La jugada maestra: Elba Esther Gordillo en la política nacional

La jugada maestra

La jugada maestra de Elba Esther Gordillo se hizo en 2006, cuando los votos del sindicato que ofreció a Felipe Calderón lo hicieron presidente.

Empezaba a lloviznar en el sur de Ciudad de México y terminaba la última reunión del “equipo de contienda” que había acompañado al candidato del Partido Acción Nacional, Felipe Calderón Hinojosa, durante los seis meses de la campaña presidencial. El abanderado del PAN tenía prisa y quería llegar a su casa para ver el silbatazo de arranque del partido en el que Brasil y Francia se disputaban el pase a las semifinales del Mundial de Futbol en Alemania. Quizá por eso, el reporte de Rafael Giménez, uno de sus estrategas mediáticos, congeló los ánimos en el salón de juntas donde se encontraba reunido el equipo de campaña: en la última encuesta que medía las preferencias de la competencia electoral, si bien quedaba registrada la caída del candidato de izquierda, Andrés Manuel López Obrador mantenía su calidad de puntero. El desaliento no pudo ser mayor: las elecciones presidenciales se celebrarían al día siguiente.

Mientras su jefe se relajaba con la transmisión televisiva de la Copa del Mundo, la plana mayor de la campaña, encabezada por Juan Camilo Mouriño —un empresario de 35 años, originario de España, que se ha convertido en el principal consejero de Calderón—, se concentró en un restaurante de comida mexicana. Franceses y brasileros empataban sin goles al medio tiempo cuando Giménez se incorporó a la mesa en la que, además de Mouriño, actual jefe de la Oficina de la Presidencia, estaban siete de los colaboradores más cercanos a Calderón, entre ellos Javier Lozano, actual secretario del Trabajo, y Arturo Sarukhán, actual embajador ante el gobierno de Estados Unidos. Giménez traía bajo el brazo la actualización de su encuesta: López Obrador aventajaba a Calderón por 1.4 puntos. Para evitar una reacción de pánico en cadena, Giménez sólo mostró el reporte a Mouriño y trató de serenarlo, explicando que entre quienes habían asegurado que acudirían a las urnas, el panista obtenía una ventaja de 2 puntos sobre el perredista.

Esa sensación de alivio se evaporó cuando Giménez escuchó el reporte de Ulises Beltrán, uno de los encuestadores más confiables por haber estado a cargo de los sondeos de opinión pública durante las administraciones de los ex presidentes Carlos Salinas y Ernesto Zedillo: el candidato del PAN estaba tres puntos porcentuales por debajo del oponente. A punto de terminar el partido, Mouriño abandonó el restaurante y enfiló hacia su departamento, en el barrio de Polanco.

En cuanto cruzó la puerta, recibió una llamada de Calderón, quien le contó que acababa de hablar con Elba Esther Gordillo. La líder del sindicato de maestros le había ofrecido medio millón de votos. Poco después, al departamento de Mouriño llegaron los dos hombres más cercanos a la dirigente magisterial: Miguel Ángel Jiménez, presidente del Partido Nueva Alianza (Panal), el partido que Gordillo había creado para estas elecciones, y Fernando González, esposo de una de sus dos hijas. Acompañados por un par de botellas de buen escocés, llamaron a cada uno de los 58 secretarios seccionales del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (snte) para indicarles cómo debería ser el voto de los maestros afiliados: Calderón por la presidencia y los candidatos del Panal para el resto de las posiciones en disputa. Terminaron con la tarea a las tres de la mañana.

Elba Esther Gordillo libre, int5

Elba Esther con Carlos Salinas de Gortari, 1990.

Esa llamada telefónica entre la lideresa del sindicato nacional de maestros y el candidato derechista selló el pacto que sus colaboradores comenzaron a tejer tres meses antes de las votaciones del domingo 2 de julio de 2006. Los maestros le dieron los votos suficientes a Calderón para imponerse a López Obrador por una mínima diferencia (238 mil votos) y de paso obtuvieron el registro definitivo de un partido político nacional.

CONTINUAR LEYENDO

 

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.