Han sido asesinados 280 excombatientes de las FARC - Gatopardo

Han sido asesinados 280 excombatientes de las FARC

El gobierno de Colombia ha sido omiso en la protección de los exguerrilleros tras su desarme y la firma del Acuerdo de Paz. Las víctimas, en su mayoría, fueron asesinadas por sicarios, en zonas de disputa territorial entre grupos armados ilegales. La reincorporación a la vida civil los ha dejado extremadamente vulnerables.

Al teléfono, la senadora Victoria Sandino del Partido Comunes, fundado en 2017 por excombatientes de las FARC tras la firma del Acuerdo de Paz entre el gobierno colombiano y la entonces guerrilla, recuerda a una antigua compañera suya, firmante del acuerdo, que hoy lleva a cabo su reincorporación a la vida civil. Prefiere no decir su nombre, pero sí dice que durante el conflicto armado se desempeñó como enfermera y que ahora vive con sus hijos en una zona del país “extremadamente compleja, difícil, con presencia de distintos actores de orden ilegal”.

“En repetidas ocasiones esos grupos la han presionado para que trabaje con ellos. Le ofrecen plata. Ella quiere estar tranquila en su comunidad, pero cuando los grupos tienen enfrentamientos, la sacan del rancho donde habita para que cure a unos y a otros, y ella debe atenderlos porque si no pone en riesgo su vida y la de su familia”, dice la senadora Sandino y agrega que la mujer está aterrada, no sabe a dónde irse.

Según cifras del Partido Comunes, compartidas por el representante de Naciones Unidas en Colombia y jefe de la Misión de Verificación de la ONU, Carlos Ruiz Massieu, al menos 280 excombatientes han sido asesinados desde la firma del Acuerdo de Paz.

El acuerdo, suscrito en noviembre de 2016 por el entonces presidente Juan Manuel Santos y el comandante de las FARC Rodrigo Londoño, estableció que la reincorporación de los 13,190 exguerrilleros que dejaron las armas debía ser un proceso integral que fortaleciera el tejido social en los territorios, la convivencia y la reconciliación, y que garantizara el tránsito de estas personas a la legalidad. Para ello se dispuso la creación de veinte Zonas Veredales Transitorias de Normalización (ZVTN) a lo largo del país, donde se realizaría el desarme y los firmantes se prepararían para ingresar a la vida civil mediante, por ejemplo, proyectos de economía solidaria.

Sin embargo, como indica el informe “Las trayectorias de la reincorporación y la seguridad de los excombatientes de las FARC”, de la Fundación Ideas para la Paz (FIP), ya en 2017 el defensor del pueblo, Carlos Negret, visitó algunas Zonas Veredales y advirtió fallas logísticas que no aseguraban las condiciones mínimas para los excombatientes. Ese mismo año la FIP señaló que en la mayoría de las Zonas Veredales “había influencia de actores armados, como el Ejército de Liberación Nacional (ELN), el Ejército Popular de Liberación (EPL), el crimen organizado y nuevos grupos integrados por sectores disidentes y desertores de las FARC”.

Tras el desarme, algunos firmantes del acuerdo se trasladaron a los ahora Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación (ETCR) destinados por el gobierno; otros, a asentamientos creados por ellos mismos que reciben el nombre de Nuevos Puntos de Reagrupamiento (NPR); y otros continuaron su reincorporación de manera individual. Según el informe, alrededor del 26% de los excombatientes vive en los ETCR.

Mientras ese proceso ocurría, los asesinatos se acumulaban y el conteo aún persiste. En 2017 la Fundación Paz y Reconciliación reportó cinco. El pasado 25 de julio, con el asesinato del firmante Yorbis Valencia Carabalí, integrante de la Cooperativa La Esperanza y de un ETCR en el municipio de Buenos Aires, Cauca, pasaron a 279. Un día después, el 26 de julio, Jeison Andrés Sarmiento, quien se acogió al Acuerdo de Paz cuando tenía dieciséis años, fue atacado con un arma de fuego en el municipio de San José del Guaviare, al sur del país, y ahora suman 280 asesinados.

CONTINUAR LEYENDO
COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.