Alejandro Gertz Manero: El primer fiscal - Gatopardo

El primer fiscal

Quién es Alejandro Gertz Manero, el primer Fiscal General de la República, en la historia del país.

El pasado 18 de enero, el Senado llevó a cabo una votación histórica. En el pleno se discutía quién se convertiría en el Primer Fiscal General de la República. La terna, enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, estaba conformada por Bernardo Bátiz, Eva Verónica de Gyves y Alejandro Gertz Manero.

A las 5:32 de la tarde, se leyeron los resultados: Gertz Manero había sido avalado por miembros de Morena, PRI, PRD, PT, PVEM, PES y Movimiento Ciudadano para convertirse en el encargado de la Fiscalía General de la República (FGR), órgano que tomaría las funciones de la hoy extinta PGR.

Alejandro Gertz Manero, nacido el 31 de octubre de 1939 en la Ciudad de México, ha sido uno de los nombres más importantes de la política mexicana contemporánea. Hijo de José Cornelio Gertz Fernández –un importante abogado que colaboró en la construcción del fraccionamiento Lomas de Chapultepec– y nieto de Cornelius B. Gertz –cónsul honorario de Alemania y fundador del Banco de México–, Gertz Manero estudió en la Escuela Libre de Derecho y se graduó en 1963 con una tesis dedicada al derecho mercantil. Años más tarde se recibiría como doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En 1963, debutó en la administración pública al trabajar como dictaminador en la Junta de Conciliación y Arbitraje. Tres años después, bajo el gobierno de Gustavo Díaz Ordaz, Gertz Manero conoció a Pedro Ojeda Paullada, quien entonces era director jurídico de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT). El joven abogado desarrolló un fuerte vínculo con Ojeda Paullada, quien era uno de los elementos más fuertes del priísimo de mediados del siglo pasado.

Ya en el sexenio de Luis Echeverría, Ojeda Paullada fue nombrado procurador general de Justicia con Gertz Manero dentro de su círculo de colaboradores cercanos. Ahí, el ahora fiscal enfrentó su primera gran tarea en asuntos de seguridad: coordinar la Operación Cóndor, un ambicioso programa de combate al narcotráfico.

Alejandro Gertz Manero, int1

Gertz Manero, acompañado del político priísta José Ramón Martel López, en la Cámara de Diputados – Fotografía: Flickr

Apoyada por el gobierno estadounidense y coordinada mediática y estratégicamente por los generales José Hernández Toledo, uno de los principales mandos responsables de la matanza estudiantil del 2 de octubre de 1968, y Félix Galván López, la “Operación Cóndor” fue señalada como un éxito para el gobierno mexicano, incluso afirmando que se había erradicado el narcotráfico en un 95%. Gertz Manero había consolidado su fuerza dentro de la estructura política nacional.

La llegada de los tecnócratas al poder hizo que el abogado se refugiara en la carrera de su madre: la guionista, poetisa y novelista Mercedes Manero. Durante los setentas, Gertz Manero se convirtió en un hombre de teatro y participó en la fundación de la Asociación Nacional de Productores de Teatro (en 1975) donde fungió como productor teatral. En 1994, emprendió un litigio en contra de la también productora y actriz Silvia Pinal, a quien acusó de desviación de fondos de la asociación.

Además, se desarrolló como asesor jurídico de la Unidad Artística y Cultural del Bosque, dentro de la Secretaría de Educación; director jurídico del Instituto Nacional de Antropología e Historia; y jefe de la Unidad Defensora del Patrimonio Cultural de la Nación de la PGR. Ese sería el primer cargo que desempeñaría dentro de la procuraduría.

Alejandro Gertz Manero, int1

Gertz Manero durante la entrega del “Premio Benito Juárez al Mérito Ciudadano”, otorgada por el partido Movimiento Ciudadano – Fotografía: Flickr

En 1997, con la elección de Cuauhtémoc Cárdenas como el primer jefe de gobierno electo del Distrito Federal (hoy Ciudad de México), se abrió el gobierno a la ciudadanía. Gertz Manero, que no ha ejercido militancia en ningún partido, aprovechó eso para convertirse en el secretario de Seguridad Pública; el primero para un gobierno de izquierda en el país. Durante el gobierno de Cárdenas, y el posterior interinato de Rosario Robles, Gertz Manero se desempeñó frente a las cámaras como el brazo policíaco de la capital. Eso le ayudó para saltar al gobierno federal cuando, el exgobernador y empresario Vicente Fox llegó a la presidencia.

