Tras 15 años en prisión, Cyntoia Brown es libre
La joven tenía 16 años cuando fue condenada a cadena perpetua por un asesinato en defensa propia.
agosto 20, 2019

La noche del 6 de agosto de 2004, la vida de Cyntoia Brown dio un vuelco que la llevó a pasar la mitad de su vida en prisión. Como en otras ocasiones, “Cut Throat”, el proxeneta que la tenía viviendo en un motel de Tennessee, le ordenó salir a la calle y no regresar hasta que tuviera algo de dinero. Mientras esperaba en el estacionamiento de una tienda de hamburguesas, Johnny Michael Allen, un sujeto de 43 años, se acercó a ella y aseguró que le pagaría 150 dólares por tener relaciones sexuales. Una vez en su casa, la joven de 16 años le disparó a Allen con un arma que llevaba en su bolso, tomó el dinero, algunas armas y huyó.

Cyntoia Brown fue arrestada días después y a pesar de ser menor de edad, fue juzgada como adulto por los cargos de asesinato en primer grado y robo con agravantes. Ella reconoció haber disparado, pero explicó que todo había sido en defensa propia, pues el sujeto la había maltratado. Sin embargo, los fiscales se centraron en verla como una prostituta y no como lo que realmente era, una adolescente víctima de tráfico sexual. En consecuencia, el 14 de noviembre de 2004, el Tribunal de Menores del condado de Davidson, la sentenció a cadena perpetua.

Toda su infancia y los primeros años de su juventud estuvieron cargados de tensión. Su madre biológica era alcohólica, lo que la llevó a entrar en el sistema de protección del gobierno con apenas ocho años. Pasó por varios hogares temporales, de los cuales huyó. Durante ese tiempo fue violentada en muchas ocasiones.

Con la última familia que vivió, los Brown, pasó unos cuantos meses antes de huir una vez más. Fue entonces que conoció a “Cut Throat”, una traficante a quien identificó como Garion McGlothen en el documental Me Facing Life : The Cyntoia Brown Story (2011). Por semanas abusó de ella y la obligó a tener relaciones sexuales con otros hombres, la obligaba a prostituirse y la violentaba en caso de que no regresara con dinero.

En su testimonio, Brown narró que al llegar a casa de Johnny Allen, el sujeto comenzó a comportarse de manera extraña. Le contó que era exmilitar y le enseñó algunas de las armas que tenía en casa. Una vez que estaban acostados, él se giró hacia la orilla de la cama “como buscando algo”, y ella creyó que quería alcanzar un arma, por lo que entró en pánico, tomó la pistola que “Cut Throat” le había dado y disparó. La fiscalía argumentó que la manera en la que habían encontrado el cuerpo indicaba que había sido asesinado mientras dormía, pero Cyntoia Brown negó eso en todo momento y añadió que fue por miedo que tomó el dinero, las armas y salió del lugar.

La joven fue transferida a Davidson County Juvenile Justice Center luego de recibir sentencia y desde entonces hubo muchos opositores a la decisión final. La razón principal recaía en que la joven era víctima de trata. Entre 2003 y 2016, la oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, recopiló información sobre 225.000 víctimas de trata de personas en todo el mundo. Tan solo en América del Norte, más del 70% fueron víctimas de tráfico con fines sexuales y la mayoría de ellas eran mujeres. Las niñas menores de edad fueron el 25% de los casos. Sin embargo, a Cyntoia Brown le fue negaron la oportunidad de acceder a un juicio como el de otros adolescentes.

Ella creció en la cárcel y durante todo ese tiempo fue calificada como una reclusa ejemplar. Terminó la secundaria y obtuvo un grado asociado (un título de educación superior) a través de la Universidad de Lipscomb. Además, comenzó a estudiar una licenciatura. Durante todo ese tiempo su defensa nunca dejó de luchar por la oportunidad de llevarla a un nuevo juicio. En 2012, la Corte Suprema de los Estados Unidos falló en contra de condenar a menores a cadena perpetua sin libertad condicional, no obstante, la Corte Suprema de Tennessee confirmó la sentencia de Brown alegando que sería elegible para la libertad condicional hasta que cumpliera 69 años.

Sin embargo, cuando la joven cumplió 28 años, su caso volvió a resonar en los medios de comunicación, luego de que algunas celebridades estadounidenses exigieron su libertad. Kim Kardashian, Rihanna, Snoop Dogg y algunos otros, se unieron a la demanda. Pero fue hasta enero de 2019 cuando el gobernador republicano de Tennessee, Bill Haslam, otorgó el perdón a la joven que hoy tiene ya 31 años. Con ello, se dejó un precedente estatal para una nueva legislación que permita llevar de manera correcta los casos de adolescentes que cometen delitos. A raíz de esto, las personas declaradas culpables de cometer delitos graves cuando tenían menos de 18 años, podrán ser evaluadas para libertad condicional si han cumplido al menos 20 años de su condena.

Luego de 15 años en prisión Cyntoia Brown fue puesta en libertad el pasado 7 de agosto. El gobernador Haslam aseguró que imponer una sentencia de cadena perpetua a un menor había sido “demasiado duro, especialmente a la luz de los pasos extraordinarios que la Sra. Brown ha tomado para reconstruir su vida”.

*Fotografía de portada PBS


 

También te puede interesar: 

Las elegidas: Amor y trata

La movilidad social es mucho más difícil para las mujeres

Síguenos en Twitter

Gatopardo Recomienda

Ver Más