El año sin Garzón - Gatopardo

El año sin Garzón

Quien fuera visto como héroe por lograr la detención del chileno Augusto Pinochet, no puede trabajar en su natal España por prevaricación. Los reflectores han vuelto a Baltasar Garzón porque ahora defiende a Julian Assange.

El 14 de mayo de 2010, el juez español Baltasar Garzón bajó las escaleras de la Audiencia Nacional, el lugar donde había ejercido su profesión durante más de veinte años, y se encontró rodeado de cámaras, decenas de policías y una multitud que coreaba: “Garzón, amigo, el pueblo está contigo”, llevando carteles que decían “España al revés: corruptos y fascistas hacen juzgar al juez” y “Más jueces como Garzón”. Él miró a todos por un momento, con esa cara que ponen los que están a punto de llorar, y se metió dentro de un automóvil con vidrios oscuros.

Un año antes, en mayo de 2009, se había presentado una querella en la que se le acusaba de desconocer la Constitución –en concreto, la Ley de Amnistía– y emprender un juicio contra el franquismo. En 2010 hubo dos querellas más: una por un caso de escuchas ilegales –por el que finalmente lo inhabilitaron para ejercer como juez– y otra por cohecho, relacionado con el cobro de unas clases que había dado en Nueva York.

Lo acusaban de haber prevaricado. Un magistrado comete prevaricación cuando dicta, a sabiendas, una sentencia o resolución injusta. La prevaricación en la justicia es grave porque significa que el funcionario ha ido en contra de la Constitución que debería defender. No una, sino tres veces, Garzón fue acusado de eso, tan malo.

Ese día de mayo de 2010, suspendido en sus funciones y con la indicación de abandonar el cargo hasta que tuviera lugar el juicio contra él, Garzón descendió los mismos escalones que había subido y bajado cada mañana durante veinte años y, aunque no lo sabía, lo estaba haciendo por última vez. El 9 de febrero de 2012 fue suspendido como juez hasta el 1 de mayo de 2021.

Desde entonces, ya no vive en Madrid sino en Latinoamérica, donde asesora a los gobiernos en temas de derechos humanos, corrupción y narcotráfico y, más notoriamente, es el abogado defensor de Julian Assange, el creador de WikiLeaks, la plataforma de difusión de correspondencia confidencial de varios gobiernos, especialmente Estados Unidos, que es reclamado en Suecia por delitos de abuso sexual y está asilado en la Embajada de Ecuador en Londres desde junio de 2012.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.