Hong Kong protesta por su autonomía
Los jóvenes de Hong Kong salieron a las calles para exigir respeto a su soberanía
julio 20, 2019

“Hong Kong no es China” versa un mensaje escrito en un post-it del Muro Lennon, en Hong Kong, nombrado en referencia a la pared que conmemora al ex Beatle en Praga, República Checa. Con el tiempo, este muro se convirtió en un espacio para ejercer colectivamente una resistencia anti-autoritaria. Así lo cuentan las periodistas Louisa Lim e Ilse Maria Sala para el Washington Post, ambas expertas en democracia China.

Muro John Lennon en Hong Kong

Muro John Lennon en Hong Kong

La tensión en Hong Kong aumentó entre la sociedad civil y autoridades durante junio por cinco protestas ciudadanas. Desde que la soberanía de la ciudad fue transferida del Reino Unido a China en 1997, Hong Kong goza de cierto grado de autonomía y diferentes garantías a las que tienen los habitantes de China continental. Es lo que se conoce mundialmente como “un país, dos sistemas”. Sin embargo, la propuesta de una reforma a la ley para extradición provocó inconformidad entre los habitantes de la metrópolis, quienes no tienen la facultad de elegir libremente a sus representantes, ya que son seleccionados por un comité conformado por 1 200 miembros cuya mayoría favorece a China continental.

En Hong Kong se permite conmemorar la represión de 1989 en el Centro Tiananmen de Pekín y sobre todo hacer protestas masivas. Para los residentes de la ciudad, la reforma de extradición implicaba que en caso de ser investigados o resultar sospechosos por delitos de homicidio o violación, podrían ser extraditados y juzgados por el sistema chino, donde identifican fallas severas. Para los habitantes de China continental, Hong Kong es una “isla de impunidad” a donde huyó parte de la población antes de la década de los 80 cuando veían un estancamiento económico.

La evasión de impuestos, por ejemplo, no está contemplada como un motivo de extradición en el proyecto de reforma, un asunto que preocupa al sector financiero de la isla.

Adrián Foncillas, corresponsal en China desde 2006 para varios medios internacionales, confirma en entrevista que Hong Kong ha sido siempre un “rutilante centro financiero de Asia, con probablemente la mayor concentración de millonarios por metro cuadrado del mundo”.

Son las generaciones más jóvenes, conformadas en su mayoría por estudiantes, las que destacan en las protestas de más de un millón de personas celebradas en Hong Kong. El día en que estaba prevista la lectura de la ley fue cuando se reportaron enfrentamientos en las calles. Los jóvenes montaron barricadas con coches y vallas y atacaron a la policía con piedras y barras metálicas. Una semana después asaltaron y arrasaron el Parlamento, comenta Foncillas.

Protestas contra ley de extradición china en Hong Kong.

Protestas contra ley de extradición china en Hong Kong.

La juventud en Hong Kong está preocupada por la situación económica. La ciudad es considerada la segunda más cara para vivir, con precios de renta que superan los salarios promedio.

“Esta generación de jóvenes es la primera que vivirá peor que sus padres y por ello han jubilado su pragmatismo tradicional. A los hongkoneses nunca les importó la falta de democracia si podían comprarse un Mercedes o enviar a los hijos a estudiar a Europa o Estados Unidos. Ahora culpan a los chinos del continente del grueso de sus problemas”, explica el periodista.

Los protestantes en Hong Kong se comunican a través de Telegram, una aplicación de mensajería instantánea que cuenta con máxima seguridad. Sin embargo la compañía reportó recientemente varias vulnerabilidades. La policía incluso detuvo al administrador de un foro de Telegram por hacer un comentario sobre “bloqueador y sombrillas” previo a que se celebrara una de las cinco protestas masivas. Pekín ha vigilado de cerca estas comunicaciones, monitoreando constantemente los medios masivos.

La mayoría de los habitantes de Hong Kong son de etnia china, sin embargo los jóvenes son quienes menos identificados se sienten con el país. Ellos se denominan “Hongkoneses” y sólo el 11% se autodenomina “Chino”, según una encuesta de 2018 de la Universidad de Hong Kong. De acuerdo con los resultados, el 71% no se siente orgulloso de ser un ciudadano chino.

