Joe Biden: ¿El indicado para vencer a Trump?

Luego de una opaca carrera rumbo a la candidatura demócrata, el ex vicepresidente logró resultados sorprendentes e inesperados en el Supermartes al conquistar nueve de los estados decisivos, entre ellos Texas.

Joe Biden se ha convertido en el favorito para quedarse con la candidatura demócrata para enfrentar al presidente Donald Trump en las próximas elecciones. Luego de la demoledora victoria del pasado martes en la que sumó a su lista los estados de Misuri, Misisipi y Idaho, tres de los seis estados votados, el candidato centrista se ha impuesto a su contrincante, el senador por Vermont, Bernie Sanders.

Desde el Supermartes, y a ocho meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, el escenario del partido demócrata quedó reducido a una batalla “Joe Biden vs. Bernie Sanders”. A su vez, el panorama representó el histórico regreso a la batalla del exvicepresidente tras semanas de una campaña en picada.

De manera inesperada, el pasado 3 de marzo fue decisivo en las aspiraciones presidenciales de Biden, pues pasó de no figurar dentro de los tres favoritos a encabezar al partido rumbo a las elecciones de noviembre, a ganar nueve de los catorce estados en disputa este martes, entre ellos, Texas. Sin embargo, no pudo hacerse de California, otro de los estados decisivos, pues es Bernie Sanders quien hasta ahora lidera las encuestas.

La buena racha para Biden arrancó el pasado sábado cuando logró abrirse camino en las elecciones en Carolina del Sur, donde también salió victorioso. Sin embargo, mucho le ayudó la renuncia de la mayoría de sus contricantes, entre ellos el exalcalde de South Bend, Indiana, Pete Buttigieg, y el multimillonario Mike Bloomberg. El presidente Donald Trump, acérrimo rival de Sanders, calificó esa estrategia como un plan de los demócratas para “aplastar” al senador por Vermont, pues es cierto que sus ideas de tintes socialistas no han encontrado eco en el partido.

Esta es la tercera vez que Biden se presenta como precandidato en la carrera por la presidencia. Lo intentó en 1988 y en 2008. Sin embargo, esta ocasión es especial,  pues tiene como objetivo principal hacer frente a las intenciones del presidente Donald Trump de reelegirse. El demócrata centrista de 76 años llegó al turbulento panorama político como el primer lugar en las encuestas, pese a estar en una partida en donde otros 20, en su mayoría demócratas, buscaban ser elegidos como representantes del partido en la contienda.

Nacido en Scranton, Pensilvania en 1942, Biden comenzó su carrera política desde muy joven. Se graduó en Ciencias Políticas por la Universidad de Delaware y en Derecho por el Colegio de Abogados de Delaware. A los 29 años fue elegido para representar a Delaware en el Senado de los Estados Unidos donde sirvió durante 36 años. Días después de haber alcanzado su primer gran logro político, su esposa Neilia, y su hija de 13 meses, Naomi, murieron en un accidente automovilístico, que también lesionó gravemente a sus pequeños hijos Beau y Hunter. Biden fue nombrado al Senado a distancia, mientras él estaba junto a la cama de su hijo Beau.

Durante su periodo en el Senado comenzó a ganar experiencia en comités judiciales y en el terreno de las relaciones exteriores. Incluso tuvo una participación muy activa durante la Guerra de los Balcanes, pues logró convencer al presidente Bill Clinton de utilizar la fuerza militar para la defensa de los musulmanes bosnios. Por otro lado, luego de los atentados del 11 de septiembre, Joe Biden apoyó las políticas de George W. Bush.

Es verdad que el papel de Biden ha sido relevante en diferentes administraciones. No obstante, el demócrata buscó también alcanzar la presidencia. Su primer intento llegó en 1988, en aquel entonces había conseguido la confianza y apoyo de diferentes grupos progresistas y fue así como el 9 de junio lanzó su precandidatura. Sin embargo, todo se diluyó cuando fue acusado de plagiar su discurso electoral. Dos décadas después de aquel fallido intento, el demócrata lo volvió a intentar y se lanzó una vez más como precandidato del partido, pero al ver sus escasas oportunidades de alcanzar la victoria frente a Barack Obama se retiró y públicamente apoyó al futuro mandatario.

Fue luego de su retirada en un evento en el estado de Iowa, cuando surgió la fórmula que conquistó a Estados Unidos. El entonces senador Barack Obama le pidió al senador de Delaware que se uniera a la boleta demócrata como su compañero, una oferta que Joe Biden inicialmente rechazó. Sin embargo en 2009, juró como vicepresidente de los Estados Unidos, en el Capitolio de Washington DC, reemplazando a Dick Cheney en el cargo. Durante los primeros años de la administración Obama, su experiencia como senador en materia de política internacional fue útil, sobre todo para el rediseño de la política de la Administración en temas como la salida de las tropas de Iraq y el conflicto en Afganistán.

Fue así como la dupla Obama-Biden salió victoriosa en 2012 con la reelección del presidente Obama. Incluso para las elecciones de 2016, Biden planeó entrar en la contienda, pero prefirió no desafiar a Hillary Clinton por la nominación demócrata. Por otro lado, en aquel año la decisión también tuvo un factor familiar pues su hijo Beau tenía pocos meses de haber fallecido. Sin embargo, para la futura contienda, Biden planea hacer lo necesario para enfrentar a Donald Trump.

“Bienvenido a la carrera Sleepy Joe”

“Los valores fundamentales de esta nación … nuestra posición en el mundo … nuestra democracia … todo lo que ha hecho que Estados Unidos sea Estados Unidos, está en juego. Por eso hoy estoy anunciando mi candidatura para presidente”, escribió Biden, junto con el video de la campaña que lanzó en abril pasado. Sin duda, el demócrata supo cómo hacer de su anuncio una fiesta. Aprovechó el camino que junto a Obama trazó durante su gobierno en redes sociales y anunció que se lanzaría por la candidatura de su partido.

En su mensaje, Biden lanzó una fuerte crítica a Donald Trump por su tardía y tibia reacción a lo sucedido  Charlottesville, Virginia, en agosto de 2017, cuando un encuentro entre supremacistas blancos y los asistentes a un mitin en favor de remover una estatua de Robert E. Lee, defensor de la esclavitud. Ese día un hombre arrolló con su auto a un grupo de personas y una mujer perdió la vida en consecuencia. Biden cuestionó entonces el manejo de la situación por parte del mandatario. Trump tardó en salir a dar una postura por los lamentables hechos y cuando lo hizo dijo: “en ambos bandos había gente buena”.

“Con esas palabras, el presidente de los Estados Unidos asignó una equivalencia moral entre los que propagan el odio y los que tienen el coraje de oponerse. Y en ese momento, supe que la amenaza para esta nación era diferente a cualquier otra que haya visto en mi vida”, aseguró el precandidato. El mensaje fue recibido con bastante ironía por Trump, quien a través de Twitter dedicó un mensaje de bienvenida a “Sleepy Joe” como se refiere al demócrata, y agregó “sólo espero que tengas la inteligencia, por mucho tiempo en duda, para librar una campaña primaria exitosa. Será desagradable; estarás tratando con personas que realmente tienen ideas muy enfermas y demenciales. Pero si lo logras, te veré en la puerta de partida”.

COMPARTE

Recomendaciones Gatopardo

Más historias que podrían interesarte.