Este año los Latin Grammy fueron templete de protesta
Inconformidades y protestas políticas formaron parte de la ceremonia de este año.
noviembre 20, 2019

“Chile me dueles por dentro, me sangras por cada vena. Me pesa cada cadena que te aprisiona hasta el centro. Chile afuera. Chile adentro. Chile al son de la injusticia. La bota de la milicia. La bala del que no escucha. No detendrá nuestra lucha hasta que se haga justicia”, leyó la cantante chilena Mon Laferte al recibir el premio Latin Grammy a mejor Álbum de Música Alternativa por su disco Norma.

La ceremonia de premiación de este año fue templete de protesta para Mon Laferte en Las Vegas, Estados Unidos, después de pasar semanas en su natal Chile, que lleva 29 días de protesta. 

Montserrat Bustamante Laferte, originaria de Viña del Mar, participó junto a otros músicos para unirse a la lucha contra la represión y la violación de los derechos humanos.

Minutos antes de recoger su premio, apareció en la alfombra roja sin mucha gala, portando un pañuelo verde alusivo a la campaña pro aborto legal y descubrió su pecho para dejar ver el mensaje del que pocos hablan: “En Chile torturan, violan y matan”. Con su ya único cat eye y su lipstick rojo estilo Selena, Mon Laferte se mostró solemne, con más actitud que cualquier otro músico que haya pisado esa alfombra roja. En consecuencia, su mensaje fue inmediatamente transmitido a 80 países del mundo y observado por 100 millones de personas en directo, de acuerdo con cifras del CEO de los Latin Grammy, Gabriel Abaroa Jr.

***

Juan Gabriel nunca ganó un Latin Grammy hasta el año en que falleció, 2016, por su disco Los Dúo 2. José José tampoco se llevó jamás a casa uno de estos premios, que se celebran desde hace 20 años. Tampoco lo ha hecho Joan Manuel Serrat, ni Romeo Santos, considerado pionero en el popular género de la bachata. Si alguien está inconforme con cómo se han entregado los premios Latin Grammy en las dos últimas décadas es su propio CEO, Gabriel Abaroa Jr.

“Me muero de la vergüenza porque para mí todos ellos deberían ganar un Latin Grammy, pero esa es mi opinión. Cuando veo que hay alguien que ya ganó uno y se queja de que no ganar más, a mí me dan ganas de decirle ‘compadre hay leyendas que no se lo han llevado’”, dice en tono bromista en entrevista con Gatopardo.

Abaroa fue nombrado presidente de la Academia Latina de la Grabación en marzo de 2003 y promovido a CEO en agosto de 2010. Gran parte de la popularidad que tienen actualmente estos premios y que se haya promovido del inglés a español se debe a él.

En los años que lleva en este trabajo, Gabriel no recuerda un solo año en el que no haya visto inconformidades por los premios otorgados, sin embargo, reconoce que le parece mejor que la gente se apasione o se moleste con el tema, a que no le importe. Este año, uno de las mayores inconformidades en torno a la entrega de premios, fue porque algunos cantantes de reggaetón no fueron nominados en las categorías importantes, que son el Álbum, la Canción y la Grabación del Año.

El 14 de noviembre, durante la 20 ceremonia de los Latin Grammy, el puertorriqueño Bad Bunny recogió el Premio al mejor álbum de música urbana por el disco “X 100Pre”. “A todos los músicos, a la gente que pertenece a la Academia, con respeto: el reggaetón es parte de la cultura latina”, dijo sobre el escenario. Otros reggaetoneros como Daddy Yankee, J Balvin, Sebastián Yatra, Anitta y más fueron, fueron nominados en diferentes categorías sin llevarse ningún premio.

En la edición de 2018, por lo menos cinco intérpretes de reggaetón como J Balvin, Karol G y Maluma se llevaron reconocimientos y hasta Luis Fonsi ganó en 2017 por el reggaetón “Despacito”. Abaroa explica que estas decisiones se toman desde los procesos de selección de nominados, en los cuales se inscribieron por lo menos 15 mil músicos.

“Hay dos temas muy interesantes que me llenan de absoluto orgullo, el primero es que el Latin Grammy se ha convertido en un premio tan relevante que genera este tipo de pasiones. Eso quiere decir que estamos haciendo algo bien. El segundo es que es relevante porque se otorga entre todos los profesionales de este negocio”, dice Abaroa.

Otra de las controversias que se generaron en torno al premio este año,  fue la nominación de cantantes españoles como Alejandro Sanz y Rosalía. La última, se llevó además cuatro premios de seis nominaciones, entre las que estaban, mejor Álbum del Año por su disco El Mal Querer.

Los Premios Latin Grammy no contemplan solo a los exponentes de la música hispánica, pues eso dejaría fuera a Brasil, y fuera de la Latinoamérica, contemplan también a la Península Ibérica que agrupa a Portugal y España. Algunos de los requisitos para poder estar entre las nominaciones es que las canciones o el álbum contengan por lo menos el 51 por ciento de las letras en español o portugués, dependiendo de las categorías.

Según Gabriel Abaroa, abogado del sector de entretenimiento, los Latin Grammy reconocen primordialmente la excelencia de las letras y los arreglos musicales.

“Es lo que nos separa de los demás premios, que no cuentan la popularidad o el éxito comercial de los artistas. Se premian los riesgos tomados por ciertos proyectos que juntan bandas completas como Juan Luis Guerra, por ejemplo”, dice Gabriel Abaroa, quien estudió en México, y aunque inicialmente se dedicó a la música como cantante y baterista, decidió dejar ese camino para poder formar parte de la Academia Latina de la Grabación. Dice que no puede “estar en misa y en la procesión”, aunque él de ninguna forma puede intervenir en la selección de nominados y ganadores.


 

También te puede interesar:

El ritmo que derrocó al gobernador

¿Cómo se arma un hit masivo?

La diversa y compleja trayectoria musical de Juana Molina

Síguenos en Twitter

Gatopardo Recomienda

Ver Más