***

¿Por qué se propuso la ley de extradición y qué pasará con ella? La ley nació a partir de un caso de asesinato: un joven asesinó a su novia embarazada mientras vacacionaban en Taiwán. Él regresó a Hong Kong, fue capturado y condenado por robo. A falta del tratado de extradición, Hong Kong no ha podido enviarlo a Taiwán para que sea juzgado por asesinato. Los padres de la víctima escribieron cinco cartas a Carrie Lam, la jefa ejecutiva del territorio, en busca de ayuda desesperada, relata Foncillas.

“Desde una perspectiva lógica, la ley es inatacable. No tiene sentido que Pekín haya firmado tratados de extradición con 70 gobiernos y que no pueda reclamar los delincuentes a una parte de su territorio. Aún menos, se entiende que Hong Kong sea un refugio de criminales”, analiza el corresponsal en China.

La ley ya está enterrada y no se discutirá nuevamente. El 12 de julio Carrie Lam anunció en una conferencia de prensa que “La reforma está muerta”. Sin embargo, de acuerdo con el periodista Adrián Foncillas, hay otra propuesta para introducir la Ley de Seguridad Nacional que está dentro de las prioridades chinas, y la cual incluye los delitos de rebelión, sedición, traición y “el resto del menú” del que se acusa rutinariamente a los disidentes para justificar largas condenas. “Las protestas masivas recientes lo imposibilitan. No saldrían a las calles dos millones de hongkoneses sino los siete”.

Protestas en Hong Kong cerca de la piscina del club Sha Tin.

Protestas en Hong Kong cerca de la piscina del club Sha Tin.

***

En julio, Disney dio a conocer el trailer de su nueva live action, Mulán, en el que se mostró que no se tratará de una comedia romántica. La nueva versión se enfocará en la leyenda china sobre Hua-Mulán, una guerrera que toma el lugar de su padre disfrazada de hombre para ir a la guerra. Esta versión, a diferencia de otras live actions y remakes que hizo Disney carecerá de números musicales.

“No puedo evitar preguntarme por qué Disney rehace Mulán en absoluto si simplemente va a engrandecer a los valores nacionales defendidos por la China continental”, escribe la columnista Hongkonguesa Jingan Young para The Guardian.

Cuando la película animada se distribuyó por primera vez en 1998 causó controversia en la sociedad china al tratarse de una protagonista femenina que no es era una princesa y que renegaba de su rol estereotípico como mujer. Además, Mulán rompe con el estereotipo de historias de princesas que caracterizaban las películas con ánimos hollywoodenses. De igual forma la audiencia china la recibió como una burla a su tradición debido a la presencia de elementos de ficción, entre ellos Mushu, el dragón parlante, y Crick-Kee, el grillo, las canciones que musicalizan las escenas y el interés romántico de la historia.

La película de Mulán, de Tony Bancroft y Barry Cook, salió en un muy mal momento en China. El país había prohibido los filmes de Disney desde que la empresa financió el largometraje de Martin Scorsese, Kundun, sobre el Dalai Lama. Además que el país da preferencia a producciones internas y en ese entonces sólo permitía que 10 películas extranjeras se mostraran al año.

De acuerdo con Jingan Young, escritora de televisión y teatro, la película podría ser un producto occidental más que apueste por la unión china, precisamente el tipo de sentimiento que la sociedad carece en este momento.

“La distribución del trailer es terrible, con los recientes eventos en Hong Kong y la represión de minorías musulmanas en Xinjiang, se siente como si Disney ondeara una gran bandera roja en la cara de todos en desesperación para asegurar su éxito con la audiencia china”, opina Young quien también se suscribe al lema de que Hong Kong no es China.

***

Aunque la ley de extradición descansará por el momento y no se avista una nueva fecha para ser retomada, para Foncillas no era un disparate, pero ahora los matices ya no podrán debatirse. No se descarta que Lam impulsó la ley de extradición con intenciones loables que no calcularon la reacción social, cita el corresponsal. Sin embargo su supresión se debe a la “sensibilizada sociedad hongkonesa” y la repetición del mantra pekinés que pregona estabilidad social.

“Y en esa pugna entre Pekín y Hong Kong hay que subrayar que la primera está perdiendo por goleada: cada vez que ha intentado aprobar una ley percibida como hostil, la presión social ha obligado a guardarla en el cajón”, concluye el corresponsal Adrián Foncillas.


 

También te puede interesar: 

Síguenos en Twitter

Ver Más