Celebrar la memoria
Tequila Jose Cuervo Tradicional, edición limitada de Día de Muertos.
octubre 11, 2019

Buen amor y buena muerte, no hay mejor suerte

– Anónima.

En México celebrar el Día de Muertos es sinónimo de música, buena comida y las bebidas preferidas de nuestros seres más queridos. La idiosincrasia mexicana percibe a la muerte como una extensión de la vida y por ello es costumbre organizar una o varias fiestas para los que ya se han ido. Entre espléndidas ofrendas y recuerdos que cobran vida, uno se encuentra constantemente con las figuras de La Catrina y El Catrín. Estos personajes son parte de la iconografía esencial de esta celebración.

Su imagen ha servido para contar historias y leyendas, hacer crítica política, protesta social, y como elemento ritual de una de nuestras tradiciones más fuertes. Es por todo esto que Tequila Jose Cuervo Tradicional les rinde un homenaje en su Edición Limitada de Día de Muertos. Se trata de una marca 100% mexicana que por cuarto año consecutivo hace honor a esta fecha. Ésta es la botella perfecta para acompañar el espíritu festivo de esta celebración. Este 2019 fue diseñada por el artista POGO y resalta una de nuestras tradiciones más arraigadas, uno de nuestros más grandes orgullos identitarios y culturales.

El primer nombre que tuvo La Catrina fue La Calavera Garbancera, pues así le llamó el gran artista mexicano José Guadalupe Posada al grabado en el que apareció por primera vez. Durante el gobierno de Benito Juárez las calaveras, vestidas de gala y rodeadas de lujos, se imprimían en los periódicos como representaciones de la hipocresía de la clase política y la alta sociedad, ante la desigualdad del país.  

Más tarde, en 1947, Diego Rivera la pintaría al centro de su muy famosa obra Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central. Ahí, La Catrina aparece caminando de la mano con la representación infantil de Rivera y entre personajes como Hernán Cortés, Fray Juan de Zumárraga, Sor Juana Inés de la Cruz, Maximiliano y Carlota de Habsburgo, José Martí y el mismo José Guadalupe Posada.

Con el tiempo, el peso político del Catrín y la Catrina se ha ido modificando y hoy, vinculado también a la relación festiva que los mexicanos tenemos con la muerte, el estilo glamoroso de la dama refinada y el caballero ensombrerado, son un recordatorio de que la muerte no es más que un inevitable camino y no algo que temer. 

Entre vivos y difuntos, esta fecha es un tremendo motivo para brindar con Tequila Jose Cuervo Tradicional en esta edición limitada, sólo disponible esta temporada, y celebrar el camino que tenemos por delante y el que nos espera en otro mundo. ¡Salud!

Síguenos en Twitter

Ver Más