Tipos Singulares y otros relatos: el libro que escribió Tom Hanks

El libro que escribió Tom Hanks

La voz de Tom Hanks llega a las estanterías con un nuevo libro de relatos breves que nos sorprende y cautiva.

Nora Ephron alentó a Tom Hanks a que a que escribiera para encontrar su voz. En la edición de octubre del 2014 de la revista New Yorker, bajo la categoría de“Ficción”, sorpresivamente apareció el nombre del actor. No era un perfil sobre él, ni una entrevista, ni una reseña o alguna de las otras maneras en las que suele aparecer su nombre. Debajo del título “Alan Bean y cuatro más se leía que «Tom Hanks» en negritas: había publicado un relato corto.

Peter Gethers, el editor de Penguin Random House lo invitó un poco después a escribir unos cuantos más para hacer un libro. La propuesta inicial fue hacer 15 en total, pero Hanks terminó publicando 17 textos cortos, compilados bajo el título Tipos singulares y otros relatos.

“Yo no creo que hacer cuentos breves sea tan fácil, pero él lo logra muy bien. Yo creo que tiene que ver con años de vivir en el mundo de  películas, guiones, y personajes, poniéndose en el papel de otras personas: es como si hubiera vivido millones de vidas en una, entonces se nota todo ese bagaje”, cuenta Andrea Salcedo la editora encargada de la publicación de este libro en México.

Tom Hanks, int1

Se trata de una serie de historias independientes que se pueden leer en el orden que sea. Sin embargo, tienen algunos hilos que las sostienen juntas y además dan pistas para conocer la vida y personalidad de Hanks, a manera de secretos que unen una serie de ficciones. El principal: las máquinas de escribir.

***

También te puede interesar: 

La gratificante historia real de “Sully”

La ley de Ian McEwan

Raymond Carver, caído del cielo

***

Tom Hanks comenzó a coleccionar máquinas de escribir en 1978, desde entonces ha logrado acumular una cantidad considerable que Salcedo contabiliza en centenares, y que usó para escribir Tipos singulares –que en inglés se titula Uncommon Type haciendo un elegante juego de palabras–, pues cada uno de los relatos está hecho con una máquina de escribir diferente. En el comienzo de cada capítulo se puede ver una fotografía de Kevin Twomey de los modelos usados por el escritor.

Todas las historias involucran una de estas máquinas de escribir, algunas incluso como protagonistas, como en “Noticias de nuestra ciudad, por Hank Fiest”, en la que un periodista cuenta las experiencias supraterrenales que le produce usar una Underwood portátil de ébano. Otras son apenas mencionadas, o aparecen como simples móviles en la historia.

Libro Tom Hanks, int2

También hay otros guiños, menciones a ciencias espaciales, el deseo de viajar en cohete y datos curiosos de la NASA, muy Apolo 13. “Alan Bean y cuatro más” cuenta la historia de cuatro amigos que logran construir un cohete y darle la vuelta a la luna. Estos amigos son mencionados en varios otros relatos, que al paso de las páginas se van develan como personajes complejos y el lector les descubre varias aristas, aún cuando los cuentos son tan sólo de cinco o seis páginas.

“Puedes ver mucho de él en las historias. Sale mucho de Apolo, que pues él hizo la película, y de estas máquinas de escribir, que le encantan. Puedes palpar su trayectoria y películas reflejadas en los relatos”, cuenta Salcedo. 

Libro Tom Hanks, int3

Los textos cuentan historias casi banales, llenas de ficción pero verosímiles, temporalmente atinadas, y sobre todo, terrenales. Es fácil relacionarse con estos personajes, sin importar que cambien en cada relato. Las cinco, seis, siete páginas que dura cada historia tienen la posibilidad de detonar múltiples emociones. Cada tecla que Hanks presionó en su basta colección fue con intención, con la fuerza suficiente para transmitir las ideas del actor, ahora escritor.

“Cada una estampa en el papel una huella permanente de la imaginación, mediante teclas, martillos, tela y tinta, una versión más suave del acto de cincelar las palabras en la piedra”.

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.