En diciembre de 2000, Alejandro Gertz Manero fue incluido en el “gabinetazo” de Fox como secretario de Seguridad Pública. En su primer año, la Secretaría se enfrentó a la primera fuga del narcotraficante Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”. A pesar de las múltiples críticas, Gertz sobrevivió y se mantuvo en el cargo hasta 2004. Tras ser sustituído por Ramón Martín Huerta, el abogado comenzó a acercarse a la izquierda.

En 2009, Gertz Manero fue propuesto a la Cámara de Diputados, dentro de la lista plurinominal de Convergencia, el partido de izquierda que acompañó a López Obrador en las elecciones de 2006. En 2011, Gertz Manero, acompañado por Marcelo Ebrard, asistió a la Asamblea Nacional en la que se decidió que el partido cambiara de nombre y estatutos: ahora se llamaría Movimiento Ciudadano. Poco después, esa institución política le otorgó el “Premio Benito Juárez al Mérito Ciudadano”, ese fue el último gran acto en el que participó Gertz Manero hasta finales del año pasado, cuando se sumó al equipo de transición de Andrés Manuel López Obrador.

En diciembre, como una de las primeras actividades del primer gobierno de izquierda del país, Gertz Manero fue nombrado Encargado del Despacho de la Procuraduría General de la República.

Alejandro Gertz Manero, int3

Gertz Manero, durante una de sus primeras conferencias como Fiscal General – Fotografía: Facebook / PGR

Tras ser anunciado como uno de los contendientes a liderar la Fiscalía General, la opinión pública se volcó en contra de Gertz Manero. ¿La razón? Qué tan independiente podría ser un fiscal que, no sólo es amigo del presidente en turno, sino que ha sido un colaborador recurrente en los gobiernos de cuatro diferentes partidos (PAN, PRD, PRI, Morena) e incluso representante de un partido político en la Cámara baja (Movimiento Ciudadano).

Al igual que lo hizo con la fuga del “Chapo” Guzmán, su mención en los Panama Papers —donde se le señaló como vicepresidente de una empresa offshore— y el escándalo mediático provocado por la muerte de su hermano, Federico, en el que incluso señaló un encubrimiento por parte del gobierno federal a cargo de Enrique Peña Nieto; Gertz Manero salió adelante.

Horas después de la votación en el Senado, los colectivos #FiscalíaQueSirva, #VamosPorMás y el Observatorio Designaciones Públicas publicaron un comunicado en el que cuestionaron el proceso de designación. “La falta de transparencia sobre los criterios bajo los cuales se realizó la valoración de los 27 perfiles, primeramente, y de la terna, posteriormente por el Ejecutivo y el Senado; así como el poco cuidado con las formas y tiempos apresurados evidenciaron el desdén de los órganos legislativo y ejecutivo por la deliberación pública y por una efectiva rendición de cuentas sobre esta relevante decisión”, mencionaron.

El anuncio de la designación de Gertz Manero se vio superado rápidamente por una noticia que provenía desde Hidalgo. Un ducto, que desde la tarde del viernes había presentado una fuga, había explotado causando un gran número de víctimas mortales y heridos. El fiscal intervino desde entonces.

Con una enorme responsabilidad en sus manos, Alejandro Gertz Manero tendrá que demostrar y defender la independencia de la institución que representa. De lo contrario, el gobierno de López Obrador junto con él, un hombre que ha figurado en el escenario político de los últimos 30 sexenios, le habrán fallado a una sociedad que necesitaba una Fiscalía autónoma y capaz de enfrentar las múltiples problemáticas que aquejan al país.

***

Más en Gatopardo:

¿Por qué nos urge una #FiscalíaQueSirva?

La certeza de Tatiana Clouthier

Jair Bolsonaro: El presidente que dijo no a la cultura

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.