recortándose a sus espaldas. Se anudaba la remera sobre el ombligo, se ponía un short bien corto. Se pintaba la boca y los ojos. Los camioneros y los trabajadores rurales la veían y le gritaban enloquecidos. Ella los buscaba y los masturbaba. Se subía a los camiones, se entreveraba con ellos en los pastizales. A algunos les cobraba. Otros le parecían tan hermosos que fantaseaba con volver a verlos. Cada día se proponía lo mismo: recorrer más kilómetros. Tenía 15 años. Pedaleaba para convertirse en mujer, y para alejarse del peligro.

***

Una tarde de julio, desde su departamento en el piso once de un edificio ubicado en el centro de la ciudad de Córdoba —la segunda más poblada de Argentina—, donde pasa los días de aislamiento por la pandemia del coronavirus, Camila Sosa Villada envía por mail su primera respuesta: “Estoy un poco fóbica a los zooms… entiendo que es una de las pocas maneras, pero tal vez podemos hacer un intercambio escrito. Se me da mejor y creo que soy más auténtica. El zoom te obliga a dar respuestas inmediatas, no sé por qué no cabe el silencio en esa aplicación satánica, entonces, tal vez, para romper el hielo, podemos arrancar con algunas preguntas por escrito y vamos avanzando hasta tomar confianza…”.

Seis días después de ese correo, está frente a la pantalla de su computadora durante la presentación en España de su libro Las malas. Detrás de ella asoma el paisaje del departamento de dos ambientes en el que vive sola desde hace siete años. Guirnaldas mexicanas de colores estridentes que atraviesan la habitación de lado a lado; una pared azul; un perchero de madera atestado de carteras y abrigos; una ventana que da a un balcón con plantas, por la que se filtra la luz del mediodía.

—Tenemos la suerte de contar con Camila Sosa al otro lado del Atlántico —anuncia la presentadora, con acento catalán.

Son las siete de la tarde en España, las dos de la tarde en Argentina. Camila usa un vestido chemise con mangas tres cuartos de color rojo, los primeros botones abiertos, aros blancos, el pelo lacio de tintes anaranjados, el flequillo que toca las cejas con suavidad. Observa a la presentadora en silencio, abriendo y cerrando la boca en un leve movimiento involuntario que repite cada pocos segundos.

—En la prensa, en todas partes se está hablando de este libro como de un suceso, una revelación de la literatura trans. ¿Eso cómo te sienta a ti?

Las malas se publicó en marzo de 2019, dentro de la colección Rara Avis de la editorial Tusquets Argentina. En un año y medio lleva ocho ediciones y más de 16 mil ejemplares vendidos. Fue traducido al francés, italiano, croata, noruego y alemán. Es uno de los cinco libros finalistas del Premio Medifé-Filba a la novela del año y uno de los cien mejores libros escritos por mujeres según la revista colombiana Arcadia. “Es esa clase de libro que, en cuanto terminamos de leer, queremos que lo lea el mundo entero”, dice en el prólogo de Las malas el escritor y editor de la colección, Juan Forn. Se convirtió incluso en objeto de estudio científico: en junio de 2020 se publicó un paper del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) titulado “Formas de la aparición en Las malas de Camila Sosa Villada”, en el que se analiza la “crudeza atávica” de las vidas travestis que son narradas en la novela, bajo las formas de “la espectralidad y la animalidad”.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.