Intérprete de lo perverso
Homenaje a Philip Seymour Hoffman, uno de los más grandes actores de nuestra era.
julio 23, 2019

“A todo mundo se le dificulta el amor propio,” dijo Philip Seymour Hoffman en entrevista para The Guardian en 2011. Su entrevistador acababa de decirle que, en su opinión, ningún actor había logrado personificar el odio a uno mismo tan bien como él. “Creo que es parte de la condición humana, despertarse e intentar vivir tu día de una forma en la que puedas irte a dormir sintiéndote bien contigo mismo. Me interesan las partes de mí que luchan con eso”, remató el actor.

Hoy, después de su trágico fallecimiento por sobredosis de heroína, el 2 de febrero de 2014, esas palabras tienen un eco distinto. Hoffman reconocía que su trabajo le exigía una superación extenuante, pero más allá de eso nunca expresó más que placer hacia su profesión.  

Philip Seymour Hoffman, uno de los íconos cinematográficos más relevantes de las últimas tres décadas, era un actor cuya tracción no se detuvo en años, otorgando papeles memorables película tras película y con un estilo tan variado que fue imposible de encasillar. Muchos periodistas, críticos y divulgadores llamaban a Hoffman un character actor o “actor de personaje/género”, un término que describe a quienes hacen papeles de reparto, personajes cotidianos para rellenar el cuadro con talento, pero sin acaparar demasiada atención.

Esta definición es tan precisa como desacertada para hablar de Hoffman. Ciertamente fue un personaje de reparto en la mayoría de sus películas. Su trabajo casi siempre fue estar cerca del protagonista, o compartiendo esta labor con alguien más. Sin embargo, fue un actor que jamás se disolvió en el fondo. Hoffman fue  —cuando menos— memorable en cada uno de sus papeles, sin importar los pocos parlamentos que tuviera. 

Philip Seymour Hoffman, 2011

Philip Seymour Hoffman, 2011

Philip Seymour Hoffman nació el 23 de julio de 1967 en los suburbios de Nueva York. De acuerdo a una entrevista con el New York Times, asistió cuando tenía 12 años a una presentación de Todos eran mis hijos (All my sons es el nombre original), obra del dramaturgo estadounidense Arthur Miller, y algo cambió dentro de sí. “Fue como  un milagro para mí”, declaró el actor. En ese momento supo que esa debía ser su profesión y eventualmente llegó a estudiar actuación en la Universidad de Nueva York (NYU), específicamente en la escuela de artes Tisch, uno de los programas artísticos más prestigiosos del mundo.

Su carrera en el cine comenzó con pequeños papeles secundarios que poco a poco le ganaron fama. El primero que le atrajo reflectores vino con Perfume de Mujer, donde compartió cuadro con Al Pacino y encarnó a un estudiante rico y odioso. Posteriormente, su amistad con Paul Thomas Anderson lo llevó a un rol clave en Boogie Nights, donde interpretó a un sonidista gordinflón de la industria pornográfica que parece incapaz de respirar por la nariz, o quitar su cara de confusión total. Este papel fue descrito por David Fear de Rolling Stone como un “perfecto y desvergonzado perdedor”, un análisis más que verdadero.

Philip Seymour Hoffman en Boogie Nights, 1997.

Philip Seymour Hoffman en Boogie Nights, 1997.

Sus personajes en Perfume de Mujer y Boogie Nights no son ni simpáticos ni parecidosel primero es privilegiado, mientras el segundo se mueve con una ingenuidad molesta pero inofensiva. Sin embargo, ambos son memorables por su retrato de toda esa gente que transita entre lo gris y lo repulsivo. Este es quizá el rasgo característico de Philip Seymour Hoffman: su capacidad de darle profundidad emotiva a personajes que en el guion parecían poco atractivos. Hoffman nunca fue un actor de perfil hollywoodense ni sobreactuado, sus papeles contenían siempre la mesura necesaria para no ser ni el foco de atención, ni una mosca en la pared. “Estoy seguro que las personas en las grandes corporaciones de Hollywood no saben exactamente qué hacer con alguien como yo. Pero eso está bien. Creo que hay personas que sí están interesadas en lo que hago,” dijo alguna vez al Chicago Sun Times. 

Su ruta de papeles secundarios siguió en películas como Patch Adams, donde interpreta a un doctor aprehensivo. Luego vino El Gran Lebowski, donde personificó a un asistente lambiscón que suma humor negro a la cinta de los hermanos Coen. No obstante, el rol que lo catalogaría definitivamente como el excéntrico perdedor del cine sería el largometraje Happiness, de Todd Solondz. En este caleidoscopio de depravados, Hoffman encarna a un pervertido oficinista que acosa sexualmente a mujeres a través del teléfono. Con escenas del personaje masturbándose en primer plano, el actor perseguía una vez más la destrucción de su vanidad como artista. Sus personajes no estaban ahí ni para ser amables ni para alagar a nadie. Eran hombres que vivían en los límites de la sanidad moral y que desde ahí lograron conectar con el espectador. 

Philip Seymour Hoffman en Happiness (1998) de Todd Solondz.

Philip Seymour Hoffman en Happiness (1998) de Todd Solondz.

Sin embargo, Philip Seymour Hoffman no interpretó siempre personajes desagradables. En su multifacética trayectoria, el artista también tuvo actuaciones excelentes personificando hombres amables, agudos o reflexivos. Magnolia, su tercera colaboración con Paul Thomas Anderson, presenta a un Hoffman empático y caritativo, interpretando al casi ángel guardián de un ejecutivo de televisión a punto de morir. Quizá su rol más conocido en esta línea está en Capote, donde interpreta al escritor del mismo nombre en uno de sus contados papeles principales. La investigación para esta película tomó varios meses en los que Hoffman estudió el acento, la gesticulación y hasta el tono de voz del afamado escritor. El resultado le trajo incontables premios en una actuación que ayudó a encumbrar su carrera. Este video explica parte del exhaustivo proceso de investigación que siguió el actor para interpretar a Truman Capote.

 

En The Master, otra colaboración con Paul Thomas Anderson estrenada en 2012, Philip Seymour Hoffman interpretó Lancaster Dodd, un análogo de L. Ron Hubbard, escritor y fundador de la Iglesia de la Cienciología, cuyos controversiales métodos e ideas han fascinado y perturbado al mundo. En este trabajo, Hoffman es una combinación precisa entre lo repulsivo, lo manipulador y lo carismático, exactamente lo que el líder de una polémica secta religiosa debe ser. Philip Seymour Hoffman murió dos años después. Un reporte de abc indica que decenas de bolsas de heroína fueron encontradas en un departamento junto con su cuerpo. 

Pocos muertes en la industria del cine tuvieron el impacto de la suya. Era un actor extremadamente cauto con su vida privada a la que blindó siempre de la fama que le trajo su talento. Más allá de su virtuosismo histriónico la gente conocía muy poco de él. “Mientras menos sepas de mí, más interesante será verme hacer lo que hago,”dijo en una de sus últimas entrevistas. 


 

También te puede interesar:

Paul Thomas Anderson, genio aferrado al celuloide

Marlon Brando en escala de grises

Cinco libros para recordar a Truman Capote

 

Síguenos en Twitter

Gatopardo Recomienda

Ver Más