Grace Slick, “la reina del ácido”
Compositora de la legendaria canción "White Rabbit" y defensora del uso libre de drogas
noviembre 1, 2019

Veinticinco años y modelo de ropa costosa. Esa era la vida de Grace Slick en Karspur, California, cerca de San Francisco. Ella vivía con su esposo, el cineasta Jerry Slick en 1965 y sobrevivían como podían. La vida de Grace todavía entraba en el molde de lo que se esperaba de una señorita en 1950. El encanto libertino de San Francisco atrajo a todas las bandas de música rock, entre ellas Jefferson Airplane a quienes Jerry y Grace fueron a escuchar en un concierto.

“Mientras veía a Signe Anderson, la líder de la banda, decidí que cantar sería más importante que modelar”, recuerda Grace en una entrevista con The Wall Street Journal. Cada vez más mujeres, como Nico y Grace, dejaban el modelaje para entrar en el mundo vibrante del rock, en el que pocas mujeres se habían abierto paso hasta entonces.

Grace y su esposo formaron una banda llamada Great Society y ella consiguió un piano por 80 dólares, cubierto con varias capas de pintura roja brillante y al que le faltaban 10 teclas.

Ese mismo año tuvieron su primer concierto y desde entonces no pararon, además se convirtieron en una banda que apoyó distintas causas. “Yo estaba a favor de (legalizar) la marihuana y el LSD. Mis papás lo leyeron en una entrevista y fue doloroso para ellos, pero a mí no me importó lo que pensaran. Los padres criticaban las decisiones de una generación, mientras permanecían sentados tomando un vaso de scotch“, relata Grace.

De niña sus padres le leyeron “Alicia en el país de las maravillas”,  ya de adulta, a Grace le parecía increíble la descripción tan precisa que hacía el cuento de Lewis Carroll sobre consumir drogas. “One pill makes you larger, and one pill makes you small. And the ones that mother gives you, don’t do anything at all”, escribía la cantautora al tomar todas las referencias del libro al uso de estupefacientes.

Otra gran fuente de inspiración para ella fue el jazz. El disco Sketches of Spain de Miles Davis, en el que interpreta boleros con elementos del flamenco, marcó una sesión nocturna de Grace Slick en la que escribía las letras de “White Rabbit”. Ella pronunciaba cada frase con cadencia y tomó su piano rojo brillante para ensayar los acordes en tonos graves, que le añadían toques de oscuridad y tristeza a la letra.

Cada frase coincidía con el ritmo de bolero y con el “Concierto de Aranjuez”, el  hipnotizante tema con el que abre el disco de Miles Davis. Para Grace Slick, la travesía de “Alicia hacia en el País de las Maravillas” era un viaje sin punto de retorno que iba subiendo de nivel entre rarezas y emociones simultáneas.

En torno a la frase “Go ask Alice, when she’s ten feet tall”, Grace Slick compuso una transición musical agresiva para “celebrar” la valentía de Alice de seguir al Conejo Blanco por su madriguera y darse cuenta que ella sola tendría que salvarse de su viaje “alucinógeno”.

“Yo era un producto de los cincuenta en Palo Alto, California, en donde las mujeres eran amas de casa con cabello corto y todo era regulado.Yo me identifiqué con Alicia e hice planes de formar una banda de rock sin mirar atrás. Ese fue mi momento, Alicia dirigiéndome hacia la madriguera”.

Aunque la canción estaba lista, la banda no lo estaba del todo. Sus conciertos aún sucedían en bares para marineros, pero ellos no claudicaban. Meses después la banda de Grace Slick ya figuraba como telonera de la banda de rock psicodélico Grateful Dead y de la cantante Janis Joplin.

Pero la gran oportunidad vino en 1966 cuando algunos de los integrantes  de Jefferson Airplane quisieron irse a la India a aprender a tocar el sitar. El bajista de la banda le ofreció a Grace tomar el lugar de Signe Anderson, quien había decidido dejar la música para criar a su hija. Sin pensarlo dos veces, aceptó esa posición. Llego a la nueva banda de rock con sus composiciones “Somebody to love” y “White Rabbit”, que el resto de los músicos se encargaron de perfeccionar. Después de grabar “White Rabbit” en RCA, Grace recuerda que escuchó la pieza y se sorprendió ante su sonido poderoso y hechizante.

Ella cantaba cada frase lenta y pausadamente, pues le parecía de suma importancia que el mensaje que intentaba dar no se perdiera. “Pero la gente no vio el punto. Hasta este día muchas personas no saben que estaba dirigida a los padres que tomaban, pero les decían a sus hijos que no consumieran drogas”, dijo Grace en retrospectiva.

Loca fiesta del té

Grace Slick ha dicho en entrevistas que le gustaba tomar ácido y agradecía que en ese entonces fuera una sustancia preparada sin alteraciones, que incluso obtenía de químicos de la Universidad de Berkeley. Durante esa época fue conocida como la “reina del ácido” y estuvo muy cerca de ir a prisión luego de que Tricia Nixon, la hija del presidente Richard Nixon, conocido por su política antinarcóticos, la invitara a tomar el té en la Casa Blanca en la primavera de 1970.

Tricia y Grace se habían conocido en la escuela y Slick aceptó la invitación acompañada del activista y escritor Abbie Hoffman, quien trabajaba por la legalización de drogas. Ella se dirigió al encuentro con seis gramos de ácido en polvo en su bolsillo, pues tenía intenciones de ponerlo en el té de Nixon.

Grace y Abbie fueron detenidos por elementos de seguridad de la Casa Blanca. Los dos fueron escoltados hacia la salida, pero Abbie traía escondida una bandera de fondo negro con una hoja de marihuana de colores y la colgó en las rejas de la Casa Blanca, luego huyeronen un auto que conducía un miembro desconocido de Jefferson Airplane.

“Una pastilla te hace crecer y una pastilla te hace pequeña. Y las que te dé tu madre, no hacen nada. Pregúntale a Alice cuando mida diez pies de altura”, dice la primera estrofa de la canción “White Rabbit”, que permaneció durante semanas entre los primeros diez lugares de la lista de popularidad en 1967.

Jefferson Airplane se volvió un referente de la contracultura en Estados Unidos. Ellos escribieron el himno de la generación que se oponía a la guerra de Vietnam, “Volunteers”. Grace Slick continuó su carrera musical con el rock psicodélico y después de la década de los ochenta dejó las drogas.


También te puede interesar: 

Ni musa de Warhol, ni amante de las estrellas de rock

Janis Joplin: la primera reina del rock

John Fogerty, el hijo afortunado del rock

 

Ver Más